piscina climatizada
Piscina climatizada de Cuéllar. / E.A

Los vecinos de la villa y comarca, usuarios de la piscina climatizada de Cuéllar, contaban esta temporada con que las instalaciones permanecerían cerradas por la obra de sustitución de cubierta anunciada por el Ayuntamiento. Este ambicioso proyecto estaba previsto para su comienzo inmediato en septiembre, y la piscina se estaba disponiendo para todo lo que esta obra conlleva. Sin embargo, desde el Consistorio anunciaban ayer mismo que la piscina climatizada sí abre sus puertas en la primera quincena de octubre dadas las circunstancias: la empresa adjudicataria de la obra ha declinado firmar el contrato, que expiraba el viernes pasado. “Aluden a la imposibilidad de cumplir plazos derivados de la escasez de suministros y de la volatilidad de precios en determinados materiales”, apuntaba el alcalde como reseña de la reunión que se mantuvo el jueves pasado.

Como anunció el regidor local, esto tiene dos consecuencias; la primera de ellas es que el expediente se concluye al contar solo con esta empresa en el proceso de licitación, y esta contará con la penalización del 3% del importe de la misma, es decir, 16.422 euros que deberán abonar al Ayuntamiento. La siguiente consecuencia es que al no haber más empresas concursando, “habrá que volver a sacar la licitación en la que veremos aquellas cuestiones que se puedan mejorar”, señaló Carlos Fraile. “Vamos a repensar los criterios de adjudicación y aquellas particularidades más técnicas que se puedan mejorar, no sé si las económicas, y también plazos”, comentó.

El alcalde habló de que el calendario rige todas las acciones a ejecutar en este tema, ya que se quiere llegar a verano con la climatización del vaso de la piscina estival realizado. Además, el otro objetivo respecto a las fechas es que la nueva temporada de climatizada, ya en 2022, sea con la nueva cubierta terminada. 

Apertura inminente

Con todo esto, al problema se le impone una solución: reabrir la piscina climatizada cuanto antes. Como explicó la concejal de Personal, Lucía Arranz, la piscina se está limpiando y se está acabando de limpiar para pasar la inspección a vaso vacío este mismo viernes. “No nos atrevemos a anunciar la fecha concreta pero esperamos que sea la primera semana de octubre, y si no la siguiente”, explicó.

Se venderán entradas sueltas, abonos de 10, 20 y 30 baños como habitualmente, y abonos trimestrales adaptados a la fecha de apertura en proporción al precio. No se venderán anuales dada la incertidumbre de cuándo se podrá ejecutar la obra. El sistema de acceso está aún por determinar, como explicó Raquel Gilsanz, concejal de Deportes; aumentará el aforo pero se estudia todavía si se entrará por turnos como los meses pasados. No obstante, la mascarilla y la distancia seguirán siendo obligatorias hasta el vaso.