Iglesia de Santa Marta del Cerro. / José Antonio Santos
Publicidad

Pertenece al partido judicial de Sepúlveda, se encuentra a 57 km de Segovia y, destaca por ser “un pueblo pequeño”, de 36 habitantes censados porque, como nos dice el alcalde, “eramos más pero, como se van muriendo… y aquí no viene nadie” y, por haber tenido uno de los alcaldes que más tiempo se mantuvo al frente de su Ayuntamiento (48 años), José Morato Burgos (PP) quien, en las últimas elecciones, dejó paso al actual, Andrés Burgos García (PP).

Aparte de esto, Santa Marta del Cerro, es conocida desde la Edad Media por un nombre muy similar: “Sancta Marta”, añadiéndose en el siglo XIX “del Cerro” para diferenciarlo de otras localidades, aprovechando la cercanía del pueblo al Monte Cabrerizos.

Santa Marta del Cerro ha pertenecido a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda y, en su término, existieron otros poblados como Arahuetes, Cabrerizos, San Cristóbal y Santiago de Duruelo, hoy despoblados.

La localidad pertenece al Ochavo de Prádena, se ubica en un cerro y por su término pasa el río Caslilla. Su base económica es la agricultura, la ganadería y “las pensiones” porque una buena parte de su población tiene más de 80 años. Es una localidad cerealista y su paisaje predominante es el típico de la campiña, con campos de cereales y girasoles. También cuenta con prados que son la base de la producción de ganado ovino churro.

Tradiciones, hoy perdidas, en Santa Marta del Cerro. Cuentan que una de las tradiciones era la de Danzar por Parejas en la procesión en honor a la patrona, la Virgen de Arahuetes. Esta tradición se ha visto alterada por un motivo contundente, ahora ya no hay grupo de danzas y, en la fiesta de San Sebastián, antes los jóvenes contrataban música para toda la noche, hoy no hay música durante esta fiesta.

Otras tradiciones son “La Enramada a las Mozas” el día de la Ascensión y del Corpus. Los chicos del pueblo hacían unos grandes ramos con hojas y ramas de los árboles y los colocaban frente a la puerta de entrada de la casa de las chicas. Por la noche, todos los chicos, rondaban a cada una de las chicas con susguitarras.

Para terminar, en Santa Marta del Cerro, el Carnaval ha sido siempre una fiesta con mucha tradición. El lunes de Carnaval, los mozos corrían “La Mojonera” con un mojonero (un hombre del pueblo) y recorrían los 12 mojones del término municipal. Por la noche los hombres se juntaban a cenar en el Ayuntamiento. El Martes de Carnaval, corrían el gallo y la vaquilla con caballos y mulos, siendo la vaquilla un quinto que corría por las calles, con la cornamenta de una vaca entre las manos y, el miércoles, terminaba la fiesta con el Entierro de la Sardina.

Patrimonio

“El pueblo es muy bonito”, nos comenta el alcalde. Este pequeño pueblo, situado a los pies de la Sierra de Guadarrama, cuenta con una iglesia románica, típico ejemplo de templo románico rural segoviano que, por sus detalles, está relacionada con otras como la de Perorrubio o San Miguel de Fuentidueña y, por lo tanto, sería construida entre los años 1190 y 1200 aunque, reconocen los entendidos, es un templo muy desconocido.

La iglesia de Santa Marta del Cerro cuenta con una sola nave y “planta de salón”, con cabecera clásica (presbiterio más ábside semicircular), con ventana central, dos portadas situadas a los pies del templo y una torre campanario unida a un lateral.

Su estructura exterior está cubierta por diferentes añadidos al templo inicial como la torre o la sacristía y el pórtico cerrado que, seguramente, sustituyó a la galería porticada románica primitiva.

El edificio está construido enmampostería, salvo los elementos imprescindibles como las esquinas. El exterior del templo es humilde y sencillo y sus capiteles muestran hojas de acanto, sirenas-pez y nereidas de doble cola. También esa parte exterior del templo se pueden observar un gran número de canecillos en su cornisa que tienen diversas imágenes representadas como: Músicos, sacerdotes, animales y algunos personajes en actitudes obscenas.

En el interior su ábside se puede ver sin problemas al no contar con retablos que estorben a la vista. En la cabecera, en su arco triunfal, dos capiteles muestran escenas de sirenas-pájaro y la Huida a Egipto. Esta cabecera está cubierta por una bóveda de medio cañón y, además, guarda una pila bautismal románica, un púlpito en piedra de estilo barroco, algunos retablos laterales y piezas de orfebrería como la Cruz Procesional y una Caja Hostiario, que fueron realizadas en Segovia en el siglo XVI.

El pueblo cuenta además con la ermita de San Cristóbal y, en sus alrededores, recientemente se ha encontrado una necrópolis cuyas tumbas están excavadas en la roca.

El alcalde, por su parte, a esta lista añade: “Un frontón muy importante, un Ayuntamiento elegante… cosas como para ser un pueblo grande pero, no lo es” porque aunque nunca ha sido un pueblo grande, cuando el alcalde iba a la escuela, eran 50 niños los que iban a ella. “Había baile los domingos, había cura, había dos maestros… ¡era un pueblo como Dios manda!.

