el espinar san rafael travesia
Los vecinos de San Rafael llevan años reclamando soluciones para evitar el peligro que supone la travesía. / E.R

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, aseguró en el día de ayer que el problema de la travesía de San Rafael es un tema al que hay que dar solución y sobre el que llevan trabajando muchos años, pero que requiere de una solución muy compleja que escapa a sus competencias.

Durante la inauguración de la nueva estación de autobuses de El Espinar, ubicada en el núcleo de San Rafael, Suárez-Quiñones explicó que la travesía es un tema que preocupa mucho al alcalde de la localidad, Javier Figueredo, y a la Corporación. “El tema de la travesía es muy complejo que siga manteniéndose como está, es una travesía con mucho riesgo derivado de la mucha circulación de vehículos y exige una solución”, señaló.

Suárez-Quiñones quiso empatizar con los vecinos de la localidad que día tras día soportan el tráfico pesado de camiones y furgonetas y los enormes atascos de turismos los fines de semana. “Hay que buscar la forma de dar tranquilidad a una población que lleva muchos años sufriendo una intensidad de tráfico que no es normal y que condiciona otras cosas como son el corredor de la AV-500/SG-500 donde hemos hecho una rotonda para mejorar la circulación pero que al final llega al cuello de botella de San Rafael”, aseguró.

Sin embargo, los vecinos lo que necesitan es una solución real, una actuación inminente o por los menos unos plazos que pongan fin al problema. Tras la caída del cierre perimetral San Rafael ha vuelto a una realidad que parecía olvidada y la semana pasada se vivió el primer gran atasco después de muchos meses. En este sentido Suárez-Quiñones no aportó nada nuevo.

Sabemos que se trata de una solución que no es fácil, una solución compleja, una solución que conlleva probablemente inversiones relevantes pero que hay que hacerlas. El problema de la travesía de San Rafael forma parte de la reivindicación que tenemos planteada al Gobierno de España, a los Gobiernos de España, llevamos tiempo con esta reclamación, que no nos corresponde por competencias pero sí que es de nuestra incumbencia porque afecta a los segovianos y afecta en definitiva a toda Castilla y León y seguiremos insistiendo para buscar una solución a la variante de San Rafael”, concluyó el consejero es su visita a la localidad.

Una variante que ya está construida

Las alternativas planteadas para solucionar el problema de la travesía son muchas desde la construcción de una variante hasta la eliminación del peaje de la AP-6. Sin embargo, para el alcalde de la localidad que la semana pasada aseguró que “las protestas y movilizaciones volverán en cuanto la pandemia remita” la solución más fácil sería obligar al tráfico pesado a usar la autopista.

La variante ya está construida y es la autopista, lo que hace falta es que la administración general y la Junta se pongan de acuerdo para obligar al tráfico pesado a usar la AP-6 a través de una serie de bonificaciones y nosotros desde el Ayuntamiento ayudemos a los vecinos de la localidad a pagar el peaje para ir a Madrid a trabajar”, explica Javier Figueredo.

el espinar san rafael estacion autobuses inauguracion 2
El consejero de Fomento conversa con el alcalde de El Espinar. / E.R

Una autopista que será de peaje, al menos, hasta 2029

Hace poco más de un año, en abril de 2020, el Gobierno acordó en Consejo de Ministros el fin de la concesión administrativa de las autopistas de peaje AP-51, conexión A-6 con Ávila; AP-61, conexión A-6 con Segovia, y la autopista AP-6, tramo Villalba-Adanero, para noviembre de 2029.

Este acuerdo supuso un jarro de agua fría para los vecinos de El Espinar pues se acordó establecer el plazo máximo de años posibles. Algo que demostró que en realidad no había voluntad política por solucionar un problema que viene heredado desde hace décadas, Gobierno tras Gobierno, y con el que conviven los vecinos de San Rafael que tienen que soportar los más de 12.000 vehículos diarios, de los cuales más de 1.500 son pesados. Los accidentes se siguen sucediendo, el último fue el de un ciclista local que conmocionó a todo el municipio, pero el problema lejos de solucionarse, empeora.