Vista general de Riofrío de Riaza. / José Antonio Santos
Publicidad

Riofrío de Riaza se encuentra a 79 km de Segovia, en las laderas de la Sierra de Ayllón, a los pies del Puerto de la Quesera y muy cerca de la Estación de La Pinilla. Riofrío de Riaza se encuentra además, en el límite de Segovia con la provincia de Guadalajara. Es una pequeña localidad en la que nace el río Riaza, ubicada en una llanura limitada por dos profundos valles en los que corren el río Riaza y el Venal, su afluente. Entre los datos más interesantes, está su altitud pues, se encuentra a 1312 metros sobre el nivel del mar, lo que convierte a este pequeño pueblo, en el que se encuentra a mayor altitud en la provincia de Segovia.

Sobre su nombre, aparece la población de Río Frío, con los dos términos separados, en varios documentos del año 1247. Poco a poco, el nombre compuesto se fue convirtiendo en uno solo, se unió, para añadirse más tarde el “sufijo” de Riaza, seguramente para diferenciarlo del Real Sitio de Riofrío y por nacer en su término el río con este nombre.

Riofrío de Riaza, bien puede presumir de ser una bonita localidad, rodeada de parajes naturales impresionantes, como el Hayedo de la Pedrosa, Patrimonio Mundial Natural… Pero también, se encuentra en un territorio muy accidentado: A menos de 3 km, del pueblo, existen picos como La Mesota, Zopegado, Collado Merino o, Mojón Alto, que superan los 2000 m. de altitud. No se conocen de manera clara los orígenes de esta localidad, aunque se supone que se fundó en el siglo XII y que siempre estuvo relacionada con la ganadería y con la posibilidad de que en el pasado, Riofrío de Riaza, fuera una fortaleza. También la agricultura ha sido importante y, de hecho, sobre el cultivo de la patata en estas latitudes y, sobre todo, en estas altitudes, hay mucho que decir.

Patrimonio

Para empezar, la iglesia de San Miguel Arcángel, es uno de sus edificios fundamentales. La Consejería de Cultura y Turismo, de la Junta de Castilla y León, ha mantenido abiertas al público, para su visita durante el verano, 48 monumentos de la provincia y, entre ellos, esta glesia de San Miguel. Es un templo de origen románico que ha sufrido un importante número de reformas y modificaciones hasta llegar a su aspecto actual. La Iglesia tiene una sola nave, con cabecera semicircular y una torre unida a los pies del templo.

La iglesia actual, con poca decoración y con cubierta de madera, tiene las paredes decoradas con elementos de un antiguo retablo y un Cristo procesional. En el lado del Evangelio, existe una capilla que guarda una pila bautismal de estilo románico junto a varias imágenes como la del Niño de la Bola y la Virgen del Rosario. En el lado de la Epístola, en otra pequeña capilla, se encuentran la imagen de San Roque y un Cristo Crucificado, muy antiguo, de estilo gótico, que formaba parte de un calvario. Las imágenes de San Juan y la Virgen, pertenecientes al mismo calvario, se trasladaron a la Catedral.

La cabecera es muy original gracias a las reformas realizadas y, en el exterior, sobre el ábside, se construyó una edificación circular que recuerda a los populares palomares de Tierra de Campos. A los pies del templo, se construyó una torre a la que se accede desde el interior. La torre tiene tres plantas, está construida en mampostería con piedra labrada en las esquinas. En la segunda planta hay dos arcos cegados y, en la tercera los arcos de las campanas.

Cerca del pueblo, aunque no pertenece al término municipal de Riofrío de Riaza y sí al de Cerezo de Arriba, aparece un “lugar de encuentro” para los devotos de las localidades de Cerezo de Abajo, Riaza y Riofrío de Riaza: La ermita de San Benito de la Sierra.

Esta ermita es un templo humilde pero con gran valor para los devotos del santo entre los vecinos de los pueblos cercanos y, además está ubicada en un lugar privilegiado, de gran belleza, rodeado de robles y a los pies de la montaña que antes era conocida como “Sierra Buitrera”. Cerca de esta ermita, se encuentra la Estación de La Pinilla.

Se cree que la ermita se construyó en la Edad Media pero ha sido muy reformada. Incluso se cree que el edificio pudo ser trasladado desde un emplazamiento anterior, en una zona más elevada del monte, al lugar que hoy ocupa.

