Iglesia parroquial de San Pedro. / José Antonio Santos
Publicidad

En el límite de las provincias de Ávila, Valladolid y Segovia, a 58 km. de Segovia y a distancias similares de las otras dos de las capitales de provincia, se encuentra la pequeña localidad de Tolocirio. Un pequeño pueblo, con 42 habitantes pero, con una historia interesante.

Sobre su nombre, Siguero Llorente, quien entre otras obras ha escrito un libro sobre el “Significado de los nombres de los pueblos y despoblados de Segovia”, considera que proviene de su hipotético repoblador, un noble llamado Tello Dulcidio, nombre que significaría “Tello, el hijo de Dulcidio”, este nombre derivaría primero a Tellocirio, después a Tollocirio y, terminaría en su denominación actual, Tolocirio.

Según el Profesor y Arqueólogo Juan Francisco Blanco García, por el término municipal de Tolocirio pasaba una importante vía romana que comunicaba Septimancas (Conocida hoy como Simancas) con Alcalá de Henares, pasando por Coca y Segovia. (Estos datos aparecen en la obra “Coca Arqueológica, editada en el año 1986).
La localidad de Tolocirio pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra de Arévalo, al Sexmo de la Vega y, desde que en el siglo XI fue conquistada por Alfonso VI, fue Patrimonio Real.

Siempre estuvo dentro de la diócesis y jurisdicción de Ávila salvo entre los años 1090 a 1335, que estuvo vinculada a la diócesis palentina. A partir del siglo XIX, pasó a depender de Segovia, perteneciendo hoy al Partido Judicial de Santa María la Real de Nieva.

Su iglesia fortificada, es parecida a las de otras localidades cercanas como Órbita y Almenara de Adaja. Estas fortificaciones, parece que fueron sumamente importantes a la hora de ejecutar el control de tierras de cultivo y caminos de paso que comunicaban las localidades de la zona (Arévalo, Valladolid, Madrid, Segovia y Ávila).

Patrimonio

Como ya se ha comentado, su iglesia parroquial de San Pedro, ofrece un perfil especial al ser un edificio religioso y fortificado. Su construcción se estima que se realizó en la primera mitad del siglo XIII.

La Iglesia, en un principio, debió formar parte de un conjunto más amplio pero hoy sigue siendo, como ya se ha dicho, especial por sus cualidades. Pese a su sencillez, este edificio románico mudéjar y de planta basilical, cuenta con un ábside semicircular de grandes dimensiones, uno de los de mayor tamaño en la comarca.

Su Portada Sur y la Pila Bautismal, son el botón de muestra del pasado de este templo porque, tanto en el exterior como en el interior, el templo ha sufrido muchas modificaciones a lo largo de los años y, de hecho, se observa que una parte de la nave que forma la iglesia, en su momento, se vino abajo. Causando la pérdida de su hermoso artesonado.

Esta no es la única Torre-Atalaya de la zona y por ello, es fácil pensar que, entre la altura del ábside, el ático que lo remata, al que se accede a través de un “Husillo” (escalera de caracol cubierta) unida por la parte exterior y, la falta de vanos o ventanas en él, se pretendía dotar a esta estructura de una solidez propia de la arquitectura militar o defensiva.

La espadaña del templo se remodeló en los años 50 del pasado siglo, momento en el que se cambió su orientación y pasó de mirar al oeste a mirar al sur.

En su interior se muestra un retablo barroco con una imagen de San Pedro. En los laterales de la iglesia, encontramos las imágenes de San Blas y Nuestra Señora del Rosario, patronos de la localidad y, San Isidro Labrador, La Inmaculada Concepción y La Dolorosa. En el templo, se pueden ver dos Tablas Flamencas, a los lados del altar y, una Custodia que llegó a estar expuesta en la Exposición de las Edades del Hombre.

Esta Iglesia de perfil tan especial, no es el único punto destacado en el patrimonio de Tolocirio pues, cerca del pueblo, en un monte de 888 metros de altura, se encuentra una Torre óptica o Telégrafo. Este tipo de estructuras, que fueron utilizadas durante las Guerras Carlistas y durante la Guerra Civil Española, también se encuentran en otras localidades.

La Torre Óptica o Telégrafo, que discurría en paralelo al antiguo camino de Madrid a Irún, hoy tiene la misión de ser un Vértice Geodésico o, lo que es lo mismo, un monolito construido en un lugar elevado con mucha visibilidad paisajística (cerros, montes, torres…), desde donde se puede calcular mediante trigonometría, la altura exacta de un punto.

En España existe toda una red con más de 11 mil hitos y estos Vértices Geodésicos se han convertido en elementos predominantes en las zonas elevadas. El Instituto Geográfico Nacional, es el encargado de realizar los estudios en este ámbito.

En Tolocirio también destacan Los Caños, los antiguos lavaderos de la localidad que fueron construidos en el siglo XIX y recogían el agua de un manantial propio.

fiestas. Las Fiestas que se celebran en Tolocirio a lo largo del año son San Blas, el 3 de febrero, aunque su celebración real es el primer fin de semana de este mes. San Isidro, el día 15 de mayo y, La Virgen del Rosario, el día 2 de julio.

Por otro lado, los vecinos se reúnen para comer el día de San Valentín, el 14 de febrero y, a primeros de agosto, en una comida organizada por la Asociación Cultural Los Caños.

Ruta por Tierra de Arévalo

Para aquellos que tengan interés en conocer toda esta zona de cerca, les proponemos una ruta que recorre municipios de la provincia de Segovia que, dentro de la comarca, pertenecieron a los sexmos de la Vega y Orbita.

