Publicidad

A medio camino entre Villacastín y El Espinar, se encuentra Navas de San Antonio. Esta localidad se llamaba solo Las Navas y tenía consejo y terminó en solitario pero, en el año 1448, el rey Enrique IV ordenó su fusión con el pueblo vecino de Zarzuela del Monte, pasando a llamarse Navas de Zarzuela. Aún en el siglo XVI se conocía con este nombre pero a partir del siglo XVIII, debido a la enorme devoción que sus vecinos profesaban a San Antonio de Padua y a su ermita de San Antonio del Cerro, adoptaron el nombre actual.

Esta enorme devoción tiene una bonita causa… cuenta la tradición en Navas de San Antonio que el santo se apareció en tres ocasiones a un joven del pueblo para pedirle que los vecinos, construyeran una iglesia que llevara su nombre. Los vecinos, no creyeron esta historia y pensaron que eran exageraciones de aquel joven.

Este, en cambio, se propuso demostrar que no mentía y pidió a santo que diera una muestra de su poder resucitando a una mujer que había fallecido e iba a ser enterrada. El santo puso de su parte y la petición se cumplió, la mujer resucitó y la devoción por el santo franciscano, se disparó. Este hecho, fue recogido con todo detalle por el Notario Martín Gómez, en un acta con fecha del año 1455. Ese mismo año se constituyó la Cofradía del Santo y, como la devoción no paraba de crecer, se construyó una ermita en el lugar de la aparición.

Primero fue un templo propio del siglo en el que sucedieron los acontecimientos, el XVI, y la ermita se construyó en un cerro, a 3 km del pueblo… motivo por el que se conoce al templo por el nombre de San Antonio del Cerro. Años después, como la devoción nunca ha dejado de crecer, los vecinos decidieron levantar un templo mejor y, en 1729, abrió su puerta el actual santuario en una bella ubicación en la que cabe destacar el cuidado que se le presta por parte del Ayuntamiento y de los fieles devotos. En este lugar, los vecinos de la zona y todos sus alrededores, celebran varias fiestas al año en los meses de junio y octubre….

PATRIMONIO

El ejemplo más destacado del patrimonio de Navas de San Antonio es su ermita de San Antonio del Cerro.

Esta ermita se encuentra a 3 km de la localidad, en una zona rodeada de bosques y, mientras la ermita primigenia se construyó en el siglo XVI, la que hoy conocemos fue construida en el siglo XVIII. Tiene la fachada barroca, realizada en granito y rematada con una espadaña de doble cuerpo. En la fachada se muestra un ejemplo de esgrafiado, tan propio de Segovia.

En el interior, dos columnas soportan arcos de medio punto y dividen el templo en tres naves. La bóveda, realizada en el año 1724, está decorada con pinturas al fresco sobre la vida del santo.

A los pies del templo, junto a la escalera que conduce al coro, se encuentra un extraño bloque de piedra con inscripciones casi borradas, desgastadas. Dice la tradición que “con fe”, si uno pasa la mano por la piedra… encuentra novio/a. Existe otra versión de esta tradición que dice que si se “tocan las campanas de la ermita en 13 ocasiones, el resultado es el mismo.

Junto a la ermita de San Antonio del Cerro, el pueblo tiene otro edificio religioso, la iglesia de San Nicolás de Bari.

Esta iglesia parroquial fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento, en el año 1997. La iglesia da una imagen casi defensiva y se encuentra ubicada en el centro de un parque que antaño fue el osario del cementerio.

El edificio se construyó en el siglo XVI combinando la piedra y la mampostería y, su planta rectangular, se divide en tres naves, siendo la central el doble de ancha que las situadas en los laterales. La separación de las naves se consigue a través de varios pilares y la cabecera del templo, más elevada que el resto, tiene planta cuadrada.

Las naves tienen interesantes artesonados y la iglesia cuenta con una portada de acceso adintelada con decoración de rosetas y un escudo en el que aparecen las llaves del apóstol San Pedro.

La torre-campanario se encuentra a los pies del templo y es de planta rectangular. Tiene un solo cuerpo, está construida en mampostería y, en la parte superior, tiene dos ventanas troneras de arco un poco apuntado, en las que se guardan las campanas, en cada uno de sus cuatro frentes. La torre se remata con canecillos y tejados a cuatro aguas y, a mediados del siglo XX, se instaló un reloj.

En el interior hay que destacar su retablo mayor, barroco, con un sagrario fechado en 1657 y otros 6 retablos más, con mucha decoración relativa a la pasión.

También en el interior se guardan varios ejemplos importantes de orfebrería: Una custodia de manos, un cetro, un cáliz. En el interior de la iglesia se encuentra también una pila bautismal gótica, situada a los pies de la Epístola.

En los escudos que se muestran en su fachada encontramos el de los Borbones y el de Madrid, con el Oso y el Madroño.

Otros elementos de su patrimonio son el potro de herrar, la fuente municipal “La Fuentona”, el pilón y, la plaza de los novillos.

TORRE ÓPTICA

Navas de San Antonio dispone de una torre de Telégrafo Óptico, en estado de ruina, pero aún en pie.

El Telégrafo Óptico era un grupo de torres colocadas en cadena para, desde ellas, enviar señales y con ellas mensajes que se transmitían de una a otra hasta alcanzar el objetivo. Los mensajes emitidos de este modo, llegaban a su destino de modo mucho más rápido que lo haría un hombre montado a caballo.

La torre óptica que se encuentra en Navas de San Antonio, fue construida a mediados del siglo XIX y formaba parte de la cadena de torres que unía Madrid con el Norte de España. Esta torre en concreto, pertenecía a la línea de Castilla, en el trayecto Madrid-Irún.

