Magdalena Rodríguez, Francisco Vázquez y Ana Escorial. / E.A.
Magdalena Rodríguez, Francisco Vázquez y Ana Escorial. / E.A.

Solo una de cada cuatro fuentes existentes en la comarca de Tierra de Pinares tiene agua apta para el consumo. Así lo aseguró ayer la jefa de la Sección Agraria de Prodestur, Ana Escorial, quien pidió “prudencia” a la hora de beber agua de una fuente, aconsejando no hacerlo si en sus inmediaciones no figura un cartel indicativo de que es agua potable.

Escorial hizo estas declaraciones en la Diputación, en la presentación del estudio ‘El agua en Tierra de Pinares 2017 -2018’, un trabajo que ha documentado un total de 127 fuentes en esa comarca, situada en la zona norte y noroeste de la provincia, limitando con las provincias de Burgos y Valladolid. Tal proyecto se ha llevado a cabo gracias a una subvención de la Consejería de Empleo de la Junta, que ha permitido la contratación durante seis meses de cuatro personas (Tania de la Fuente, Erik Rodríguez García, Silvia Gómez Fernanz y Javier Gómez Escobar).

El estudio se ha centrado en la Tierra de Pinares, una comarca que abarca 49 municipios, con 72 núcleos de población. Del total de 127 fuentes documentadas se ha podido recoger agua en el 57% del total; el 43% restante son fuentes secas o con un caudal de agua insuficiente para la recogida de una muestra en condiciones adecuadas para su análisis. Escorial reconoció que la toma de muestras, en un año de gran sequía como fue 2017, determinó que en numerosos casos los encargados de la investigación no pudieran recoger un pequeño bote para analizar el agua.

De cada una de las fuentes inventariadas se ha elaborado una ficha, que recoge información sobre su ubicación (coordenadas), altitud, caudal medio, descripción de la construcción y otros posibles datos de interés. De igual forma, se documentó el estado de conservación del entorno de la fuente. Además, los encargados del estudio recogieron muestras en las fuentes, de cara a su análisis en el laboratorio de Prodestur.

Los datos obtenidos resultan de interés. El 71% % de las fuentes existentes en la comarca de Tierra de Pinares presenta un nivel de nitratos superior a lo permitido por la legislación vigente —50 mg/L—. Esa es una de las estadísticas más llamativas del inventario. El hecho de que únicamente el 29% de las fuentes tengan valores por debajo de lo establecido por la legislación revela que Segovia tiene un problema, y serio, con los nitratos. En cualquier caso, los datos ahora obtenidos no han sorprendido a los técnicos del laboratorio de Prodestur, quienes en un trabajo previo sobre el ‘Plan Provincial de Residuos Ganaderos de Segovia’ ya habían alertado de la existencia de una amplia zona de la provincia vulnerable a sufrir contaminación por ese tipo de residuos.
El inventario descubre que, al menos en esa zona de la provincia, la contaminación por arsénico es menos significativa. De las fuentes analizadas, solo un 18% han tenido valores por encima de los permitidos; el resto (82%) están por debajo.

En el ámbito de la microbiología se ha analizado la presencia de E.Coli y coliformes totales, indicadores de contaminación. Pues bien, tan solo el 37% de las muestras estudiadas cumplen con la legislación referente a coliformes totales, lo que es un resultado “totalmente esperado”, ya que el agua que se ha tomado de las fuentes no ha recibido tratamiento adecuado de desinfección. Por último, para E.Coli, cuya regulación es más estricta, el 23% han presentado crecimiento microbiano, y el resto (77%) han sido aguas sin contaminación de este tipo.

lagunas Por otra parte, el estudio también ha catalogado un total de 111 lagunas en la comarca, si bien en este caso se ha tratado de un trabajo de gabinete, pues únicamente se visitaron 10.

Entre los complejos lagunares de Tierra de Pinares destacan los de Cantalejo y Lastras de Cuéllar – Hontalbilla, que cuentan con diversas figuras de protección medioambiental. Del total de las lagunas analizadas, 24 están incluidas en el catálogo de humedales de Castilla y León, quedando al amparo del convenio Ramsar.
El trabajo también ha incluido la realización de un inventario de especies de flora y fauna con presencia en las lagunas.

continuidad El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, aseguró ayer que tanto las fuentes como las lagunas desempeñan “una importante función medioambiental”, si bien no quiso quedarse únicamente en ese cometido, pues además “forman parte del patrimonio cultural de un pueblo y tienen un indudable atractivo turístico”.

Vázquez quiso recordar que el trabajo ayer presentado forma parte de un proyecto, a medio plazo, para documentar todas las fuentes existentes en la provincia. Tal proyecto se inició en 2016, cuando se inventariaron cerca de un centenar de fuentes en la comarca de Segovia Sur. Ahora, tras concluir el inventario en Tierra de Pinares, Vázquez entiende que se requerirán “dos fases más” para concluir el trabajo. “Esperamos que en los dos próximos ejercicios se pueda culminar este interesante proyecto”, concluyó Vázquez.