Mazarías visitó ayer la casa restaurada en Hontalbilla. /E.A.
Publicidad

La Junta ha invertido 206.000 euros en el programa ‘Rehabitare’ en cuatro localidades segovianas: Hontalbilla, Pinarejos, Santibáñez de Ayllón y Alconada de Maderuelo, donde ha concluido la rehabilitación de cuatro viviendas de titularidad municipal para alquiler social. El delegado territorial, José Mazarías, acompañado por la alcaldesa de Hontalbilla, Patricia Gozalo, y por la jefa del Servicio Territorial de Fomento, Natalia Flórez, realizó ayer una visita al inmueble que el Ayuntamiento de Hontalbilla destina a vivienda de alquiler social, a través del programa ‘Rehabitare’.

Con un presupuesto de 48.375,80 euros, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha acometido las obras de rehabilitación del inmueble situado en el número 26 de la calle Real para dotar a la vivienda de las condiciones necesarias de habitabilidad. El edificio es la antigua ‘casa del médico’ de la localidad, construido en 1955. Entre las actuaciones llevadas a cabo, se ha modificado la tabiquería existente y se ha unido el vestíbulo de la entrada con el pasillo en un solo espacio. Se ha ampliado la superficie del cuarto de baño para incorporar una ducha y se ha instalado un segundo dormitorio. Además, se han instalado cámaras aislantes, falsos techos y se ha reformado la cocina.

Se colocaron nuevos solados de baldosa de gres, que se han dispuesto sobre los actuales, tras la colocación de manta impermeabilizante y paneles de aislamiento. En labores de carpintería, destacan los trabajos realizados en las puertas de paso y en los armarios empotrados de madera, que además han sido barnizados y la renovación de la carpintería interior. También las ventanas han sido sustituidas.

En total, se han invertido 206.047,70 euros en las obras acometidas para acondicionar estas cuatro viviendas, que han pasado a formar parte del parque público de alquiler social. Las viviendas están ubicadas en el casco urbano, lo que permite a los inquilinos contar con todo tipo de servicios optimizando así las infraestructuras existentes, evitando el deterioro del patrimonio municipal y mejorando la estética urbana.

Son los ayuntamientos los que determinan el precio del alquiler, que no puede exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar, así como las personas que ocuparán las viviendas en función de las necesidades de cada municipio, teniendo preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León.

Con estas cuatro incorporaciones, la provincia de Segovia cuenta ya con 21 viviendas rehabilitadas mediante el programa ‘Rehabitare’ distribuidas en 19 localidades, en las que la Junta ha invertido cerca de un millón de euros. Las localidades de la provincia que cuentan con viviendas en régimen de alquiler social son: Hontalbilla, Pinarejos, Santibáñez de Ayllón, Alconada de Maderuelo, Escalona del Prado, Chañe, Prádena, Cantimplaos, Veganzones, Melque de Cercos, Villacastín, Codorniz, Sotosalbos, Turégano, Vallelado, Urueñas, Campo de San Pedro, Navas de Oro y Santa María la Real de Nieva.

El programa ‘Rehabitare’ contribuye a la lucha contra la despoblación de forma relevante al proporcionar actividad económica, servicios y confortabilidad, a la vez que dinamiza la economía del medio rural, dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local y, al mismo tiempo, satisface el derecho a la vivienda a las personas y familias más necesitadas.