Desde el Ayuntamiento nos comentan que han solicitado su restauración pero, de momento, “está ahí…. Y, ya llevamos años en el tema”.

FIESTAS

Estamos ante una de las localidades segovianas con un mayor número de fiestas a lo largo del año.

Las fiestas en Navas de San Antonio son: Santa Águeda, en febrero; la fiesta de los Quintos, el Sábado Santo anterior al Domingo de Resurrección; romerías de San Antonio, una el 13 de junio y otra el segundo domingo de octubre; fiestas de verano, el 20-22 de agosto aproximadamente; San Nicolás de Bari, el 6 de diciembre y, La Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre.

Una de las particularidades de las fiestas en Navas de San Antonio se encuentra en la fiesta de los Quintos porque, los jóvenes, “aunque ya no van a la mili, no renuncian a seguir celebrándolo”. Esta fiesta comienza El Sábado de Gloria, la víspera del domingo de Resurrección, al día siguiente, los quintos se encargan de la procesión del Encuentro y, en ella participan acompañados de sus “Manolas”.

Estos mismos jóvenes son los que se encargarán de organizar las romerías de junio y octubre. El día 13 de junio, se celebra la fiesta de San Antonio, caiga como caiga y, el siguiente domingo, la Octava de San Antonio, con una romería. Ese día, en la ermita de San Antonio del Cerro, se celebran procesiones, se baila… Todo ello en la explanada junto a la ermita… “un lugar precioso, que lo tenemos con riego…”, nos dice su alcalde.

El calendario festivo continúa con las fiestas de agosto, alrededor del día 20. Se conocen como Semana Cultural y Fiestas de Verano, en las que participan todos los que disfrutan de su tiempo de descanso en el pueblo. Durante esos días se realizan actividades de todo tipo: Deportivas, juegos autóctonos, cartas, bolos, actividades para los niños y, en el parque una comida de fraternidad, a base de paella, a la que este año acudieron 1300 personas… “y, cada vez va más gente”, nos dice el alcalde.

Además se celebra San Antonio de Octubre, el segundo domingo del mes. Con esta fiesta también se conmemora el fin de las labores en el campo. También son fiestas el día del patrón, San Nicolás de Bari y el día de la Inmaculada que es, además, el día de las “Mayordomas” (cada año les toca a 4 mujeres… que salen con sus mantillas…). Ante tanta fiesta, el alcalde, que lleva muchos años en el cargo, lo que intenta es “con más o menos presupuesto… mantenerlas”.

NAVAS DE SAN ANTONIO HOY

Su alcalde desde el año 2003, Luis Miguel Pérez Ayuso (PP), nos comenta que la localidad cuenta con 330 habitantes en invierno y que, tras la crisis económica, su crecimiento se ha estancado salvo los fines de semana y los periodos de vacaciones pues, se han construido unos 200 chalets nuevos desde el año 2000 porque esta localidad cuenta con un número importante de madrileños que pasan sus fines de semana aquí, momentos en los que el pueblo ha subido su población. Si en invierno son 330, en vacaciones… esa cifra se multiplica por 3, 4 o 5…La economía de la localidad está directamente unida a la ganadería y, a las pensiones. El Ayuntamiento tiene dos grandes fincas en las que pasta casi todo el ganado del pueblo.

En cuanto a las obras previstas, de momento se está realizando una guardería y, un edificio nuevo en la piscina municipal y en la zona deportiva. Allí se están haciendo los aseos nuevos para la piscina, para la zona deportiva y, un bar.

El alcalde pretende que estas obras finalicen rápidamente y la guardería está previsto que comience a funcionar en septiembre y la piscina, los aseos y el bar, en mayo.

Los proyectos del año 2020, comienzan con una residencia para mayores, la pavimentación de algunas calles y el areglo de algunos caminos para mejorar la labor de los ganaderos.

El alcalde también avisa de que se está poniendo en contacto con los propietarios de terrenos del polígono industrial, para ponerlo en marcha y luchar contra la España Vaciada.

En cuanto a la posibilidad de conocer de cerca este municipio, existen varios apartamentos turísticos, un hostal restaurante y un bar restaurante, entre otros.

RECETA

La encargada de ofrecernos la receta es Marilé, quien está al frente de la Asociación Cultural que organiza una buena parte de las muchas fiestas que se celebran en la localidad y, sobre todo, las de agosto con su Semana Cultural.

Marilé, nació en El Espinar pero, ha vivido más de 20 años en Las Navas porque su padre era de aquí y en el pueblo está una buena parte de su familia.

Confiesa que no se vive mal pero, en invierno es aburrido porque hay poca gente aunque, tienen actividades como clase de memoria, informática, manualidades, gimnasia…

Entre los aspectos negativos del día a día, Marilé destaca el transporte hacia Segovia: “Es lo peor”, la gente mayor lo tiene difícil. El autobús no tiene un horario concreto y, algunas veces no te lleva al pueblo, te deja en Zarzuela del Monte. Al final, si no se tiene coche se depende del hijo o, de…”

En cuanto a la receta que nos platea es una variación sobre un plato tradicional en Segovia: “Judiones al estilo de Marilé”:

Ingredientes: Judiones, rabo de cerdo, oreja de cerdo, morcilla asturiana, chorizo, cebolla, ajo y una hoja de laurel.
Modo de prepararlo: Pongo todo a cocer, muy lento y a la vez. No hago sofrito, al poner morcilla y chorizo, no hace falta más pimentón y están muy ricos.