Reabre la SG-413 después de los cortes por inundaciones

El tramo entre Donhierro y Arévalo sufrió hundimientos por las fuertes lluvias

Tramo de la carretera a la salida de Donhierro
Tramo de la carretera a la salida de Donhierro

La carretera provincial SG-413 vuelve a estar operativa después de que el pasado 19 de enero se cortara a la circulación el tramo de siete kilómetros y medio, desde la localidad de Donhierro a Arévalo, de esta vía que discurre desde la N-601 hasta el límite con la provincia de Ávila, a causa de los dos hundimientos en la calzada que provocó la fuerza de la riada producida por el temporal que sufrió la provincia en esa fecha.
La Junta de Castilla y León, a través del Servicio Territorial de Movilidad y Transformación Digital de Segovia ha hecho todo lo posible para que las obras se realizaran en el menor plazo y de esta forma evitar mayores complicaciones a los conductores que usan este tramo a diario.
Las obras concluyeron en la tarde del pasado día 1 de febrero tras casi dos semanas en que la carretera permaneció cortada y el tráfico ya ha sido restablecido, por lo que se puede volver a circular con normalidad.
Aunque ha sido la última vía en abrir, durante las pasadas semanas las de la provincia sufrieron numerosos daños como consecuencia de las riadas que se produjeron debido a las fuertes lluvias que golpearon a toda Castilla y León, donde también se vieron afectadas muchas localidades, más de ochenta en la provincia, que sufrieron cuantiosos daños estructurales y que todavía están trabajando para reparar los daños causados.