Sala de vistas de la Audiencia Provincial. / KAMARERO

La Audiencia Provincial de Segovia condena a un hombre a dos años de cárcel por romper la nariz de un puñetazo a un compañero de trabajo, en una plantación de puerros dentro de una finca agrícola, situada en la carretera de Cuéllar a Arroyo de Cuéllar, tras sostener una discusión verbal motivada por el trabajo que realizaban. El auto también le condena a indemnizar al lesionado en la cantidad de 10.785,87 euros.

El acusado, según los hechos probados, empezó a insultar a su compañero y “acto seguido y de forma inopinada le propinó un fuerte puñetazo en la cara produciéndole la fractura de los huesos propios de la nariz, necesitando para sanar de tratamiento médico consistente en la reducción de la fractura, taponamiento y ferulización”.

La sentencia marca que para la curación de la lesión necesitó 41 días y tiene como secuelas de carácter físico u orgánico, “alteración de la respiración nasal por deformidad ósea cartilaginosa”, y como secuelas de carácter estético, “desviación de la pirámide nasal a la izquierda”.