La plantilla de Servicios Municipales estrena nuevo vehículo 100% eléctrico y contribuirá con su uso al compromiso de reducción de emisiones a diario. El alcalde de la villa y la concejal de Personal, Lucía Arranz, recibieron este nuevo vehículo en la nave de Servicios Municipales que ya está en pleno uso tras las últimas obras de acondicionamiento.

La furgoneta es una Renault Kangoo ZE, que cuenta con 44 kilovatios de potencia, cien por cien eléctrica; “es una apuesta que teníamos que hacer por renovar la flota de servicios municipales”, comentó el alcalde. Además de esta inversión de los Fondos Incondicionados de la Junta de Castilla y León, se va a realizar otra para el camión de la basura: 180.000 euros que cubrirán una necesidad muy importante. Para esta furgoneta, cuenta el alcalde que prefirieron sumarse al compromiso ecológico de las cero emisiones. El vehículo ha costado 14.924 euros, vendida a través de un comercial vecino de la villa para DFSK Valladolid. Se ha tenido que comprar un cargador de mayor potencia que ha costado 2.000 euros -por si se suma otro vehículo en el futuro- y se ha recibido una subvención de 800 euros para este elemento de carga. A la furgoneta hay que añadirle 1.500 euros en la rotulación  del vehículo; “no puedo compartir el manual de uso de la Junta que nos ha obligado a gastarnos esos 1.500 euros a mayores en rotular un vehículo con el único fin de que se den publicidad con el dinero de todos los vecinos de Cuéllar”, recriminó el alcalde. Cuenta con un cajón de herramientas y espera que esta sea la primera de las renovaciones de una flota de “antigüedad considerable”.

Aprovechando la recepción de este vehículo, el alcalde y la edil Arranz mostraron a los medios locales las instalaciones de la nueva nave de servicios ubicada en el polígono Malriega. Hace un año que se recibieron los vestuarios de la nave, y cuando el equipo de Gobierno entró en el Ayuntamiento la obra se encontraba parada; los servicios municipales no estaban de acuerdo en la distribución y se realizó una modificación en el proyecto. La nueva distribución ronda los 135 metros cuadrados distribuida en oficina, vestuario de hombres, de mujeres, aseos respectivos y un cuarto de limpieza en la parte superior. En la inferior, con medios propios, se han cosntruido varios espacios para jardinería, electricidad, albañilería, un cuarto de gasoil y otro de suministro de agua caliente. Los vestuarios superan una inversión de 80.000 euros; 6.404 euros se han invertido en las taquillas, más de 4.000 en las estanterías de paletización. En material de los cuartos realizados con medios propios hay 9.500 euros de inversión, sin sumar la mano de obra. Carlos Fraile estima que la nave ha supuesto una cifra total de 409.000 euros para adaptarla a las necesidades. Actualmente hay 25 trabajadores y la intención es que las labores de organización, salida y entrada se realicen desde ella tras la mudanza. 

Servicios municipales de Cuéllar estrena un vehículo 100% eléctrico