La ruta comienza junto al Río Voltoya, en la ermita de Nuestra Señora del Pinarejo que en un mapa del año 1769 aparece como el punto más al este del sexmo de la Vega. Al llegar a Aldeanueva del Codonal, entre viñedos de vino Verdejo, se llega a la iglesia de San Miguel Arcángel con el depósito de agua pegado a ella y, desde esta localidad llegamos a la siguiente, Codorniz. Pueblo del sexmo de Orbita en el que se encuentra la iglesia de Santo Domingo de Silos y, en sus calles se observan aún, las portadas de ladrillo típicas de la arquitectura tradicional de la campiña segoviana y, en el exterior del pueblo, su Torre Óptica o Telégrafo.

La carretera continúa hasta Montuenga, hoy pedanía de Codorniz y, antiguamente, cabeza del Sexmo de Orbita, con su iglesia de San Miguel para pasar a Arévalo y, a tan solo cuatro kilómetros, a Martín Muñoz de la Dehesa, también conocido como Martinmuñoncillo…

En esta localidad, muy cambiada y mejorada, como zona residencial, nos encontramos la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del Castillo… Después, continúa la ruta hacia Rapariegos, localidad en la que se encuentra un grupo de monumentos muy interesante y, entre ellos, el convento de Santa Clara, fundado en el año 1240 y en el que se han realizado diversas reformas a causa de incendios y vendavales que, en su momento causaron daños. Se sigue la ruta hasta llegar a San Cristóbal de la Vega, pueblo situado en el punto más elevado de la zona en el que se encuentra la iglesia de San Cristóbal Mártir, desde la que se domina el Valle del Río Adaja y donde se reunían los representantes de los pueblos del sexmo.

La ruta llega de esta manera a Tolocirio, a su iglesia de San Pedro Apóstol y a su Torre Óptica o Telégrafo para pasar a Montejo de Arévalo, que en un principio se llamó Montejo de Veganiña. En este pueblo se alza la iglesia de Santo Tomás Apóstol varios edificios históricos de interés. Tras llegar a Donhierro, lugar en el que se levanta la iglesia de San Lorenzo Mártir, se puede bajar al Río Adaja, antes de que pase a la provincia de Valladolid.

Tolocirio hoy

El Alcalde de Tolocirio desde 2007 es Rubén Caballero Reales (PP) quien ha sido reelegido en las últimas elecciones municipales. Caballero comenta que los 42 habitantes del pueblo de Tolocirio se dedican principalmente, a la agricultura y a la ganadería pero, en la actividad económica del municipio, también intervienen con fuerza las pensiones, a causa de la edad de los vecinos.

El Alcalde también comenta que Tolocirio no ha perdido mucha población en los últimos años aunque, añade que “habrán perdido 5 o 6 habitantes… que para un pueblo tan pequeño igual es un 15% y, al final, con tan pocos…”.

Entre las obras que desde el ayuntamiento se van a poner en marcha durante los próximos meses nos encontramos el remate al cambio de redes de agua, obra que ya está llegando a su fin porque “ya queda muy poquito”.

Con esta última intervención en los cambios de conducciones de agua en Tolocirio, dice el alcalde que “tenemos toda la red de agua nueva”. Por otro lado, el alcalde comenta que también quieren mejorar el alumbrado del pueblo. Actualmente, Tolocirio cuenta con una iluminación pública a base de iluminarias de bajo consumo pero, pretenden cambiar al sistema de lámparas LED, con la intención de reducir el recibo de la luz.

Dónde Dormir

En una zona de la provincia, con un entorno privilegiado se encuentre la localidad de Tolocirio y, con ella, la posibilidad de disfrutar de su tranquilidad y paisajes en una de sus casas rurales.

El ejemplo está en la Casa Tino I y II. Una casa de 200 metros cuadrados con todo tipo de comodidades, una terraza en la parte superior y otra en la planta de abajo. La casa también cuenta con salón de juegos, barbacoa, jardín, chimenea, una zona común (el salón) de 145 metros… y, admite animales de compañía. La capacidad de alojamiento de esta casa rural es de seis a 38 personas, al alquilar las dos viviendas que se incluyen, lo que convierte a este rincón en ideal para grupos grandes.

Receta

En esta ocasión no ha sido fácil hacernos con una receta de cocina de algún vecino del pueblo pero, al alcance tenemos a grandes maestros de la cocina segoviana como Dionisio Duque que en su libro “La Cocina Segoviana” publicó, en 1994, recetas de platos tradicionales como “La Sopa de Ajo Segoviana” que vamos a recordar ahora: (Para seis personas)

Ingredientes: 150g de manteca de cerdo, unas rebanadas de pan candeal del día anterior, 4 dientes de ajo, 250g de jamón partido en daditos, 100g de chorizo partido en rodajas, 2 cucharadas de pimentón, una punta de cuchara de cominos, 6 huevos y sal.

Modo de prepararlo: se pelan y filetean los ajos. Se ponen las rebanadas de pan en el fondo de una cazuela de barro.
Fundir la manteca en una sartén y agregarle los ajos, los cominos, el jamón y el chorizo. Saltear unos minutos y añadir el pimentón, seguir salteando y añadir litro y medio de agua. Cuando el agua comience hervir, poner la sal y pasar el caldo a la cazuela, sobre el pan. Dejar que de un hervor a fuego moderado. Se cascan los huevos sobre el caldo, para escalfarlos, y en cuanto rompa de nuevo a hervir ya se puede servir la sopa, en la misma cazuela.