La planta de Bezoya lleva años ubicada en Trescasas.
Publicidad

Los tapones de las botellas de agua de Bezoya ya no se fabricarán en la localidad segoviana de Trescasas. A partir de ahora se producirán en la provincia de Alicante, concretamente en el pueblo de Aspe. La empresa Industria Plásticas, contratada por Bezoya Trescasas para el suministro de tapones, despidió el miércoles a los nueve empleados que en la actualidad trabajaban en la planta segoviana, en su mayoría fijos desde hacía años. Al parecer, según explicó uno de los propios trabajadores a esta Redacción, la dirección de la empresa les anunció que estaban despedidos la propia noche del miércoles, al término de su jornada laboral, sin que hasta entonces tuvieran ninguna noticia.

La intención de la empresa, según las mismas fuentes, es trasladar la planta a Aspe, desde donde seguirán suministrando sus tapones a Bezoya.

Los trabajadores mostraron su sorpresa y malestar por el despido y por la formas en que se ha producido, en una empresa, que después de siete años de funcionamiento, contaba con estos nueve trabajadores fijos y en los meses de verano podía ampliar ese número hasta doce.

AÑO ATÍPICO

Las últimas noticias sobre la planta de Bezoya subrayaban el mes pasado que Calidad Pascual estaba haciendo “grandes esfuerzos”, debido a la grave sequía que padece el país, que también ha afectado a los manantiales de agua de los que Bezoya extrae el agua. Las fábricas siguen trabajando “con normalidad”, aunque añadían que “estamos sufriendo incidencias puntuales, que se subsanarán en las próximas semanas”.