San Pedro de Gaíllos es una localidad de cerca de 300 habitantes (padrón municipal en 2021) perteneciente la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda (dentro del Ochavo de Cantalejo), en la comarca Nordeste de la provincia. A 47 kilómetros de la capital segoviana y a unos 14 de Sepúlveda, es reconocido porque conserva tradiciones de gran valor patrimonial, como sus danzas, destacando por la brillante ejecución de los paloteos, recuperadas en los años ochenta del siglo XX, coincidiendo con un movimiento generalizado en torno a la identidad que abrazó las tradiciones que el éxodo rural había dejado olvidadas, o guardadas, en un cajón. Jóvenes de San Pedro, de la mano de viejos danzantes y músicos, rescataron esas danzas con el compromiso de preservar ese patrimonio inmaterial y mantenerlo vivo. Así se han convertido en una de las señas más reconocibles del municipio y fueron el germen de lo que más tarde, promovido por su Ayuntamiento, dio lugar al Centro de Interpretación del Folklore que desde 2009 alberga también el Museo del Paloteo.

La responsable del centro, Arantza Rodrigo Martín, explica que el Ayuntamiento de San Pedro de Gaíllos “ha demostrado una fuerte voluntad política para mantener este servicio cultural, destinando parte de su presupuesto anual a su actividad y obteniendo el resto de recursos a través de suscripciones, publicidad, venta de entradas y artículos, cuotas, colaboraciones, convenios y subvenciones”.

Para este proyecto, dispone de manera continuada con dos personas, una de ellas contratada a tiempo completo, que desempeña, principalmente, la dirección, coordinación, programación y comunicación; y otra a tiempo parcial, como apoyo para las visitas y actividades.

Danzas de paloteo en la zona

Sobre la existencia de danzas de palos hay constancia en España desde el siglo XV y han llegado hasta nuestros días, con algunas transformaciones, manteniendo en muchos casos la esencia, tanto en su ejecución como en la indumentaria de los danzantes.

En la provincia de Segovia forman parte del patrimonio vivo de sus pueblos, donde se transmiten de generación en generación. Son un bonito espectáculo en escenarios de muestras y festivales pero, sobre todo, todavía pueden disfrutarse en su contexto, al formar parte de la comunidad, vinculadas al rito religioso como puede ser la festividad del Corpus Christi o las fiestas patronales.

En algunos pueblos se danzan en honor a la Virgen, como es el caso de San Pedro de Gaíllos, que el 8 de septiembre celebraba la fiesta de Nuestra Señora, con procesión y ofrenda. Desde su recuperación hace más de tres décadas, la procesión se realiza el sábado más próximo a esa fecha y ha desaparecido el momento de la ofrenda. También desde entonces se danza durante la procesión de San Pedro, en junio.

PROYECTO MUSEOGRÁFICO

El Museo del Paloteo está distribuido en cinco puntos temáticos en espacios diferentes: Historia y tradición en San Pedro de Gaíllos, Bailes y danzas rituales en la historia, la tradición y en San Pedro de Gaíllos, Grupo de Danzas de San Pedro de Gaíllos, Danzas de Palos en España y en el mundo y La música y los músicos en la tradición y en San Pedro de Gaíllos.

El resultado final es un espacio expositivo configurado con paneles informativos, una cuidada selección fotográfica, una variada colección de piezas y bienes culturales, audiovisuales, módulos de sonido e instrumentos tradicionales.

La naturaleza de sus fondos es etnográfica y antropológica. En su mayor parte se trata de donaciones y cesiones de vecinos o personas vinculadas con San Pedro, que aún en pleno siglo XXI continúan haciendo llegar de vez en cuando alguna pieza o documento de interés, según comenta Arantza Rodrigo.

En menor medida hay algunas piezas reproducidas o adquiridas directamente por el Ayuntamiento de San Pedro de Gaíllos.

El Museo cuenta, por otro lado, con piezas en depósito temporal cedidas por otros centros.
Hay que recalcar que un primer inventario de la colección supuso la catalogación de más de 600 piezas.

¿Cómo visitarlo?

La visita a este museo normalmente es acompañada y con un interesante discurso expositivo que consigue que el visitante termine gratamente sorprendido. Para grupos, se complementa con un divertido taller de paloteo.

