Objetivo: recuperar el antiguo arco de granito

El Ayuntamiento proyecta comprar a un particular una estructura de piedra simbólica que perteneció al municipio, y ubicarla en un lugar emblemático del casco urbano

2

Las referencias simbólicas y ornamentales suelen ser parte de la intrahistoria de toda memoria vecinal. Forman parte de ese sentimiento, que con el paso de los años refleja la evolución y el mantenimiento de parte de los rasgos cotidianos del paisaje urbano, desde la admiración, el apego y la cercanía.

Durante estos días, una percepción similar ha tenido lugar en el municipio, concretamente durante el transcurso del último pleno municipal, donde equipo de Gobierno y oposición acordaron por unanimidad llevar a cabo la propuesta dirigida a la recuperación de un antiguo arco de granito situado hace años en el lugar donde se localizaban las antiguas escuelas públicas y el edificio del Ayuntamiento, hoy convertido en unos bloques de viviendas.

La historia se remonta al año 1962, cuando el Ayuntamiento de Otero de Herreros permutó el solar y las ruinas de los edificios donde se encontraban ubicadas las escuelas y el Ayuntamiento, con los propietarios de la denominada Cerca de la Nava. Una permuta, recuerdan desde el Consistorio, “que tenía por objeto disponer de un nuevo solar amplio para la construcción de las escuelas, casas de los maestros y un campo de deportes”, suscriben, lo que hoy se traduce en el actual colegio público y el polideportivo anexo.

En el antiguo inmueble propiedad del municipio “es donde existía un arco de granito que pasó a manos de los particulares con los que se hizo dicha permuta, permaneciendo asi en la actualidad”, detallan. Un ornamento que hoy en día se encuentra desmontado y con sus piedras sueltas.

La valoración realizada por el Ayuntamiento es muy firme, al considerar a dicho arco “un elemento histórico que debería formar parte del patrimonio municipal”, a la vez que en la reciente sesión plenaria se puso en conocimiento que “los actuales dueños están dispuestos a vender y que además hay personas ajenas al municipio que están interesadas en su compra”. Unos detalles, en los que se centró la propuesta, encaminada a que el Ayuntamiento “adquiera las piedras del citado arco”, cuya valoración en una primera aproximación con los propietarios, “se ha cifrado en unos cuatro mil euros”, al objeto de cumplir con la finalidad “de que no se pierda un elemento arquitectónico que en su día formó parte del patrimonio municipal, para su futura instalación en un espacio público”, expuso el alcalde Ricardo Pérez.

Asimismo, en la intervención de la portavoz socialista, Marisa Román, la concejala consideró la propuesta como “una buena idea”, añadiendo que “tal vez, ya que esto se ha iniciado, se podría continuar por hablar con la familia Romero de Lecea por el arco que tienen dentro de su finca”, añadió.