Publicidad

La villa de Cuéllar conoce por fin cuál es el destino de las fiestas de este 2020, en el aire desde que comenzara la crisis del covid-19. El Ayuntamiento de Cuéllar lo hacía saber el viernes por la noche en un comunicado del alcalde que anunciaba la definitiva suspensión de las fiestas en honor a Nuestra Señora del Rosario. Carlos Fraile explicaba que tras conocer el decreto de la Junta de Castilla y León con las instrucciones para asuntos como la apertura de piscinas, y tras una semana en la cogió fuerza un Consejo Extraordinario de Gobierno también de la Junta, las directrices iban alineándose hacia el no a las fiestas. Parecía que Castilla y León iba a adoptar el acuerdo de la Comunidad de Aragón y su Federación de Municipios y Provincias en cuanto a que las fiestas patronales no podrían celebrarse desde junio a septiembre. Ya el viernes se confirmaba y se hacía oficial que en Castilla y León no habría fiestas durante el año 2020, lo que hacía pronunciar a Fraile la triste frase: “en Cuéllar no habrá fiestas ni encierros 2020”. Comentó el regidor local que esta ha sido una decisión esperada y el equipo de Gobiernos siempre ha mostrado intenciones de acatar las directrices de instancias superiores.

Después de la espera hasta conocer la normativa, el Ayuntamiento de Cuéllar hacía oficial la decisión, que además trae consigo la suspensión, dadas las circunstancias, de la festividad de San Miguel en septiembre y de la Feria Mudéjar en agosto. “Es una decisión que toma la Junta de Castilla y León con los datos que tienen, que son los que mejor conocen la situación epidemiológica, y que se hace por el interés general de evitar cualquier tipo de problema de salud pública”, reconoce el alcalde; “el Ayuntamiento de Cuéllar por supuesto que lo va a acatar, lo compartimos”, reiteró.

Después de la oficialidad del comunicado llegó, “la parte sentimental de cuellarano”,  “desde el alcalde hasta el último vecino de por lo que suponen las fiestas de Cuéllar y que este año no haya, pero evidentemente, la salud pública es lo primero y nosotros somos responsables; por mucho que el corazón nos venía pidiendo mantener ese hilo de esperanza, con la situación así, no habrá fiestas”, comentó. El equipo de Gobierno tuvo una reunión matutina y por la tarde se trasladó la noticia a las asociaciones taurinas y peñas, además de a la Junta Directiva del CIT y los grupos municipales. La reacción por parte de los colectivos ha sido la esperada, pues no queda mucho margen de acción, pero sí ha habido interés por parte de una de las agrupaciones taurinas por si se celebrarían espectáculos taurinos -como permite el decreto, al 75% de la capacidad de la Plaza de Toros-, enmarcadas dentro de las actividades taurinas del verano y aún sin fijar.

A nivel taurino, el alcalde explicó que ya ha hablado con todos los ganaderos que estaban apalabrados para los encierros; no había contrato más que verbal y todos han agradecido la espera hasta el último momento. Así, el alcalde los ha emplazado a participar en el año 2021 y mantener en la medida de los posible los compromisos adquiridos.

El equipo de Gobierno quiere dar cierta normalidad al verano, al que destinarán parte del presupuesto planificado para fiestas, que aún debe estudiarse al completo para ver en qué se invertirá. Desde el CIT se piden actividades turísticas que promuevan movimiento. Desde el Ayuntamiento no cierran las puertas a nada pero las fiestas han quedado suspendidas, por lo que apelan a la responsabilidad de todos y cada uno de los vecinos: quieren evitar reuniones privadas en locales como peñas, y que ya que se va a velar por la salud pública sin fiestas de Cuéllar, “que no haya unas fiestas extraoficiales de los vecinos en núcleos cerrados”. Apelan a la responsabilidad, al uso de mascarilla y distanciamiento, sin reuniones masificadas que puedan acarrear un rebrote. No hay nada estipulado para la semana de fiestas y es ahora cuando se abre la puerta a actividades.

Cuéllar no oirá este año eso de ‘A por ellos’, una frase que tendrá que esperar a 2021 para resonar de nuevo en la Plaza  Mayor.