Lápida de Antonio de Herrera, dentro de las dependencias municipales de Policía Local.
Publicidad

Las obras tan demandadas en el Ayuntamiento de Cuéllar supondrán la reubicación de dependencias y, en su ejecución, se verá afectada una parte histórica que se encuentra en el Consistorio, concretamente en las dependencias de la Policía Local. Es la lápida del ilustre Antonio de Herrera y Tordesillas, quien dio licencia para que se imprimiera El Quijote por considerarlo “de gusto e de entretenimiento para el pueblo” en 1.604.

Así, la ex-concejal de Cultura y estudiosa de otras de las figuras literarias más importantes de la villa, Alfonsa de la Torre, ha solicitado -de común acuerdo con la concejal actual de Cultural y el alcalde- que se reubique la lápida aprovechando las obras de accesibilidad del Ayuntamiento. Esta, en su origen, se encontraba en la iglesia de Santa Marina. Carmen Gómez destaca de esta gestión el interés mostrado por el equipo de Gobierno y, sobre todo, los datos aportados por el Padre Balbino Velasco en la Historia de Cuéllar, documento del que ha extraído buena parte de la información que argumenta la importancia de Antonio de Herrera. Gómez solicita de manera concreta que esta sea recolocada en un lugar más apropiado: dentro del Patio del Ayuntamiento, “con cristalera de protección y luminaria interior”, haciendo más fácil su visión a cuantos deseen adentrarse en la Historia de Cuéllar, haciéndola valer como recurso de patrimonio histórico local y única muestra patrimonial heredada de tal ilustre personaje cuellarano”. del La ex-concejal habla del valor patrimonial-histórico que ya posee la lápida y de que en su reubicación pudieran hallarse restos del acta de su anterior traslado o cualquier información referente a la posible localización de los restos del Cronista Herrera; “en ese caso sería preciso adoptar medidas de tratamiento, seguridad y protección mayores”, explica en su solicitud.

Carmen Gómez continúa realizando estudios en un intento “por recuperar algo de aquel legado literario e histórico que se ha perdido”. La importancia del que permitiera imprimir la emblemática obra El Quijote y su vinculación directa con Cuéllar merecen que esta lápida ocupe un lugar bastante más “digno” en cuanto a espacios públicos. A la espera de que se marque fecha de inicio de las obras, la solicitud ya está registrada en la Secretaría del Ayuntamiento, con el beneplácito de Carlos Fraile y Maite Sánchez, en aras de dar el lugar que merece al cuellarano y averiguar más sobre sus restos.