Está previsto que la nueva planta de Totana (Murcia) entre en funcionamiento en el tercer trimestre de 2019. /
Planta fotovoltaica.

SEO/BirdLife valora positivamente que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) haya emitido una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) negativa al proyecto que pretendía instalar una planta fotovoltaica y su línea de evacuación en espacios de alto valor ecológico de la provincia de Segovia. Según la organización, están integrados en la red europea de espacios protegidos Natura 2000 e identificados por BirdLife International como Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y de la Biodiversidad (IBA, por sus siglas en inglés).

El proyecto, situado entre los términos municipales de Anaya, Marazoleja y Marazuela, afectaría a numerosos rapaces, entre ellas al águila imperial ibérica y al milano real, ambas especies catalogadas ‘en peligro de extinción’, y supondría la destrucción de un valioso hábitat para especies de aves agroesteparias, uno de los grupos más amenazados en la península ibérica.

SEO/BirdLife presentó alegaciones al proyecto, denominado Otero, el pasado mes de enero, constatando que su construcción supondría la pérdida de hábitat en dos IBA ‘Río Moros’ y ‘Umbría de Guadarrama’– y afectaría a una Zona de Especial Conservación (ZEC) y de Especial Protección para las Aves (ZEPA), dos figuras de protección de Red Natura 2000, ambas con el nombre de ‘Valles del Voltoya y el Zorita’. Estas tres distinciones ambientales se deben a la importante biodiversidad que acoge la zona que, además de las especies citadas, cuenta con presencia de buitre negro, avutarda, aguilucho cenizo y cernícalo primilla, entre otras aves catalogadas bajo categorías de amenaza, y forma parte del área de recuperación de la cigüeña negra.

En este caso, tanto la planta solar como, especialmente, la línea de evacuación supone un impacto muy relevante para la biodiversidad del área afectada, y pone de manifiesto también la importancia de una correcta planificación y evaluación estratégica de las subestaciones que canalizarán toda esta nueva energía renovable. Igualmente se evidencia la dificultad de hacer compatibles con la protección de la biodiversidad proyectos de tales dimensiones.

Finalmente, el MITECO ha emitido una DIA negativa al proyecto dado que el promotor considera inviable económicamente hacer frente a las modificaciones propuestas para preservar el patrimonio natural de la zona, en particular por no aceptar una reducción de las dimensiones de la instalación que abría la puerta a otras alternativas más compatibles.