Patrimonio cierra jardines La Granja ante el peligro de caída de árboles

El presidente de Patrimonio, Yago Pico de Coaña, junto con el alcalde de La Granja, José Luis Vázquez, han realizado hoy una evaluación de los daños y han hecho hincapié en que al Palacio se podrá entrar pero no así a los jardines, para evitar accidentes.

5

Patrimonio Nacional ha decidido cerrar al público los jardines del Palacio Real de La Granja ante el peligro que podrían ocasionar a los visitantes algunos árboles afectados por el reciente temporal de viento del sábado, unos 600 ejemplares de gran porte, incluidas secuoyas.

En declaraciones a los periodistas, Pico de Coaña ha dicho que la tormenta ha caído en forma de cono sobre La Granja y Valsaín y, sólo en la parte que gestiona Patrimonio, se han perdido 300 árboles y se calcula que se tendrán que talar otros 300, dada su inclinación y peligrosidad.

No obstante ha aclarado que la situación ha sido menos grave debido a un plan de recuperación del bosquete, por el que se han sustituido las coníferas de entre 75 y 150 años, por ejemplares más jóvenes y fuertes, lo que ha sido un ejemplo de conservación y de repoblación forestal en Europa.

Este plan preventivo, en opinión del presidente de Patrimonio, ha funcionado, por lo que no hay que lamentar ninguna víctima.

Yago Pico de Coaña ha manifestado que “duele” ver este panorama y ha explicado que ha informado de la situación tanto a la Casa Real, como a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Patrimonio Nacional, de acuerdo con su responsable, ha anunciado que trabajará con “ahínco” para que la intervención de recuperación se perciba lo menos posible, estableciendo franjas de visitas y precintando las partes que no pueden recorrer por el público.

Por su parte, José Luis Vázquez elevó a unos 2.000 o 2.300 árboles los afectados en el entorno de los jardines, fuera del recinto palaciego, entre La Granja y Valsaín.

Asimismo, el alcalde ha lamentado daños en el edificio de la antigua Real Fábrica de Cristales, del siglo XVIII, que han afectado a las dependencias del museo del vidrio, a la zona de hornos y la cubiertas, entre otras.

Vázquez ha informado de una conversación que ha mantenido con el delegado del Gobierno de Castilla y León, Miguel Alejo, con el fin de que se establezca un dispositivo completo para restablecer los daños, en la medida de lo posible.