Fiestas

El calendario de fiestas de la localidad comienza con las fiestas de San Sebastián, el 20 de enero. La fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, el último fin de semana de abril y,la Virgen de Arahuetes, cuya imagen se conserva en la iglesia parroquial de Santa Marta del Cerro, la segunda semana de septiembre y, la Semana Cultural, que se realiza en Agosto. Además de estas fiestas, hay otras que se celebran de modo más modesto como Santa Águeda, en febrero; San Isidro, en mayo y, Santa Marta, en julio.

Pormenorizando las actividades de estas fiestas, la de San Sebastián, en enero, hasta hace unos años, los jóvenes del pueblo iban en masaa Santa Marta para celebrar la fiesta quese prolongaba durante toda la noche. Hoy las cosas no son así. Solo se hace una procesión y poco más. Algo parecido ocurre con Santa Águeda, una fiesta que disfrutan, principalmente, las mujeres del pueblo.

Así llegamos a los Carnavales. Esta fiesta se celebra el lunes, martes y miércoles, día en el que concluye con el Entierro de la Sardina. El lunes y el martes de Carnaval, eran los días de “los remudados”, otra manera de llamar a los “disfrazados”.

Los hombres, por la mañana, los lunes y martes de carnaval, iban de “hacenderas” y arreglaban caminos y limpiaban el entorno del pueblo. Por la tarde, en el Ayuntamiento, el alcalde ofrecía un vino a los vecinos que se juntaban allí… y la gente bailaba con la música de una botella de anís y un almirez ¡lo pasábamos de maravilla!.

El Corazón de Jesús, en abril, también es una fiesta queha quedado muy reducida. Hoy se reza una misa y se va al bar a tomar el vermú “mientras podamos sujetar a la taberna, porque esa es otra… a la taberna solo va gente el domingo después de la misa… y, con un día solo no se arregla toda la semana. Tenemos miedo a que los dueños no quieran estar porque negocio, no es”.
De esta manera llegamos al Día de Santa Marta, el 27 julio, la patrona del pueblo; el día de Santiago…. Y así hasta septiembre… El domingo siguiente al 8 de septiembre se celebra la fiesta de la Virgen de Arahuetes. Esa es una fiesta de mayor envergadura. Se celebra durante el sábado y el domingo y, el viernes ya empiezan las actividades. El sábado hay hasta orquesta … aunque el Ayuntamiento no tiene mucho dinero y, el domingo es la fiesta grande, “a la que viene muchísima gente”.

Santa María del Cerro hoy

Su alcalde desde las últimas elecciones municipales en mayo de este año es, Andrés Burgos García (PP) quien, al dar algunos datos sobre el día a día de Santa Marta del Cerro, comenta la escasa población del pueblo y que “están la mitad de las casas vacías”.

Andrés Burgos, además comenta que el pueblo se salva gracias a que están cerca de Madrid y, los fines de semana, se llena. “Si los de Madrid no vinieran, muerto estaba…pero, hay muchos jubilados de Madrid que están viviendo aquí. Aunque no estén empadronados, de los doce meses del año, viven aquí diez”.

En cuanto a las obras que el alcalde tiene previsto realizar en los próximos meses, si consigue dinero para ello, en primer lugar porque corre prisa, están trece sepulturas porque, aunque han hecho dos con el tiempo necesitarán más. Esta obra les costará entre 15 y 20 mil euros.Otra obra prevista y también importante es construir una rampa en el Ayuntamiento para facilitar el acceso a los consultorios médicos que están allí: “Una obra que debía estar hecha al igual que la del cementerio, incluso poniendo dinero de nuestros bolsillos”.

El alcalde también quiere cubrir el frontón. Este espacio es el que tiene mayor capacidad en el pueblo, unas 300 personas pero, cuando el tiempo no acompaña… no puede utilizarse. Si lo cubrieran, podrían asegurar la celebración de muchas actividades. Este pasado año, habían contratado al grupo de danzas de San Pedro de Gaillos porque hacía 40 años que no iban las danzas al pueblo pero, el día de la fiesta se puso a llover… y hubo que suspenderlo. Esperan que eso se pueda evitar.

Otra obra que sería muy necesaria es el arreglo del camino que une Santa Marta del Cerro y Duruelo. Ya se ha arreglado otras veces pero ahora, Andrés Burgos, quiere que lo asfalten. El problema es que la zona que se encuentra peor es de otro término municipal pero, quienes lo usan son los vecinos de Santa Marta. También en ese camino hay una salida muy peligrosa, sin señales, que quieren que se revise para que no siga habiendo accidentes.

dónde dormir. Existen dos casas rurales: Casa rural Lobega I y II, con capacidad para 20 personas en total, dispone de jardín, barbacoa, chimenea, habitación adaptada para discapacitados, admita animales y, se sirven comidas. También, en Santa Marta del Cerro cuentan conel hotel rural “El Rincón de la Vega”, a casi 3 km del pueblo. Para comer está el restaurante de la casa rural Lobega, abierto al público pero, también cuentan con la posibilidad de disfrutar de la gastronomía de Sepúlveda, que se encuentra a 12,4 km de distancia.