La ermita es de una sola nave y su cabecera es cuadrangular. Muy cerca se encontraba “La Casa del Santero”, que fue habitada hasta no hace mucho tiempo por los últimos santeros de Riofrío de Riaza. En el interior, se conserva un pequeño retablo con una imagen de San Benito. En esta imagen, El santo, sujeta el báculo con una mano y con la otra el libro de su vida. En la ermita se encuentra una pequeña capilla con la imagen de San Benito, una de aquellas pequeñas capillas que recorrían los pueblos de casa en casa o, que los sacerdotes llevaban consigo cuando acudían a asistir a un moribundo para darle la extrema unción. Junto a todo lo anteriormente mencionado, en el interior de este pequeño templo también se guarda un Cristo Procesional.

La Pradera de San Benito, que rodea a la ermita, es el escenario de las romerías organizadas por los pueblos de alrededor. En el caso de Riofrío de Riaza, la Romería es el último domingo del mes de mayo.

Hayedo de la Pedrosa

En localidades como Riofrío de Riaza, la naturaleza se convierte en la principal baza de su patrimonio. Al llegar allí todo es naturaleza y belleza. Rutas para recorrer y paisajes para disfrutar como el que proporciona el Hayedo de la Pedrosa, declarado en junio del año 2017 Patrimonio Mundial Natural junto a los Hayedos de Cuesta Fría y Canal de Asotín, en los Picos de Europa, en León.

Este hermoso bosque de Hayas es uno de los más meridionales de Europa. Es un bosque mágico en el que todos los que aman este tipo de rincones y paisajes como fotógrafos, pintores, buscadores de setas… saben que en otoño y en el comienzo del invierno, es cuando este espacio “luce de manera espectacular” con una extensa gama de colores, que tiñe los árboles de color ocre.

El Hayedo de la Pedrosa, con sus 87 hectáreas de extensión, es el único hayedo del Sistema Central que cae sobre el lado de Castilla y León pero, su principal singularidad es que es un “hayedo relicto” o, lo que es igual, uno de los tres hayedos supervivientes en el Sistema Central, cuya formación se originó en el Terciario.

En otoño, las hojas de los árboles van cayendo y con ello dejan ver la belleza de sus troncos, con formas caprichosas, en muchos casos de color verde gracias a la vegetación que les abraza y, la alfombra de hojas secas, de colores ocres que cubren el suelo… Una estampa inolvidable.

Las patatas de Riofrío de Riaza

Parecía que estaban extinguidas pero, por suerte para nosotros, siguen existiendo y permitiendo disfrutar de un producto cotidiano y único como pocos.

Su fama sobrepasó las fronteras del pueblo. Tan conocidas eran las patatas que a los habitantes de Riofrío de Riaza se les conoce como “Patateros” pero aquí, hasta las patatas tienen su historia: Cuando el francés Pierre Delon, que huía de la Revolución Francesa, se protegió en estas tierras en el siglo XVIII portando la semilla de las especiales patatas, comenzó la historia de tan singular tubérculo.

Tan importante fue este asunto para esta localidad que, en la iglesia se puede encontrar una pequeña placa en un sillón en el que se cuenta “la deuda del pueblo con aquel hombre”. Según reza la placa, Pierre Delon, introdujo el torneado de la madera y la simiente de aquella patata de riñón, de características únicas, que tan buena fama han dado a Riofrío de Riaza en todas partes.

Pero, “después de la vida y dulzura…”, llegaron los años 50 y 60 del siglo XX. La patata de Riofrío de Riaza, destaca por su espléndido sabor pero también, por su escasa producción. Antes de que la emigración alcanzara de lleno a los pequeños pueblos, en Riofrío de Riaza fueron utilizando otras simientes de patatas más productivas y dejando a un lado a aquella que les dio la fama, la de origen francés, para con mayor producción, rentabilizar más su trabajo.

A todo esto… Llegó un año en el que la cosecha de patatas fue muy mala, no se sacó ni para la simiente del siguiente año y… se perdió. Los vecinos de la localidad no se dieron por vencidos y, después de muchos intentos de encontrar alguna solución, recurrieron al Banco Vasco de Germoplasma Vegetal, uno de los centros donde se conservan semillas de todas las variedades de patatas existentes y, allí encontraron simiente de “sus” patatas… Desde entonces, poco a poco, volvieron a existir.