Abre sus puertas de abril a diciembre el primer y segundo sábado de cada mes, así como en Semana Santa, de Jueves Santo a Domingo de Resurrección. Para grupos, previa reserva, puede visitarse cualquier día de la semana.

OTRAS ACTIVIDADES

Desde 2003, como Centro de Interpretación del Folklore, ha desarrollado diversos proyectos y actividades, muchas de ellas plenamente consolidadas en su programación anual, como la revista etnográfica ‘Lazos’, de edición trimestral; las Aulas de Música Tradicional o el Festival ‘Planeta Folk’, entre otras.

Tiene, sin duda, atractivo turístico, pero desde su dirección a puntan a que, sobre todo, “nace con la vocación de ser un servicio cultural en la comarca y una propuesta de interés en el ámbito de la educación formal y no formal”. Así, a través de su proyecto educativo cumple una función social y divulgativa con actividades adaptadas a los visitantes y a distintos niveles educativos, permitiendo “entender y disfrutar del patrimonio etnográfico inmaterial”.

Para grupos escolares, la propia naturaleza de la danza de palos permite ser tratada de forma interdisciplinar en asignaturas como la literatura, la historia, la música o la educación física.

En la actualidad, este centro mantiene una propuesta con los siguientes talleres: ‘El Plantea de las mil Danzas’ (primeros niveles educativos), sobre la diversidad cultural a través de las danzas; ‘Palabras en danza’ (a partir de 7 años), con el objetivo de acercar al alumno a la cultura tradicional a través del conocimiento y práctica de las danzas de palos, y un Circuito de Juegos Tradicionales, con el que se da a conocer el patrimonio lúdico.

En 2019 el centro firmó un convenio con la Diputación, a través del Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero, con el objetivo de ofrecer a los centros escolares de la provincia una visita didáctica al Museo del Paloteo.

Alianzas

Desde su nacimiento, además de la fundamental participación de la población local, ha establecido alianzas a nivel provincial, como la citada con el Instituto Manuel González Herrero de la Diputación o, en los primeros años, con el grupo de acción local Codinse. Fuera de la provincia ha colaborado con el Museo Etnográfico de Castilla y León, con sede en Zamora y también con el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón) o el Museo de Juegos Tradicionales (Campo-Huesca) y en alguna ocasión con el Museo da Terra de Miranda (Miranda do Douro, en Portugal).

Este Museo del Paloteo participa desde 2010 en la feria bienal AR&PA, bien con talleres, comunicaciones o con stand expositivo. Este año lo ha hecho presentado nuevo material promocional que une arte y patrimonio: dos óleos del artista segoviano Alberto Fernández Hurtado que ilustran dos postales que inician una serie dedicada al repertorio de danzas de San Pedro de Gaíllos.

Nuevos proyectos

Para el próximo año, en el que las Aulas de Música Tradicional cumplirán 20 años, la dirección del centro prepara una programación especial, con el museo muy presente.
Así mismo, continúa trabajando en el tratamiento y producción de documentos audiovisuales que recojan los testimonios de informantes recogidos gracias al programa ‘Tardes para la Tradición’ en la residencia ‘Los San Pedros’ o el ciclo ‘Dulzaineros. Semblanza y Repertorio’.

Desde muy pronto, este centro ha recibido reconocimientos, principalmente por su contribución a la difusión de la tradición, además de mejorar la calidad de vida de la población del medio rural a través de la cultura. En 2007, Premio al desarrollo Rural de la Fundación Macario Asenjo Ponce, compartido con el Grupo de Danzas de San Pedro de Gaíllos; 2008, Premio Manuel González Herrero ‘Fidelidad a la tierra’, del Centro Segoviano de Madrid; 2013, 2º Premio regional ‘Fuentes Claras’, a la sostenibilidad en municipios pequeños de Castilla y León; 2016, Premio Cultura de la Diputación de Segovia; 2018, Premio Diálogo, de la Fundación Jesús Pereda, de CCOO de Castilla y León, en la categoría de Promoción de la Cultura Local, como referente en la conservación y promoción etnográfica y como dinamizador del ámbito rural desde la cultura.