Las pastas ya han llegado al Hospital. /E.A.
Publicidad

Un grupo de niños de Cantimpalos ha tenido un gesto muy bonito con el personal sanitario del Hospital de Segovia, a los que han enviado pastas de té, para hacer más agradable su trabajo durante estos días tan difíciles. Los pequeños se han dedicado a vender pulseras hechas a mano para poder comprar las pastas, que ya han llegado al Hospital. Los niños agradecen a los sanitarios, a los que califican como “héroes”, el esfuerzo que están haciendo y les dan fuerza y ánimo.