Reservas de vida para el mundo

El ministro Miguel Arias Cañete presidió ayer la entrega de las distinciones que acreditan al Real Sitio de San Ildefonso y a El Espinar como espacios naturales declarados por la UNESCO reservas de la biosfera.

Los alcaldes del Real Sitio de San Ildefonso, José Luis Vázquez, y El Espinar, Francisco Jorge, recibieron ayer en Madrid el diploma que acredita a sus municipios como espacios naturales declarados reserva de la biosfera dentro del programa El hombre y la Biosphere de la Unesco. Junto a los dos municipios segovianos, también recibían ayer el título de reserva de la biosfera Terres de l'Ebre (Cataluña) y las Mariñas Coruñesas y Tierras de Mandeo (Galicia).

Durante el acto, al que asistió el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, señaló que la declaración de una nueva reserva de la biosfera supone una responsabilidad con la conservación, con la diversidad biológica y con el aprovechamiento tradicional de los recursos de esos territorios. También constituye, según sus palabras, “una apuesta decidida para preservar los usos tradicionales y las costumbres locales que modelaron un paisaje único”.

El alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, José Luis Vázquez, anunció la constitución en las próximas semanas de una fundación que trabaje para la promoción de ambos municipios segovianos. La primera acción concreta se centrará en la recuperación del inmueble que en el municipio del Espinar albergue un centro de investigación de lo que puede ser un lugar de contraste y de análisis que capitalice el conocimiento y divulgación de las reservas de España, para lo que pretenden contar con la ayuda del ministerio y de la junta de Castilla y León. Como promoción destaca que ya aparezcan en los mapas de todo el mundo de reservas de la biosfera con lo que espera que aumente el número de visitantes. Para José Luis Vázquez la declaración de la Unesco es un reconocimiento para los vecinos de su municipio que “son capaces de preservar el territorio, mejorar el legado de sus antepasados y dar ejemplo”. Vázquez insiste en esta idea al asegurar que El Real Sitio y El Espinar han demostrado que “ser sostenible es posible” y que se logra con “el sentido común que han aplicado a lo largo de su historia sus vecinos”

Por su parte, Francisco Jorge, alcalde de la localidad de El Espinar, considera que se trata de un reconocimiento a la relación de los habitantes con el patrimonio y confía en que “suponga una oportunidad de desarrollo”. El Ayuntamiento de El Real Sitio de San Ildefonso estima que reciben al cabo del año 1.500.000 visitantes, de lo que espera “beneficiarse” el municipio con el que comparte el reconocimiento como reserva.

Jorge Francisco remarcó que “el entorno que se conserva es el que se puede utilizar”. “Se abre una nueva etapa esperanzadora, —señaló el regidor— que tiene que convertir nuestro recurso más importante en una oportunidad de desarrollo. Es el legado más importante que podemos dejar a nuestros hijos e hijas”.

La reserva segoviana comprende los dos municipios de El Real Sitio de San Ildefonso y El Espinar y reúne una superficie de 35.400 hectáreas en la que viven 15.020 habitantes. Se encuentra en la zona central de la península ibérica y su superficie ocupa desde las altas cumbres de la vertiente norte de la sierra del Guadarrama a las zonas del pie de monte de la sierra. La vegetación que alberga presenta un óptimo estado de conservación aparece en una gran extensión forestal que alcanza las 19.000 hectáreas.

En el mundo hay 621 reservas reconocidas en 117 países del mundo. A la cabeza se sitúa Estados Unidos (47 reservas) seguido de España (45) y México (40). La red española inició su camino en 1977 y suma en estos momentos 45 reservas, lo que supone el 7,2 por ciento de la red mundial y el 8,6 por ciento del territorio español. El ministro Arias Cañete ha señalado que esta posición “no es casual” sino que pone de reflejo que la riqueza natural es “una prioridad” para los ciudadanos y la administración. El máximo representante del ministerio apuesta por el equilibrio entre conservación, desarrollo socioeconómico y bienestar de los habitantes de la zona como claves para el desarrollo sostenible.