Iglesia de San Mamés. / José Antonio Santos
Publicidad

En el nordeste de la provincia de Segovia, a 87 km de su capital, se encuentra la localidad de Navares de las Cuevas. Este pequeño pueblo es el tercer pilar de “Los Navares”, nombre con que se conoce a los tres pueblos con esa denominación y próximos entre sí: Navares de las Cuevas, Navares de Ayuso y Navares de Enmedio.

El número de habitantes de Navares de las Cuevas es de 24 vecinos censados pero ahora el pueblo ha recibido a varios vecinos que tienen en la localidad su segunda residencia y son alguno más (unos 35). De hecho, el número de habitantes en periodos vacacionales en esta localidad, alcanza los 300-400 vecinos.

La actual situación de Navares de las Cuevas no ha sido siempre así. En el siglo XX, en los años 50, llegó a tener 400 habitantes y, uno de sus edificios más emblemáticos, el Palacio del Marqués de Revilla, se convirtió en una escuela para sesenta alumnos. Hoy, ese mismo espacio, está vacío y en ruinas. El nombre de esta pequeña población hace referencia a “un lugar en el que abundan las navas o lagunas”, próximas a unas cuevas que estaban habitadas. El pueblo, fue donado por el rey Sancho III de Castilla al Obispo de Segovia.

Navares de las Cuevas se encuentra en una hondonada rodeada por varios cerros. En la exposición que organizó la Junta de Castilla y León, en los años 90 del pasado siglo, bajo el título “Últimos años de la arqueología en Segovia”, se expusieron varias piezas del Paleolítico Inferior, que fueron encontradas en su término. Interesante fue también la actividad de Navares de las Cuevas durante la Edad Media pues, en este rincón de nuestra provincia, el rey Alfonso VI firmó la donación del paraje de San Frutos al Monasterio de Silos.

PATRIMONIO

El patrimonio de Navares de las Cuevas tiene varios ejemplos como la iglesia de San Mamés, construida entre los siglos XI y XII, de estilo románico.

La iglesia de San Mamés sufrió una importante reforma en el siglo XVIII. En ella, el templo, que originalmente solo tenía una nave, pasó a tener tres y la sacristía se cubrió con una bóveda de crucería de estilo gótico.

En el interior de la iglesia se observa un buen número de imágenes y retablos neoclásicos y barrocos, como el retablo mayor, dorado y policromado, presidido por el santo titular, an Mamés, rodeado por tablas pintadas por Diego de Aguilar (muerto en 1624). Para completar el importante patrimonio, en la iglesia se guarda una cruz procesional de plata que fue realizada en el segundo tercio del siglo XVI.

Cuentan que el motivo de que se rinda culto a san Mamés, tiene dos posibles explicaciones: La primera, que el día que el rey Alfonso VI llegó al pueblo, el 17 de agosto de 1076, el calendario marcaba el día de San Mamés; la segunda, que a este santo se le rinde culto, con especial devoción, en la zona norte de España, de la que se supone llegaron los repobladores de Navares de las Cuevas.

Otro de los puntos fundamentales del patrimonio es El palacio de los Marqueses de Revilla, actualmente propiedad del Ayuntamiento. Construido en el siglo XVI, si hacemos caso a su estilo renacentista, pues no hay documentos que atestigüen datos sobre su construcción.

Este palacio está en situación de ruina aunque, desde el Ayuntamiento, están intentando encontrar algún tipo de subvención o ayuda, por parte de la Comunidad Autónoma, para instalar entre sus paredes un museo permanente del ganchillo.

Como muchos ya sabrán, en Navares de las Cuevas, esta labor tradicional tiene un lugar especial. Cada año, en agosto, se realiza una exposición en la que un grupo formado por seis mujeres muestran las labores realizadas a lo largo del año: Las vestimentas de sesenta maniquíes, la fachada del palacio, las farolas del pueblo, y otras labores que han tenido una gran repercusión y visitas, como la cobertura de un acueducto realizada en 2019.

Su planta es cuadrada y sus paredes exteriores están construidas con muros de piedra. De la fachada, solo se conserva una parte. La portada está rematada con un frontón liso, sin decoración, sobre el que aparecen dos escudos heráldicos del linaje Barros y Peralta. El palacio es Monumento Histórico Artístico desde 1977. Frente al edificio encontramos un rollo de ajusticiar, una pieza de piedra poligonal en forma de monolito o columna, rematada con una cruz, situada sobre una basa y una grada de piedra. Con tres metros de altura, fue construido en tiempos de la repoblación de la zona, por lo que llevará en pie unos 900 años. En estos antiguos rollos de justicia, se ejecutaban las penas impuestas a los reos. Los rollos de ajusticiar estuvieron en vigor hasta el siglo XIX cuando las Cortes de Cádiz y la reina María Cristina abolieron este sistema.

Según comenta Alfredo Martín, en el libro realizado sobre la historia del pueblo, este rollo ya figuraba en la escritura de venta de la villa a don Cristóbal Barros y Peralta. Entonces, ya se encontraba en el mismo lugar que ocupa hoy.

El repaso al patrimonio de esta localidad nos lleva a la ermita de Nuestra Señora del Barrio que, con un posible origen prerrománico, aparece citada por primera vez en un documento del año 1123.

El templo tiene una sola nave cubierta por un artesonado de madera. La ermita cuenta con un pequeño pórtico al que sigue una impresionante portada con seis arquivoltas cobre columnas con capiteles decorados con motivos vegetales. Esta ermita fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1982 y, en ella se da culto a la imagen románica de la patrona del pueblo, Nuestra Señora del Barrio, que porta al Niño en su regazo y una flor en su mano derecha.

