La Marcha Norte entró en Honrubia de la Cuesta el viernes pasado al mediodía. / e.a.
Publicidad

‘Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden’. Bajo este lema se manifestarán el próximo 16 de octubre en Madrid los pensionistas de todo el país para reclamar unas pensiones públicas dignas. Dos columnas de pensionistas, la del norte y la del sur recorren estas semanas España para confluir en un único grupo en la capital madrileña, convocados por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones. La Marcha Norte, que partió el pasado 23 de septiembre de Bilbao, llegó el fin de semana a la provincia de Segovia, siguiendo el corredor de la carretera A-1, entrando por Honrubia de la Cuesta. Allí fueron recibidos un grupo de unas 35 personas, procedentes del País Vasco y Cantabria, a los que se les han unido otros pensionistas de provincias como Burgos, por la Plataforma Segoviana por la Defensa del Sistema Público de Pensiones y por asociaciones como ‘La Tejera’ y el Foro Social de Segovia, el grupo de acción local Codinse, la organización agraria UCCL-Segovia y partidos políticos como Podemos. La música de un grupo de dulzaineros amenizó además la comida que se les ofreció en Honrubia, a base de judiones. Durante su estancia en la provincia, tuvieron la oportunidad de conocer parte de la comarca nordeste segoviana, una de las más despobladas de la provincia, un problema por el que los pensionistas mostraron interés y preocupación.

Durante las tres etapas que han realizado en Segovia: de Aranda de Duero a Honrubia de la Cuesta (19 kilómetros), de Honrubia a Boceguillas (22,6 kilómetros) y de Boceguillas a Cerezo de Abajo (16 kilómetros), han conocido estas localidades segovianas, sus problemas, sus características, pero también sus atractivos naturales, patrimoniales y gastronómicos. Asimismo han realizado encuentros con colectivos de la zona, en los que han manifestado cuales son sus demandas, que se resumen en exigir que se adopten medidas que garanticen las pensiones futuras, que se deroguen las últimas reformas de pensiones y laboral, y pedir fórmulas para incrementar las cotizaciones.

Los marchadores fueron recibidos el domingo en Boceguillas, en plenas fiestas patronales, donde pudieron dormir en unas instalaciones municipales en las que se llevan a cabo cursos, muy bien equipadas. Mientras que la primera noche en Honrubia de la Cuesta durmieron en una sala acondicionada con colchonetas y otros enseres, ayer pasaron su última noche en la provincia de Segovia, en el albergue de Cerezo de Abajo.

La gerente de Codinse, María del Mar Martín, que ha sido una de las personas que ha compartido momentos con los pensionistas de la Marcha Norte, explicaba ayer a esta Redacción que los participantes llegaron a Segovia “animados y con mucha energía”. Además, mostraron su agradecimiento por el apoyo que están recibiendo en todas las provincias, y tienen ganas ya de llegar a Madrid para juntarse con la Marcha Sur, y manifestarse por la defensa de las pensiones públicas.

Esta mañana han partido de la provincia de Segovia, desde Cerezo de Abajo, entrando ya en la comunidad de Madrid, y llegando hoy hasta Somosierra, en una etapa de 30,7 kilómetros. Ya están a solo ocho días de llegar a la meta, entrar en Madrid por la puerta grande y reivindicar sus derechos. 400 kilómetros y 22 etapas que esperan, hayan servido para algo.