Técnicos de empleo de Rumanía se interesan por la formación en Femur

La sede de la Federación de la Mujer Rural celebró una sesión de emprendimiento

1

Funcionarios del Servicio Público de Empleo de Rumanía visitaron la semana pasada la sede nacional de la Federación de Mujer Rural (Femur) en Hontalbilla. La jornada sirvió para conocer la labor realizada en el ámbito del desarrollo rural por esta Federación, ver las instalaciones que se han levantado con gran esfuerzo y compartir el encuentro con miembros de algunas asociaciones que se acercaron a la localidad.

La delegación rumana, integrada mayoritariamente por mujeres, mostró mucho interés por los logros del movimiento asociativo femenino, que pudieron comprobar en el complejo turístico con alojamiento y aulas para la celebración de encuentros y jornadas de empresas y otros colectivos. En el exterior, en 22 hectáreas de terreno, se encuentra el parque medioambiental que cubre una función de formación y de inserción laboral.

Los visitantes vieron un audiovisual que narra el origen de la Federación y expone los principales problemas de la mujer rural. La feminización de la pobreza, las barreras discriminatorias, la doble jornada que afectan a las mujeres en general son más acusados en los pueblos, donde además se unen los factores del envejecimiento y el aislamiento. Por ello, Femur dedica la mitad de sus recursos a la creación de empleo, principalmente a través de actividades de formación —hay en marcha casi un centenar de cursos en todo el país— y de apoyo al emprendimiento.

La presidenta nacional de Femur, Juana Borrego, hizo hincapié en la importancia de romper el aislamiento de las mujeres rurales para que se sientan activas y válidas tras conocer a otras en situaciones similares. Por eso se desarrollan encuentros de intercambio de experiencias.

Con estas actuaciones España y Rumania se unen en la realización de buenas prácticas.