El portavoz del Grupo Popular, José María Bravo. / E.A
Publicidad

El equipo de Gobierno de la Diputación (PP y Ciudadanos) rechazó ayer en pleno las dos mociones planteadas por la oposición (PSOE), relativas a ayudas para los pueblos segovianos que han estado confinados por la pandemia del coronavirus y a un plan de depuradoras para los núcleos de menos de 500 habitantes, argumentando que “ya se está haciendo”.

El Grupo Socialista proponía la puesta en marcha de una línea de ayudas a municipios confinados, con una dotación inicial de 50.000 euros, y planes específicos para Cantalejo y Carrascal del Río, con la distribución de bonos comerciales para consumir en los establecimientos de estas localidades.

El portavoz del Grupo Popular, José María Bravo, que manifestó sentirse “muy enfadado” por esta moción, la tachó de “irresponsable, hipócrita y demagoga”, enfatizando que “los empresarios de Cantalejo no piden bonos, sino un apoyo institucional por nuestra parte en su campaña Sonríe Cantalejo, que se lo hemos dado desde el primer minuto, y exenciones fiscales al Gobierno de España”.

Bravo recordó que la Diputación ya ha movilizado más de 8 millones de euros en recursos para paliar la pandemia, “y hemos dado ayudas directas de más de 150.000 euros a todo el sector que lo ha solicitado, concretamente a Cantalejo han llegado más de 14.000 euros en una primera entrega, a todos esos comercios y minoristas que lo han solicitado, y a Carrascal del Río 4.000 euros”.

El portavoz popular insistió en que conocía de primera mano la situación vivida en Cantalejo y Carrascal, “porque soy de la zona y en esa zona han sido muchos los pueblos perjudicados”. Para el portavoz de Ciudadanos, Ángel Jiménez, la negativa a la moción era clara, “ya que supondría un agravio comparativo con otros municipios en caso de que tuvieran que ser confinados y se necesitarían más de cinco millones de euros para llegar a todos los pueblos si se produjera un confinamiento total de la provincia”.

Con la segunda moción, defendida por el diputado Borja Lavandera, el Grupo Socialista solicitaba que se trabaje en soluciones técnicas para poder ejecutar los proyectos de depuración de aguas residuales en municipios de menos de 500 habitantes, proponiendo que se hiciera uso de la partida consignada en los presupuestos de este año hasta los 500.000 euros, cuya aportación sería asumida por la Diputación, más otros 125.00 euros a aportar por los municipios.

El portavoz popular justificó su voto negativo en que “esta moción llega tarde, porque el compromiso del presidente con este asunto ya está dando sus frutos y en breves fechas (8 de octubre) se firmará el convenio con la Junta (para los pueblos de más de 500 habitantes), un acuerdo que se ha dilatado en el tiempo a causa de la pandemia, pero del que siempre nos hemos preocupado y ocupado”. “Una vez que se haga este proyecto, por supuesto está el compromiso de esta institución para seguir trabajando con el ciclo del agua con los municipios de menos de 500 habitantes”