Fiesta ibicenca en Nochevieja, en Fuentepiñel. /E.A.
Publicidad

La provincia de Segovia celebra también ya la recta final de las fiestas navideñas, con sus propias actividades. Las carreras de San Silvestre, con las que se cierra el año, han estado muy concurridas en localidades como Cabezuela y Fuenterrebollo. En esta última, cerca de 80 participantes se dieron cita en la ermita de San Roque para participar en la prueba deportiva con más solera del extenso programa deportivo que tiene el municipio. Primero se disputaron las carreras infantiles con una alta participación, para continuar con la carrera para mayores que presentaba un recorrido de unos cinco kilómetros por las calles de la localidad, y en la que la inmensa mayoría de atletas participaba con algún toque navideño. En categoría masculina, el atleta Santi Cano se impuso a Roberto Sacristán en el esprint final, mientras que en categoría femenina, la ganadora fue María Sebastián. Esta fiesta del atletismo concluyó con la entrega de premios y con un posterior aperitivo.

Por noveno año consecutivo se corrió la San Silvestre en Cabezuela, con un recorrido total de seis kilómetros. Los hermanos Víctor y Alejandro Lobo fueron los primeros en llegar. Y Rosa y María Jesús, en categoría femenina. No faltaron los disfraces. También hubo quien acompañó en bicicleta. Tras la prueba se ofreció a todos los participantes un caldo caliente para reponer fuerzas y continuar con el vermú de Nochevieja.

En Cantimpalos, un grupo de voluntarios han montado el Belén en la iglesia de la Inmaculada Concepción, que está teniendo una gran aceptación por parte de los vecinos. Estos voluntarios han dado su tiempo para crear una obra de arte espectacular, en la que destacan la edificaciones de los poblados, los puentes, vallas, esclareas, muros… También destaca la uniformidad del paisaje lograda con materia especial, la iluminación, el castillo de Herodes, una gran cascada, los campos de cultivo y el desierto. El Nacimiento se puede visitar hasta el 6 de enero.

Por su parte, un grupo de vecinos de la pequeña localidad de Fuentepiñel despidió, como todos los años, 2019 con un gran fiesta. Este año, la Nochevieja ha estado protagonizada por una gran fiesta ibicenca con una gran implicación de los asistentes vestidos de blanco.