El consultorio de Torrecaballeros muestra estos días carteles reivindicativos./E.A.
Publicidad

El pleno del Ayuntamiento de Torrecaballeros ha aprobado con los seis votos a favor del Grupo Socialista y dos abstenciones del Partido Popular, una moción instando a la Junta de Castilla y León a que se recuperen en el consultorio, de manera inmediata, las consultas médicas y de enfermería presenciales, con todas las garantías tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes.

El texto recoge también, según explica el alcalde de la localidad Rubén García, la exigencia de que “se recuperen las mismas condiciones que teníamos antes de la pandemia, con consultas médicas cinco días a la semana, de lunes a viernes, y consulta de enfermería tres días a la semana; y que se nos asigne de manera inmediata, médico permanente a nuestro consultorio, para cubrir de manera estable la baja de nuestra médico titular”. El alcalde recuerda que “a pesar de las notificaciones de la Gerencia de Asistencia Sanitaria, durante los últimos días seguimos viendo cómo algunos vecinos que piden cita son derivados a otras localidades. No podemos continuar así e insistimos en que esas consultas presenciales, previo triaje telefónico como ha decidido la Junta, se pasen siempre en Torrecaballeros y ni un solo vecino más tenga que desplazarse a otra localidad”.

Durante los próximos días continuará la recogida de firmas, para enviarlas a los responsables sanitarios de la Junta, recuerda García, quien anunció durante el pleno la puesta en marcha de una campaña para concienciar a los vecinos de la importancia de solicitar la adscripción médica al consultorio de la localidad.

El pleno del pasado jueves abordaba también la suspensión de las fiestas patronales de Torrecaballeros y Cabanillas del Monte, que habrían de celebrarse en los meses de agosto y septiembre. La suspensión, que fue aprobada por unanimidad, cuenta también con el apoyo de la Comisión de Fiestas que, en una reunión previa hace unas semanas, se sumó a la propuesta del equipo de Gobierno.

“Dada la situación sanitaria que atravesamos como consecuencia de la pandemia del Covid-19, desde el equipo de Gobierno consideramos necesario tomar una difícil, pero responsable decisión, como es la de suspender las fiestas patronales”, señala el alcalde de la localidad.

En el acuerdo del pleno se recoge que “a la luz de las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de la responsabilidad pública que debemos ejercer desde las instituciones; como medida de prevención hacia nuestras vecinas y vecinos y todos cuantos nos visitan, para evitar posibles focos de contagio; nos vemos obligados a decretar dicha suspensión”.

El alcalde hace un llamamiento “a la comprensión y a la corresponsabilidad de todos” y señala que durante el mes de agosto se llevarán a cabo algunas actividades, pero “siempre con pequeños aforos y cumpliendo todas las medidas y recomendaciones de las autoridades sanitarias”.