plantacion arbolado Dehesa
Plantación de arbolado, en Cuéllar. / C.N.

Las labores de plantación de los 87 árboles que anunció el Ayuntamiento de Cuéllar comenzaron ayer tras haber iniciado los trabajos el pasado mes de diciembre. Tomás Marcos, concejal de Medio Ambiente, anunciaba a finales de año que la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación del Ministerio para la Transición Ecológica donaba a Cuéllar 34 árboles, concretamente olmos de la especie ulmus minor. A estos se sumaban los extraídos en la limpieza del antiguo vivero, donde se colocarán los futuros huertos urbanos; de este lugar se extrajeron 53 árboles que ya tienen destino.

Ayer por la mañana comenzaban los trabajos de plantación en distintos puntos de la villa y sus entidades locales menores. Los alumnos del Programa Mixto de Jardinería de este año, promocionado por la Junta de Castilla y León, han sido los operarios encargados de la labor junto a sus profesores. 

Durante la mañana de ayer se plantaron concretamente ocho plataneros en la zona cercana la río Cega conocida como la “Caseta del Tío Tino”. Seguidamente, en Dehesa Mayor se procedió a la plantación de 18 plataneros, justo al lado de la carretera y a continuación del parque. Para la jornada de hoy miércoles está prevista la plantación de los 34 ulmus minor recogidos en el Centro Nacional de Recursos Genéticos y Forestales de Valsaín.

El jueves, como detalla el concejal Marcos en su plan, se prevé la plantación en Escarabajosa desde las 9.30 horas; será el entorno de “las Eras” donde se coloquen dos arces, dos jaboneros y seis plataneros. En la misma entidad, junto a la “fuente de los lavaderos”, se plantarán tres plataneros, dos jaboneros y quedarán cuatro huecos para plantar alguna especie más adelante. El tercer punto de plantación de mañana jueves será en Torregutiérrez: en la calle Las Escuelas se plantarán dos cerezos japoneses y ocho jaboneros.

Como ya se manifestó desde la concejalía, pretenden que esta actividad no sea solo de los alumnos del Programa Mixto, sino que se animen vecinos a esta actividad que se está desarrollando también con apoyo de Servicios Municipales. “Es un buen momento para inculcar en los más pequeños el cuidado de nuestro entorno, en particular para los que vivan en los barrios; es una actividad muy sencilla y gratificante: apadrinar uno o varios árboles con una pequeña etiqueta en la que se ponga el nombre del niño”, explica el edil. Se busca que los vecinos sena partícipes, se comprometan con el árbol y su cuidado, y se mejoren muchos puntos y potenciales zonas verdes.