Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Melgar.
Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Melgar.
Publicidad

PILAR DE MIGUEL
FOTOS: JOSÉ ANTONIO SANTOS

Perosillo está considerado el “municipio más pequeño o, al menos, uno de los más pequeños de Segovia”, lo que mantiene a esta población en una situación límite en recursos de modo permanente. Este pequeño pueblo segoviano se sitúa a 15 km de Cuéllar y a 58 km de Segovia, entre las localidades de Adrados y Olombrada.

El nombre de esta localidad segoviana, incluida en el Partido Judicial de Cuéllar y en la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar, Perosillo, vendría del patronímico Pero (Pedro) y (s) illo (pequeño), por lo que su significado sería Pedro el pequeño o, el pequeño de Pedro, como ocurre en otros municipios de la región que fueron fundados en la misma época. También se considera que el significado de este nombre podría ser “terreno pedroso en el que abundan las piedras”.

Según los documentos encontrados, el nombre ha ido evolucionando al pasar los años. Se conoció como “Pedrosello” en el siglo XII, “Pedrosiello” en el siglo XIII y, Pedrosillo y Perosillo en nuestros tiempos.

Existen otros casos en los que el nombre del municipio tiene una raíz similar “Pero”, que seguramente se refiera a Pedro Ansúrez, nombre del noble castellano al que el rey Alfonso VI encargó la repoblación de esta zona en el siglo XI.

Perosillo, localidad que cuenta con unos 20 habitantes, está situado en un valle, rodeado por colinas, junto al arroyo Cerquilla, afluente del río Cega, en Tierra de Pinares y contó con otro poblado, Buengrado, del que aún quedan restos de su palacio.

En el entorno de Perosillo, han sido encontrados restos de la Edad de Hierro y otros de origen celtíbero pero también otros pueblos desfilaron por el lugar a lo largo de los siglos como los visigodos y los musulmanes…

Durante la Reconquista, Almanzor saqueó esta zona y, en el siglo XI, el rey Alfonso VI se encargó de su repoblación. Perosillo pasó a formar parte de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar, situada en la parte sur de la cuenca del Duero y, aunque no está documentada su constitución, en el año 1147 ya aparece reflejada en distintos documentos. Esta Comunidad contaba con 6 sexmos diferentes y, Perosillo, pertenece al Sexmo de Hontalbilla, de hecho, durante algún tiempo, Perosillo gestionaba el Sexmo en asuntos derivados de la producción agrícola, ganadera, maderera y del uso del río.

Como parte de su historia, en los legajos del Marqués de la Ensenada (1702-1781), figuran Perosillo y el despoblado de Bongrado. En aquellos textos se da una serie de datos en relación a los agricultores que había en la zona e incluso, lo que tenía cada uno de ellos: “Dos bueyes para la labranza, una vaca, una anoja, una pollina y un zerdo”. En los legajos también se habla de la tierra de Molino de Potricos y, del molinero, Manuel de Sancho….

PATRIMONIO
Uno de los principales exponentes de su patrimonio es la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Melgar, ubicada en el centro de la población y de origen románico (siglo XIII). Es un templo de planta rectangular con muros de mampostería reforzados en sus esquinas con sillares de piedra. En su interior se encuentra una imagen de San Juan Bautista Niño en la que aparece con la cabeza sobre una bandeja.

El punto más destacable de este templo es su torre-campanario, debido a su altura. Desde esta torre se vigilaba el ganado y el pinar, mientras, seguía cumpliendo con su función de campanario. En su interior, una imagen románica de la Virgen de Buengrado (Bongrado), cuyo origen fue la ermita del despoblado existente en Perosillo.

Otro de los puntos más queridos y entrañables de esta localidad es la Olma que se encuentra junto a la Iglesia. Se conserva el esqueleto, junto a la plaza mayor, de una Olma centenaria, completamente seca a causa de la grafiosis que atacó a estos árboles a finales de los años 80 dejando su troco como recuerdo. Durante los últimos años, la hiedra se ha encargado de dar vida a este árbol querido y muerto que, con su renovado verdor, se ha convertido en un símbolo de la localidad.

Del Castillo de Perosillo solo existe un pequeño muro y muchas leyendas. Cuentan que estuvo prisionera en él la reina Juana la Loca. El castillo fue construido en la zona conocida como Cerro del Castillo. Se construye durante la repoblación, entre los siglos XI y XII.

Dicen que, el emplazamiento del poblado, en tiempos primitivos, estaba en la falda de la colina. También, que si se construyó en este punto geográfico un castillo, podría indicar el valor estratégico que concedían a este lugar los monarcas de la época, como zona repobladora, hasta convertirlo en un señorío, bajo la supervisión de Azules de Cuéllar.

Hace no mucho tiempo, cuando en el pueblo se construyeron algunas viviendas, al excavar los cimientos aparecieron túneles que pertenecían al castillo, de hecho hay comentarios de vecinos que en redes sociales explican lo que vieron o escucharon en sus familias a raíz de la realización de las obras.

Cuando la repoblación se completó y el peligro desapareció, el castillo, paulatinamente perdió su función y quedó en el olvido hasta, poco a poco, deteriorarse y desaparecer.

