Imagen del Centro de Salud de El Espinar./E.A.
Publicidad

El municipio segoviano de El Espinar registra su primer caso confirmado de contagio por coronavirus. Se trata de un vecino de 42 años, residente en San Rafael, que el pasado domingo dio positivo en una prueba que le realizaron en el Hospital General de Segovia. José Luis Nobel Antón se encuentra ingresado desde entonces en la cuarta planta de este hospital dedicada a los pacientes infectados de Covid-19.

Desde la habitación del centro, que comparte con otro enfermo de coronavirus, José Luis quiere mandar un mensaje a los espinariegos: “Es muy importante que nos concienciemos del problema y que  respetemos las indicaciones del Gobierno. Vivimos una situación complicada pero entre todos vamos a parar el contagio y vamos a vencer al virus”. José Luis no sabe donde pudo contagiarse del virus, pues en los últimos días no ha salido de España, ni siquiera de la provincia. “No sé muy bien donde lo he podido coger. En los últimos días solo he estado en San Rafael trabajando y me he desplazado hasta Segovia, pero nada más. Puede que en algún bar, supermercado o comercio haya estado en contacto con alguien que lo tenía pero no sabría decir en qué momento”, explica vía telefónica a este medio.

El joven espinariego, que reconoce no tener ningún tipo de enfermedad previa, acudió hace quince días a urgencias del consultorio médico de San Rafael, donde le dijeron que lo que padecía era una infección de muela y oído. Tras tomar medicamentos durante algunos días, la fiebre no bajaba de 39 grados y mosqueado por las noticias que llegaban desde Madrid decidió volver al médico. Esta vez le recetaron antibióticos que tampoco tuvieron efecto y José Luis todavía volvió una tercera vez a Urgencias antes de visitar el Centro de Salud de El Espinar. Durante este tiempo, el joven espinariego decidió mantener cuarentena voluntaria y no salir de casa por lo que pudiera pasar.

En el Centro Médico de El Espinar tampoco dieron demasiada importancia a sus dolencias y le solicitaron que lo que debía hacerse era una radiografía en Segovia. Hasta allí se dirigió José Luis en su vehículo particular el pasado domingo donde al instante decidieron ingresarlo.

“Llegué al hospital con más de 12 días de fiebre alta y en cuanto expliqué a los médicos los síntomas que padecía decidieron ingresarme y hacerme la prueba del Covid-19. El pasado lunes recibí los resultados de la prueba y la contraprueba y ambas dieron positivos en el virus. Mi decisión de hacer cuarentena voluntaria creo que fue acertada”, recuerda José Luis.

Desde entonces lleva aislado en el interior de una habitación de numeración impar en la cuarta planta del hospital junto a otro enfermo de coronavirus. El contacto con el exterior es nulo y tan sólo acceden a la habitación los médicos y enfermeros. “Estoy bastante aburrido. Sólo entran en la habitación los médicos con los trajes de protección y las gafas para efectuar los controles diarios y las enfermeras. La comida y el resto de cosas nos la dejan en la puerta pero su trato siempre es muy cariñoso y se agradecen las visitas”, comenta.

José Luis vive en San Rafael con su madre, una mujer de avanzada edad que rápidamente acudió al médico para comentar el caso de su hijo y que le realizaran las pruebas pertinentes. Por el momento no presenta síntomas y todas las pruebas salieron bien, por lo que se descartó que ella también estuviera infectada, al igual que las que le realizaron a su hermano, que ahora es quien se encarga de cuidar a su madre. “Cuando me dieron los resultados de las pruebas me puse en contacto con el teniente alcalde Javier Hernando para comunicarle mi situación y advertirle de mi contagio por si era necesario que desde el Ayuntamiento se tomara alguna medida”, declara.

Por el momento no se conocen más casos de coronavirus en El Espinar y la situación de José Luis es la primera de la que se tiene constancia. La buena voluntad de Nobel Antón de mantener cuarentena voluntaria desde el primer día que detectó una subida anormal de su temperatura, a pesar de las indicaciones que le hicieron los médicos de San Rafael, puede haber servido para que el contagio no haya sido mayor entre los espinariegos.

Desde el Ayuntamiento quieren hacer hincapié en que lo importante es cumplir las normas de aislamiento y que la gente no salga de casa salvo en casos de extrema necesidad. El ejemplo que ha dado este espinariego tiene que servir para todos, pues el confinamiento es la medida de protección más eficaz. José Luis se encuentra muy agradecido a todos sus vecinos y amigos que en los últimos días le han mandado muchos mensajes de ánimo y de cariño.