Ayuntamiento hace repartos semanales de agua. / KAMARERO

El río Cega creció el 27 de enero por encima de la toma de captación de agua potable de Aguilafuente, la segunda vez que ocurre en dos meses, y el Ayuntamiento lleva desde entonces efectuando dos repartos semanales de agua para paliar las consecuencias. Se trata de una de las principales fuentes de abastecimiento de la provincia, tanto por ubicación como calidad, y el problema, ante el lento descender del cauce, podría alargarse aún varios días. La captación se encuentra en la zona recreativa del paraje de Las Fuentes.

Las lluvias y el deshielo tras las últimas nevadas han elevado el nivel del río. Llevaba dos años sin ocurrir y el Consistorio instaló en agosto una válvula ‘antirretorno’ –evita que vuelva el agua que desecha– que sirve de mecanismo paliativo ante subidas de menor entidad. “Ante las crecidas, no hay una gran solución. Estamos estudiando la manera, quizás aislando la zona de la captación”, subrayaba la alcaldesa, María Luisa López, hace unos días. “El agua de esas fuentes es de una gran calidad y esperamos que esto remita cuanto antes”.

Y mientras, en Lastras de Cuéllar siguen confiando en que a lo largo de este año se realicen las obras necesarias para que pueden recibir agua del mismo manantial que Aguilafuente y puedan beber del grifo.