Reunión del Club Ciclista celebrada el viernes con vistas al 19 de abril, Día de Las Chuletas.
Publicidad

Así se habló en la última reunión celebrada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Cuéllar: la Clásica de La Chuleta ha estado a punto de desaparecer por falta de implicación, y el esfuerzo ha de ser de todos para poder mantenerla. A ella va ligada una arraigada tradición cuellarana, una jornada campestre en la que comer chuletas en el pinar se convierte en una fiesta; pero sin carrera, no se obtendrá el permiso de excepción de Medio Ambiente para hacer hogueras controladas en el pinar. El peligro de que la carrera desaparezca conlleva que la tradición también lo haga, por lo que el Club Cilcista San Miguel y el Ayuntamiento ponen sus esperanzas en la colaboración vecinal.

En este encuentro al que acudieron antiguos socios y vecinos interesados, se disolvió la antigua junta directiva del club para pasar a crear una nueva. Los cargos quedaron repartidos con Felipe Andrés Gilbaja Quevedo como presidente, Javier García Anaya como secretario, Ignacio Sanz como tesorero y los cuatro vocales, Lourdes Gilbaja, Andrea Gilbaja, Jorge Gómez e Ismael de la Natividad. Su renovado presidente, Andrés Gilbaja, comentó cuál es la situación actual del Club Ciclista San Miguel, delicada en buena parte.  “El Club ha estado a punto de desaparecer y con él la carrera”, comentó rotundo el presidente, consciente de las dificultades que está atravesando. Uno de los objetivos más urgentes es la captación de socios nuevos y la recuperación de los antiguos. Han llegado a formar parte del club más de 200 personas, frente a las actuales 56 inscripciones existentes. Igualmente, es necesario encontrar empresas colaboradoras para que la carrera pueda celebrarse. Ahora que la junta está renovada, se está intentando poner al día legal y económicamente, “para no ser una carga para el Ayuntamiento”, reconoció Gilbaja.

VOLUNTARIOS

Aparte del coste económico que acarrea la carrera, se necesitan voluntarios para estar presentes en cada cruce y garantizar la seguridad de corredores y vecinos. En la cronocescalada al Castillo existen 16 cruces que deben estar cubiertos, y para la carrera de La Chuleta, se necesitarían otras 20 personas que colaboren. Desde la organización a nivel nacional exigen que los colaboradores motoristas estén formados y acostumbrados a  acompañar en carreras, con motos bien identificadas. Desde el Club se va a intentar traer a Cuéllar un curso de formación para motoristas en carrera, con el objetivo de poder volver a contar con los cuellaranos; las identificaciones para la moto las ceden desde la Federación Ciclista de Segovia.

LOS COSTES

El presidente del Club Ciclista San Miguel repasó los costes de la carrera de la edición pasada, consciente del enorme esfuerzo que supone si no existe colaboración económica. Los costes totales superan los 13.000 euros debido al gasto en la seguridad de vallas, seguros y motos de la carrera del domingo; la cronoescalada no cuenta con apenas gastos, según palabras de Gilbaja. Los premios suponen 1.850 euros, el alojamiento de equipos, 6.840, y los permisos de las pruebas, 400 euros. Para contrarrestarlo, los ingresos en publicidad de carteles son de 4.500 euros, la publicidad estática de vallas, 400, más lo que se suma de la publicidad en los paneles de entrega de premios. El Ayuntamiento aporta una cantidad de 4.000 euros que podría aumentar, pero no es lo deseado por el Club: quieren obtenerlo por otros medios. Es por eso que hacen un llamamiento a la inscripción de socios.

La próxima reunión abierta se celebrará el 28 de febrero en el salón de plenos, y se hace una llamamiento para continuar.

NUEVOS SOCIOS PARA SALVAR LA CARRERA

La tradición está en peligro de extinción y en manos de los cuellaranos está también  mantener un día tan señalado, festivo y valorado por todos. Hacerse socio del Club Ciclista San Miguel solo supone 10 euros al año, y sus miembros quieren que los cuellaranos formen parte de esto. Antiguos y nuevos socios podrán pagar cuotas e inscribirse a partir de esta semana en el bar Las Bolas, pero  además se va  disponer próximamente un número de cuenta para realizar los pagos online.

A los socios se les informará puntualmente de cada una de las asambleas y acciones que realice el  club. Como explicó su presidente, ser socio es una parte importante del sustento del club. En los momentos en los que la lista de socios alcanzó más de 200 inscritos, la carrera se sufragaba con 2.000 euros aportados por esas cuotas, reduciendo así los costes a cambio de muy poco.

El club va a crear una página en Facebook para ofrecer información y captar nuevos socios de manera generalizada, que exista una renovación y que se implique a toda la ciudadanía para que las costumbres cuellaranas vuelvan a resurgir y sigan vivas.