Los ancianos han sido reubicados en habitaciones individuales.
Publicidad

La Residencia de Ancianos El Alamillo de la localidad registraba esta semana un caso de COVID-19 en uno de sus residentes que conoció su positivo en el Hospital General de Segovia. Así lo confirmaba el párroco, Fernando Mateo, portavoz desde la residencia gestionada por Cáritas. Mateo detalló que  la persona afectaba acudió al hospital con problemas que venía arrastrando, y allí conoció su resultado positivo de COVID-19. Se han dado síntomas en otro anciano y se le ha realizado la prueba. Ante el desconocimiento -como en casi todos los casos- de dónde y cuándo se ha producido el contagio del primero, la residencia ha tomado todas las medidas pertinentes con los ancianos, que se encuentran “todos bien”. Algunas de estas medidas son la

Algunas de esas medidas tomadas en la residencia pasan por aislar a los ancianos en habitaciones individuales. Algunos, hasta ahora, contaban con habitaciones dobles, pero por precaución se los trasladó a las individuales. Los turnos del comedor se han restablecido para que sean pequeños grupos y cumpliendo las distancias los que accedan al comedor. Aún así, el párroco, en constante contacto con la madre superiora y las hermanas al cuidado de los mayores, insiste en que se encuentran “todos bien”. Confirma que están “muy tranquilos” y que aunque haya cierta preocupación, son conscientes de lo que se está haciendo. Por supuesto, echan de menos las visitas de los familiares, pero comprenden que queda menos para que vuelvan y se les informa desde la residencia; la comunicación es recíproca. Por otra parte, el médico está acudiendo con regularidad y normalidad a la residencia.

DESINFECCIÓN

Fernando Mateo explicó que además de las medidas pertinentes de limpieza, seguridad, y distancia, en la medida de lo posible, se ha solicitado al alcalde si sería posible la desinfección total de la residencia. Según comenta el párroco, el alcalde va a solicitarlo ante la Subdelegación del Gobierno para que se ejecute esta medida. En caso de concederse, sería la propia Unidad  Militar de Emergencias (UME) quien realizaría estos trabajos, aunque se sabe que están desbordados estos días.

El mensaje a transmitir es de total calma, serenidad y de esperanza desde El Alamillo.