Ortigosa del Monte rinde un sentido homenaje al rejoneador Manuel Vidrié

Le agradece su apoyo en los festejos taurinos celebrados durante varios años

1153
El alcalde y Manuel Vidríe, con los vecinos en la colocación de la placa en una de las rotondas del municipio. / nerea llorente
Publicidad

La localidad vivió ayer un acto emotivo con el homenaje tributado al rejoneador Manuel Vidrié, que acudió acompañado de numerosos aficionados al mundo del caballo.

El municipio quiso así agradecerle el trabajo que durante muchos años ha llevado a cabo en colaboración con las distintas corporaciones municipales con el pueblo, en especial con actividades ecuestres y taurinas.

De este modo, en los salones del Centro Cultural Elena Fortún, los vecinos se dieron cita a las 13:00 horas, donde se le entregó una placa y le mostraron el agradecimiento, especialmente en los años en los que Ortigosa del Monte se constituyó como municipio independiente, al segregarse, entre el 1970​ y 1980 en que estuvo incorporado como pedanía del municipio de Otero de Herreros.

Para dejar constancia de este homenaje, se colocó una placa conmemorativa en la rotonda de la calle El Chorrillo.

Posteriormente numerosos vecinos, amigos del homenajeado y representantes del mundo taurino y del ecuestre se dieron citan en el restaurante De Frutos, que se quedó pequeño para acoger a las más de 80 personas congregadas. No faltaron figuras como el matador Rafael Ayuso, ganaderos; el presidente del colegio de veterinarios, José Miguel Gil Sanz; o ganaderos como Alberto Herranz.

Tras la comida se abrió un coloquio que estuvo moderado por aficionado Juan José Matute, y donde el propio homenajeado agradeció el homenaje y destacó que todo lo que ha hecho “ha sido por el bien de la Fiesta”. Vidrié, que cumplió el mes pasado 77 años, estuvo en todo momento apoyado por su amigo Alberto Herranz. Acudió a los actos en la silla de ruedas que utiliza desde que sufrió una lesión en el año 2014. Actualmente los caballos gozan de un gran prestigio y son demandados para el resto de cuadras del mundo del rejoneo.