Un zorro atropellado en esta vía. /E.A.

Un accidente de tráfico en el que resultó herida una persona, el atropello de un jabalí que ocasionó daños graves en un vehículo y el derribo de otros ocho animales entre los que se encuentran tres ejemplares de zorro, un ciervo, un jabalí, una liebre, un gato montés y un perro de caza. Con este balance de atropellos se cumple un mes de la inauguración de la carretera AV-500 después de poco más de un año de obras. En total, nueve animales y dos accidentes de tráfico en tan sólo treinta días en una carretera que pretende ser “una conexión rápida, segura y libre del peaje que tiene la autopista”, según el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones Fernández.

Para el Colectivo Azálvaro, es imprescindible afrontar decididamente este impacto sobre la fauna silvestre protegida, que pasa por identificar de manera formal la SG-500 como ‘tramo de concentración de atropellos’ y que el trámite ambiental del ‘Proyecto de mejora de la plataforma y firme de la carretera SG-500’, en su evaluación de impacto ambiental simplificada, lleve consigo medidas correctoras orientadas a la mejora de la seguridad vial, a reducir los atropellos y aumentar la permeabilidad de la carretera.

Para ello, quieren incluir estas carreteras en el nuevo Plan Stop Atropellos de Fauna Española (SAFE), puesto en marcha bajo el auspicio del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) con el que se pretende evaluar la mortalidad de fauna por atropellos en vías de transporte, lo que permitirá sacar por primera vez a la luz las cifras de la mortalidad de especies de vertebrados que cada año se producen en las carreteras españolas.

Por su parte, desde la ciudad de Ávila, su alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha pedido a la Junta de Castilla y León “agilidad” para las obras de la SG-500 en el tramo de la provincia de Segovia, con el objetivo de facilitar una alternativa a los desplazamientos de los abulenses a Madrid sin peaje. Unas obras que supondrán la finalización del corredor Ávila-El Espinar y que se traducirían en un aumento del tráfico en la travesía de San Rafael, alternativa gratuita a la AP-6 para cruzar la Sierra de Guadarrama.

Un planteamiento muy diferente se ofrece desde otras asociaciones ecologistas. “Es un gran error pretender utilizar la carretera AV/SG-500 como alternativa rápida, libre de peaje, para conectar Ávila con Madrid”, comenta el que fuera abogado de la Asociación Centaurea, asociación ecologista que llevó hasta Bruselas su lucha en contra de la construcción de la autopista de peaje AP-51, precisamente por este corredor de la AV/SG-500 y que supuso una gran victoria para el movimiento ecologista. Cabe recordar que la SG-500 atraviesa un espacio incluido dentro de la Red Natura 2000, espacios señalados por su importancia ecológica en base a las directivas europeas y que, además, es utilizado como ‘Vía pecuaria’ en el movimiento de trasterminancia de ganado a los aprovechamientos de pastos municipales.

La apertura al tráfico de la AV-500 ha supuesto un aumento considerable del tráfico en estos treinta días y la mejora del firme se ha traducido en un aumento de la velocidad de los coches al tratarse de un tramo sin controles de velocidad y con escasa vigilancia por parte de las autoridades. El accidente de tráfico que se produjo exactamente a los 15 días de la apertura, se saldó con un turismo accidentado que dio varias vueltas de campana y quedó volcado, en mal estado, a varios metros de la calzada. El conductor logró salir del coche y presentaba heridas graves en la cabeza.

Además, han sido localizados tres ejemplares de zorro, dos jabalís (con un caso registrado como accidente de tráfico por la DGT), una liebre, un ciervo, un gato montés y un perro de caza, haciendo un total de 256 el número de atropellos de fauna silvestre en las carreteras SG-500 y AV-500 desde 2014. Sin lugar a dudas, las obras mejorarán la seguridad de la vía que en los últimos años ha incrementado el tráfico medio diario de vehículos, pasando de tener 226 vehículos diarios en 2004 a un total de 624 en 2019 y con una prognosis según proyecto de 1029 en 2022, pero ¿a qué precio? Se preguntan los espinariegos.

Desde el Ayuntamiento, su alcalde, Javier Figueredo, lo tiene claro. “Es una carretera que hace falta arreglar porque está en un estado muy peligroso. Cuando te cruzas con un camión se pasa miedo y con el arreglo de la AV-500 está siendo mucho más transitada. Ahora bien, este arreglo tiene que ir de la mano de la variante de San Rafael. No podemos permitir que el tráfico de esta vía colapse aún más San Rafael que ya tiene muchísimo tráfico en estos momentos. En cuanto a los atropellos, el órgano competente tendrá que poner medidas como cercados cinegéticos o señales para evitar que la fauna sufra las consecuencias del arreglo”, explica el alcalde de la localidad espinariega.