Pradena vinilos pistas de padel
Los vinilos ya han sido instalados en la pista de Prádena. /E.A.

El Ayuntamiento de Prádena ha instalado nuevos vinilos en la pista de pádel, para evitar la mortandad de las aves. Así lo decidió la corporación local, al tener conocimiento de que los cristales de la pista estaban causando estragos entre las aves, por el choque con los mismos. Aunque esta pista ya tenía instalada hace años los típicos vinilos de color negro de siluetas de aves rapaces, se ha podido observar que esta medida era del todo insuficiente.

El municipio ha sido asesorado por los agentes medioambientales de la Junta. Se tomó como referencia la instalación de este tipo de vinilos de líneas verticales, procedentes de estudios realizados para evitar este tipo de muerte de aves. Los nuevos vinilos son tiras verticales de color gris de dos centímetros de ancho y ocho de separación entre filas, cumpliéndose la regla de la palma de la mano: cualquier hueco de como mínimo la palma de una mano, es una apertura válida por donde se puede intentar pasar y estrellarse un ave de pequeño tamaño, siendo necesaria su instalación en la totalidad de la superficie de cada uno de los cristales de la pista.

Con esta medida, inédita hasta la fecha en otras pistas de la provincia, este Ayuntamiento pretende acabar con la mortandad de aves, dejando ver su compromiso medioambiental.

En España, los estudios y seguimientos realizados estiman que mueren al año cientos de miles de aves por colisión contra cristales en edificaciones, infraestructuras o instalaciones deportivas, muertes que en muchas ocasiones son subestimadas, ya que la depredación de los animales colisionados por parte de urracas, zorros, gatos o perros, no permite mostrar este problema en toda su magnitud. Se ha convertido en la actualidad en uno de los mayores problemas de conservación de las aves en el ámbito urbano.

Estas cristaleras son transparentes o reflectantes, por lo que las aves no las reconocen como un obstáculo o las confunden con el entorno que reflejan, lo que conlleva que estas aves durante su vuelo, choquen frontalmente contra el cristal, produciéndoles una contusión craneal o un desnucamiento. Este problema se puede solucionar con medidas correctoras adecuadas que reducen significativamente la mortalidad de las aves, siendo mucho más eficientes si se conciben previamente a su instalación.