Paseíllo de un festejo de la pasada feria de Riaza. / A.M.
Publicidad

Un año más, Riaza vuelve a ser fiel a su identidad. En tiempos en los que la mayoría de localidades ven reducido el número o la calidad de sus festejos, la villa del nordeste segoviano se muestra como un ejemplo a seguir. Empezando por el cuidado y la selección de los astados, y mirando siempre a todos los públicos y gustos. En esta ocasión vuelve a presentar un variado, extenso e interesante serial, que sin duda sostiene el criterio de la provincia. Envidiable programa, con seis espectáculos vespertinos y sus correspondientes encierros, sueltas de novillos y el toro de los mozos. Esta edición además está de aniversario; pues el enclave porticado de su plaza de toros cumple 25 años desde que se inaugurara el actual anillo. Los encargados de bautizar el nuevo espacio, el 10 de septiembre de 1994, fueron José Antonio Campuzano, Rafael Camino y Manuel Caballero, con un encierro de Molero Hermanos.

En lo que respecta a esta feria, el plato fuerte viene de la mano de las ganaderías de Valdellán y La Quinta y del novillero de Sepúlveda Eusebio Fernández, que debutará con picadores. La apuesta por el encaste Santa Coloma dota de seriedad al ciclo con una corrida y una novillada. El envío de los toros correrá a cargo del hierro leonés de Valdellán, línea Graciliano Pérez-Tabernero. No es la primera vez que lidia en la provincia, pues en 2009 y 2010 ya lo hizo en La Granja de San Ildefonso. Asimismo, ha sido una divisa fija en plazas francesas como Parentis en Born, Vic Fézensac, Orthez o Aire Sur L`Dour y en Sahagún (León) hasta que llegó a Las Ventas el año pasado con tres toros para un duelo ganadero en el que se anunciaron Fernando Robleño, José Carlos Venegas y Cristian Escribano. El buen juego ofrecido esa tarde le llevaron a entrar en la última feria de San Isidro en el que solo hubo un cambio en el cartel anterior: Iván Vicente en el lugar de Venegas. Ahora el domingo tiene un toro reseñado para el desafío de Madrid en el que hacen el paseíllo Robleño, Javier Cortés y Rubén Pinar. Precisamente este último torero será el encargado de dirigir la lidia en el coso riazano el sábado 21. Completan la terna el salmantino Juan del Álamo, que ya actuó en 2015, y el madrileño Gómez del Pilar.

Eusebio Fernández se coloca el capote de paseo antes de actuar en la plaza de Sepúlveda. / A.M.

Vuelve La Quinta

Un día antes, el viernes, será el turno de la novillada picada de La Quinta -vía Joaquín Buendía-. La ganadería de Palma del Río (Córdoba) regresa a Riaza tras lidiar el año pasado, en una tarde en la que al último utrero se le dio la vuelta al ruedo. En aquella actuación, al igual que esta vez, actuó el segoviano Pablo Atienza, que sumará su tercera novillada esta temporada después de Cuéllar y Villa del Prado. En segundo lugar tomará parte el charro Manuel Diosleguarde, una de las firmes promesas de este escalafón, que hará su tercer paseíllo en la provincia tras pasar por Cuéllar y Carbonero el Mayor. Fernández, por su parte, dará al salto al escalafón de novilleros con picadores tras una campaña en la que ha toreado en plazas como Aguilafuente, Sepúlveda o Pedraza.

El novillero segoviano Pablo Atienza, en el patio de cuadrillas de Cuiéllar. / A.M.

Andrés Romero, de una lesión

En cuanto a la novillada de rejones del lunes, este año aumentan dos astados y un jinete más en un cartel internacional: el portugués Rui Fernandes, el onubense Andrés Romero y el mexicano Emiliano Gamero con reses de Luis Albarrán. Romero, que dejó buenas sensaciones en 2018 en Riaza, sufrió una fractura de clavícula del hombro izquierdo el pasado 17 de agosto en El Puerto de Santa María y recientemente ha pasado por quirófano. Sin embargo, ya reapareció a buen nivel el jueves en Moita (Portugal).

El martes será el turno para las jóvenes promesas, mediante una clase práctica con becerros de Cerro Longo, procedencia Contreras-Domecq. En la misma estarán presentes los segovianos Pablo Polo y Luis Rivero, acompañados por los alumnos de la escuela de Salamanca Ismael Martín y Mario Navas. Completan la feria una becerrada de peñas el miércoles y un concurso de recortes el domingo 15 con astados de Toro Pasión.