El equipo docente y los alumnos trabajan para no frenar el ritmo de toda comunidad educativa. /C.N.
Publicidad

Como muchas de las actividades diarias que han cambiado por completo, la actividad docente está siendo una carrera de fondo para toda la comunidad educativa. Tres colegios locales de Educación Infantil y Primaria en la villa se adaptan a las clases on line y el trabajo desde casa, con todo lo que ello supone.

Noa Ladrón es la directora del CEIP San Gil y reconoce que ha sido todo “tan precipitado” que han tenido que preparar estos métodos casi en un fin de semana. Los más mayores sí conocían las plataformas de trabajo online, pero los pequeños no, y explica que es complicado ponerse al día tan rápido, tanto para los alumnos como para los padres. “Hay que entender que los padres no tienen que hacer nuestra labor”, comenta la directora. Reconoce que toda la plantilla docente se ha volcado por completo para dar toda la normalidad posible y han ofrecido sus correos electrónicos para que los padres puedan consultar. Para los alumnos de cuarto, quinto y sexto de Primaria, utilizan la plataforma de la Junta Microsoft Teams, y por grupos de clase mantienen contacto directo. “Son súper responsables, están respondiendo todo el rato”, habla de sus alumnos Noa. Asegura que alumnos y profesores están dando todo de su parte, “hasta los que están a punto de jubilarse ya manejan las tecnologías y son blogueros”, cuenta.

UN BLOG PARA TODOS

Entre las muchas iniciativas que están llevando a cabo, han creado un blog en el que se comparte contenido para todo el colegio, todos los cursos. No solo son deberes, sino iniciativas como la de hace dos días: celebrar San Patricio. Actividades para la salud, rutinas, establecer los horarios e incluso yoga y meditación están siendo solo algunas de las propuestas que están uniendo más si cabe a este centro escolar cuellarano. “Sobre todo queremos que las familias estén acompañadas y que esta situación no sea tan difícil; hay tantas familias que tienen que seguir trabajando que lo que se pretende es no perder el ritmo, pero que no estén todo el día conectados”, comenta Ladrón. Comenta que dentro de que se establecen rutinas y se les recomienda que sigan los horarios de clase, se está adaptando todo con la flexibilidad que permite la situación. Harán exámenes a través de aplicaciones, unos tests en los que lo importante es que sigan activos.

FAMILIAS SIN RECURSOS

Si algo está evidenciando esta crisis es que los recursos no son iguales para todas las familias. “Hay familias sin ordenador”, señala  la directora, que indica que se están poniendo todo tipo de actividades para adaptarse a ellos también. Pero lo más duro está para aquellas familias con becas comedor, “niños con necesidades para los que ir al colegio es una salvación”. La directora del centro se ha informado y está redirigiendo a esas familias a las CEAAS, que gestionarán la situación para ca da familia. n