FIESTAS

El calendario de fiestas comienza el día 18 de agosto, que celebra la fiesta de San Mamés, la fiesta patronal del municipio. Un momento especialmente seguido de esta fiesta es “La Pingada del Mayo”.

Durante la Pingada, los mozos, que pertenecen a la Asociación de Hijos y Amigos de Navares de las Cuevas, quitan el Mayo del año anterior y ponen otro, el más alto que encuentran, en su lugar.

Le quitan las ramas y le dejan limpio, salvo en su parte superior, donde quedan algunas pequeñas ramas para colocar las banderas. Es una tradición espectacular. Los mozos, ayudándose únicamente de cuerdas y alguna escalera, levantan el mayo cada año.

También se celebra la fiesta de Nuestra Señora de Hortezuela, nombre de un despoblado que se encuentra en el municipio de Navares de las Cuevas. De este despoblado solo quedan las ruinas de la que fue su iglesia o ermita de San Cristóbal.

En el interior de esta iglesia, hoy destruida, se encontraba la imagen de la Virgen de Hortezuela. Dicha imagen hoy se encuentra en la iglesia de San Mamés, en Navares de las Cuevas. La fiesta de esta Virgen se celebra entre el 15 y el 25 de mayo. Ese día se celebran dos procesiones: Por la mañana, la imagen sale de la iglesia de San Mamés para dirigirse a la ermita de la Virgen del Barrio “que le presta su casa hasta que por la tarde regresa a su lugar de procedencia”. Durante estas horas hay festejos religiosos, música y bailes en los alrededores de la ermita de Nuestra Señora del Barrio.

NAVARES DE LAS CUEVAS, HOY

El alcalde de Navares de las Cuevas desde 1999 es Vicente Robisco López (VOX). Vicente Robisco es el único alcalde de esta formación política en la provincia. Lleva veinte años de alcalde y, aunque siempre se presentó en las listas del Partido Popular, en las últimas elecciones decidió cambiar de partido político. En el pueblo, los vecinos lo han visto bien, algunos mejor y otros con indiferencia pero, en los pueblos, la elección del alcalde, en gran medida, va dirigida a la persona Robisco cuenta que los vecinos de Navares de las Cuevas son jubilados. En esta pequeña población no hay casas rurales y tampoco hay restaurantes, solo un pequeño bar. Lo que sí existe es un albergue que, desde hace 22 años, a unos 100 metros del pueblo, ofrece en sus instalaciones servicios de alojamiento y restauración para grupos. El albergue tiene varias zonas: una de albergue, otra con 11 cabañas de piedra, otra de restauración, con dos salones diferentes, y otra con piscina…

El albergue está orientado a grupos, asociaciones, colegios, empresas y familias, que quieran vivir durante unos días una experiencia diferente en un entorno rural. Funciona todo el año pero sobre todo en verano. Preguntamos al alcalde por los proyectos previstos para realizar en el pueblo en los siguientes meses. Nos cuenta que se ha adoquinado recientemente una de las calles principales de la localidad y ya han hecho parte las obras de mantenimiento del palacio para que no se termine de hundir, y se están “adecentando” los alrededores de la ermita de Nuestra Señora del Barrio.

El ganchillo en Navares de las Cuevas. Este noble arte, también conocido como croché, es una técnica para tejer con hilo o lana, utilizando una aguja corta y específica, conocida como “aguja de ganchillo”, con un pequeño gancho en uno de los extremos de la misma.

“Es nuestra perla”, dice Robisco mientras recuerda que, hace seis años, un grupo de mujeres comenzaron a hacer ganchillo. Con sus labores decidieron hacer cosas como cubrir las farolas del pueblo, la fachada del palacio, escenas con animales, una taberna con sus clientes o vestimentas tradicionales. Incluso el pasado año, hicieron un acueducto a escala, todo en ganchillo. “Unas 3000 personas pasaron por Navares para verlo”, comenta el alcalde refiriéndose a la exposición que cada año se realiza en Navares de las Cuevas, una exposición que, en cada calle o plaza, muestra el arte de realizar prendas y objetos increíbles, con unos hilos y una aguja especial. Esta exposición se celebra durante la primera quincena de agosto aunque, este año, a causa de Covid-19, no lo tienen nada claro.

Al finalizar cada una de las exposiciones, las labores se guardan en un almacén que han realizado dentro del palacio pero “nos gustaría tener mejores condiciones para guardarlo bien y que no se estropee”. Están seguros de que si ese museo existiera sería beneficioso para el pueblo y para toda la zona. La esperanza de los vecinos es poder rehabilitar el palacio para convertirlo en el museo permanente de las labores de ganchillo que se han ido realizando por parte de las vecinas del pueblo.

LA RECETA

La encargada de darnos una receta, sabrosa y muy útil, es Dorita, “una de las principales promotoras de la exposición del ganchillo.

Nos cuenta que con el confinamiento, “hacen la labor en su casa” y añade que “menos mal que cuando esto comenzó teníamos material e hilos para hacer” Cuando preguntamos qué labor están preparando para este año si la exposición puede celebrarse, me cuenta que “ahora, de momento, estamos renovando manteos para los maniquíes que tenemos porque alguno está deteriorado ”.

Ahora sí, la receta es… “Pollo Escabechado”

Ingredientes: Pollo troceado, caldo de pollo, agua, una parte de vinagre y 2 de aceite, laurel, ajo, cebolla, pimienta en grano, una cáscara de naranja y sal.

Modo de prepararlo: Se pone todo en una cazuela y se cuece bien. Cuando está cocido, se retiran las pieles del pollo. El pollo se pone en un recipiente y se cubre con el caldo de hacer el escabeche. Así podrá conservarse fácilmente en el frigorífico.