En cuanto al despoblado de Buengrado, se conservan en él algunas ruinas de su palacio. Estas ruinas están ubicadas a 2 km de Perosillo y, los restos de aquella edificación, son el único vestigio de lo que fue una aldea medieval que ya en el año 1826, carecía de población. Parece que el palacio fue construido por don Beltrán de la Cueva, señor de Cuéllar y primer Duque de Alburquerque. También parece que en este palacio, vivó en su día La Beltraneja. En cualquier caso, el diccionario Madoz se refería al palacio como “edificio famoso en la historia de Segovia”, del que se señala en algunos documentos su belleza y “sus paredes, bóvedas y estanques”.

También, como parte de su patrimonio, Perosillo, cuenta con una fuente con dos caños y los restos de un molino hidráulico conocido como molino Potricos.

FIESTAS
En la pequeña localidad de Perosillo, se celebran de forma especial las fiestas de San Ildefonso, en enero y la Degollación de San Juan Bautista, el 29 de agosto. Esta última es la fiesta grande al coincidir con el momento en el que la localidad cuenta con mayor número de población por el verano.

Cuando llega la fiesta de la Degollación de San Juan Bautista se abre un pequeño bar que existe en la plaza del pueblo y además, se realizan procesiones con el santo, se baila la jota al ritmo de la dulzaina y el tamboril y, como tradición gastronómica de esos días grandes, se hace limonada o sangría, se asa cordero y se preparan sopas de ajo.

Ese día, durante la procesión, se recorre el pueblo con una imagen moderna del santo, realizada en madera sin policromar.

Coincidiendo con los últimos días de agosto, en Perosillo se celebra una prueba deportiva, el Cross de Perosillo que, pese a que es organizado por los vecinos del pueblo más pequeño de Segovia, siempre cuenta con una importante participación de gentes que acuden desde diferentes lugares.

PEROSILLO HOY
El alcalde de esta pequeña localidad desde 2007 es Roberto Domingo González (PP).

Esta localidad, perteneciente a la Tierra de Pinares, desde 1857 hasta 1930, tuvo su padrón integrado en el de la localidad de Frumales, por compartir parroquia, aunque nunca perdió su estatus de Ayuntamiento.

Desde el punto de vista económico, Perosillo vive de la agricultura. Se cultivan cereales como cebada, trigo, girasoles y remolacha azucarera. También tiene su importancia la crianza de ganadería ovina, principalmente oveja churra y, como zona cercana al río, las huertas son parte de su tradición en la zona. En Perosillo, al ubicarse en la Tierra de Pinares, el Pino Resinero y el Pino Pinaster, también forman parte del círculo económico de la zona.

En la zona, cuentan sus vecinos, también existe una gran afición por la caza menor, de liebres y perdices.

LA RECETA
Perosillo, como ya se ha comentado, se encuentra en una zona donde abunda la caza menor y, aprovechando la circunstancia, hemos recogido una receta de un plato estrella de la cocina de caza: “La Perdiz estofada a la segoviana”, que aparece en la obra “La Cocina Segoviana” realizada por el Maestro Dionisio Duque, en los años 90. Las cantidades están calculadas para 6 personas.

Ingredientes: 3 perdices limpias, 2 zanahorias, 2 puerros, 1 cebolla mediana, 2 pimientos, 2 tomates maduros, 12 cebollitas francesas, 12 champiñones gordos, 1 ramillete de hierbas aromáticas (tomillo, hoja de laurel, romero y perejil), 3 granos de pimienta blanca, 3 clavos, 1 vaso de vino blanco, mantequilla, aceite de oliva, harina, 0,5 l de caldo de carne, 1 copita de Jerez seco, pimentón, 1 onza de chocolate para hacer y, sal.

Modo de prepararlo: Se limpian y preparan muy bien las perdices. Se pelan y pican las zanahorias, la cebolla, los pimientos, los puerros y los tomates. Se pelan las cebollitas. Se lavan y pican los champiñones y, con las hierbas aromáticas se hace un ramillete.

Se unta con mantequilla una cazuela de barro amplia y se colocan en ella las perdices, se les pone sal, los clavos, los granos de pimienta, un poco de harina y pimentón. Se añade a la cazuela el ramillete de hierbas, unos trocitos de mantequilla y un chorro de aceite de oliva.

Se mete la cazuela en el horno, a temperatura moderada, durante media hora.

Cuando se observa que se han dorado un poco la harina y el pimentón, se agrega el medio litro de caldo de carne, 1 vaso de vino, 1 copita de Jerez seco, la onza de chocolate rallada, las cebollitas, los champiñones, los pimientos, los tomates, las zanahorias y los puerros. Se dejará cocer a temperatura moderada por espacio de 1 hora. Se comprueba el punto de sal y si las perdices están en su punto.

Este plato se sirve muy caliente y se presenta con las perdices partidas en mitades y bañadas en su propia salsa.

PEROSILLO EN POCAS PALABRAS
Distancias: A 58 km de Segovia. A 15 km de Cuéllar.

Población: Menos de 20 hab.

Alcalde: Roberto Domingo (PP).

Patrimonio:
— Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Melgar.
— Torre-Campanario.
— Olma seca recubierta de hiedra.
— Castillo de Perosillo, hoy no existe.
— Palacio de Buengrado.
— Fuente con dos caños.
— Molino Potricos.

Fiestas:
— San Ildefonso, en enero.
— La Degollación de San Juan Bautista, agosto.