Pinceladas de convivencia

La localidad acogió el XI Maratón de acuarelas y técnicas del agua organizado por la asociación segoviana en el que participaron alrededor de 40 acuarelistas

11

La localidad acogió el pasado sábado la XI edición del Maratón de Acuarelas y técnicas al agua, organizado por la Agrupación de Acuarelistas de Segovia. Se trata de una jornada también conocida entre los artistas plásticos como ‘el día del agua’, en el que participaron alrededor de cuarenta pintores, no solo llegados de Segovia y provincia, sino de Valladolid, Madrid o Burgos. El espléndido día de otoño, que ofreció una luz rebosante, propició que los participantes, no solo trabajaran en el centro cultural, por lo que optaron por dispersarse por distintos puntos del pueblo, con sus equipos y pinceles.

El objetivo de la convocatoria, una vez más, fue el de disfrutar pintando, con la libre elección de temas y formatos, y también propiciar un mejor conocimiento y relación entre los socios y acuarelistas de otras agrupaciones. Los contenidos de los trabajos, que se pudieron contemplar en el centro cultural, fueron muy variado en formato, teniendo temas como paisajes de Encinillas, retratos, figuras o reflejos del otoño. Es de destacar, que la agrupación segoviana, en estos momentos, cuenta con alrededor de sesenta socios.

Entre los asistentes, se encontraba la presidenta de la Agrupación de acuarelistas de Castilla y León, con sede en Valladolid, Isabel Menéndez, que lleva cinco años en el cargo. Menéndez, destaca este tipo de convivencias. “La acuarela lo bueno que tiene es que reúne a la gente. Se presta a reunir y compartir, por la inmediatez de la técnica, a diferencia de otras modalidades pictóricas, como por ejemplo el óleo. El acuarelista siempre aporta algo, “algo que en el óleo es más difícil”, señalaba. Por su parte, la presidenta de la Agrupación segoviana, Rosa María Martínez, se mostraba agradecida al Ayuntamiento de la localidad, por la cesión del local. Entre los participantes, también se encontraba la veterana, Marisol de Marcos, una de las anfitrionas del encuentro al poder disfrutar del mismo con sus colegas en su localidad natal.

Entre los pintores que más años lleva en la agrupación, se encontraba entregado a su trabajo, Frutos Casado, un artista que trabaja, “fundamentalmente la acuarela”, quien subrayaba sobre todo, su “satisfacción, por el reencuentro con amigos, que tienen las mismas aficiones que yo, y la de pasar un rato agradable”. Casado recordaba el origen de la convocatoria, del llamado, día del agua, que “no se celebra, precisamente el mismo día, sino que lo celebran cada agrupación, en fechas próximas pero distintas”.

Esta jornada “se institucionalizó hace años, por decirlo de alguna manera, a través del presidente de los acuarelistas de Méjico”. Y lo cierto, es que la cita, resultó un feliz encuentro, y calles, y acuarelistas, además de compartir pinceladas en papel , color y formas, acabaron disfrutando en la mesa del buen sabor gastronómico que ofrece el restaurante local Edulis.