Fiestas

Comenta la alcaldesa de broma que el cura dice que Riofrío de Riaza es el pueblo que más saca a los santos… ¡Toda una suerte! Una de las fiestas más esperadas es la Romería de San Benito, el último fin de semana de mayo pero, además, en la localidad, celebran la fiesta de la Virgen de las Nieves, el primer fin de semana de agosto y, San Miguel, el día 29 de septiembre. Para terminar con el repaso, los vecinos de Riofrío de Riaza, celebran la Romería de la Virgen de Hontanares, el último sábado de mayo.

Como dato curioso, en la Fiestas de San Miguel, es tradición hacer el “Corro de los Mozos” pero, dice la alcaldesa “como nos estamos quedando sin mozos, están pensando las mozas, hacer el corro ellas”.

Este Corro de los Mozos consiste en: El último día de fiesta, por la mañana, lo mozos se ponen en la plaza, se sientan los chicos haciendo un corro y, las chicas, les hacen gamberradas (les manchan con harina, les rompen huevos encima, les echan képchup…) pero, uno de ellos lleva un cinturón y, de repente, si alguna está cerca la da con el cinturón… Así se tiran un rato. Existen unas normas como que los chicos no pueden mover los pies… Al final, cuando están todos embadurnados, se disuelve el corro y, entonces los chicos (embadurnados) salen corriendo detrás de las chicas y las tiran al pilón…

Riofrío de Riaza hoy

Su alcaldesa desde el pasado mes de mayo, Pilar Vallecillo Hernández (PSOE), comenta que los 45 habitantes que residen en la localidad, tienen un problema importante con las comunicaciones, entendiendo estas no solo como los transportes sino, también la cobertura telefónica y de internet.

La alcaldesa se refiere a “la lucha” por las comunicaciones porque, el teléfono móvil e internet, llegan poco por no decir nada y, Pilar Vallecillo añade que está intentando hacer las gestiones necesarias para que instalen una antena “o algo” que, al menos, solucione el problema existente con el teléfono. En relación a internet, la alcaldesa comenta que ella, como tantos vecinos y, el Ayuntamiento, necesitan moverse a través de internet pero… “me han tenido que poner una de esas antenas redondas que parecen una paellera…” pero, aún así falla muchísimo.

En estas condiciones, si algún joven quisiera vivir en Riofrío de Riaza y trabajar desde aquí, lo tendría más que difícil en la situación actual.

Otro de los problemas que preocupan a la población de esta localidad es la sanidad, el traslado hasta Riaza para acudir al Centro de Salud y consultar al personal sanitario… que esperan que no desaparezca. Es una zona “con carencias”.

En cuanto a las obras que tiene previsto realizar, tras la comprobación del dinero del que se dispone… Una de las primeras será la restauración de la casa consistorial porque, aunque visto desde fuera parece que está bien, una parte importante del interior, está muy deteriorado. A esta obra, que es importante, se suma la puesta a punto de dos calles (saneamiento y asfaltado…) Porque, en el caso de Riofrío de Riaza, tanto el saneamiento general, las calles y, la iluminación están bien.

Además, la alcaldesa comenta que otra medida que va a tomar es la revisión de la presa de la que se abastecen de agua. Esta presa “está bien” pero hay que seguir revisándolo para que los problemas no surjan porque, para Pilar Vallecillo, “el agua es la prioridad de un pueblo”.

Dónde comer y dormir

En esta pequeña localidad podemos descansar en el “Mirador del Hayedo”, una casa rural rural con restaurante abierto, tanto a sus clientes como al público en general y los apartamentos rurales del “Mirador del Pico del Lobo”.

La receta

Aprovechando que en este pueblo las patatas tienen un protagonismo especial vamos a ofrecer una receta donde las patatas son el ingrediente principal “Patatas al Horno”.

Ingredientes: 1,25 kg de patatas, 100 g de mantequilla, 1 dl aceite de oliva, 150 g de queso rallado, perejil picado y sal.

Modo de prepararlo: Se pelan las patatas y se hacen cortes como para partirlas pero sin terminar de separar los trozos, se untan con mantequilla. En una fuente de horno se colocan las patatas, llenando toda la fuente, se les pone sal y se rocían con aceite. En el horno permanece durante media hora a fuego moderado. Antes de sacarlas se espolvorean con el perejil y el queso rallado. Se sirven muy calientes.