Publicidad

La presentación de la Semana Santa cuellarana ha traído novedades muy importantes y una de las más destacadas ha sido el nacimiento -o resurgimiento, puesto que ya existió en el siglo XVII- de la Cofradía de La Veracruz. Sergio Caminero, al frente de la creación de la misma, se encargó de darla a conocer al público y de mostrar su objetivo de “sumar a la Semana Santa de Cuéllar”. Ya son una veintena de jóvenes y varios comparten militancia con otras cofradías, lo que demuestra su interés con la Semana Santa y sus ansias de que crezca “a nivel religioso, patrimonial y turístico”.

A la pregunta de cómo surge, Caminero se sincera y cuenta que de vuelta de las procesiones de Valladolid el Miércoles Santo pasado, junto a amigos pensó en hacer una cofradía nueva, idea que se consolidó gracias a la ayuda del Párroco, Fernando Mateo, y la Junta de Cofradías. “Nos han apoyado muchísimo, también el Obispado, que es quien tiene la última palabra”, confiesa. “Somos un grupo de jóvenes que queríamos hacer un momento de oración, voluntariado, que será en torno a la música”, explica, y afirma que les une, les estimula y les gusta la Semana Santa. Caminero se adentra en el tema de la estética y cuenta que buscaron algo que no entorpeciera las ya existentes en Cuéllar, del siglo XVII, XVIII, y por eso la suya se enmarcará en el siglo XVI. El suyo será un traje talar, que en este siglo está restringido al luto y a los doctores; “hemos recuperado este traje con un capirote, y es un punto de recuperar el luto de estos días”, indica Sergio, que detalla que será de color pardo, totalmente sobrio, sin ningún tejido ostentoso ni bordados, muy austero.

Cristo de La Encina, imagen de la cofradía de La Veracruz

Pero como toda cofradía, han de venerar a una imagen, que en su caso será el Cristo de La Encina, del siglo XIII, con sede en la iglesia de San Andrés. “Tiene una calidad artística increíble y una vez que lo hemos bajado del pedestal hemos comprobado su valor”, explica Sergio. Procesionarán el Lunes Santo desde el templo e intentarán llegar hasta San Miguel. No tienen relevo de portadores así que este, su primer año, lo consideran un ensayo para los siguientes. Aunque solo cuentan con un acto, colaborarán en el resto con las demás cofradías, y ya miran al futuro: les gustaría recuperar la singularidad del Vicente Ferrer de La Cuesta, una escultura del siglo XVIII y la única en España articulada, un método barroco muy utilizado y que se perdió. “Recuperar estas singularidades puede venir muy bien a la hora de una petición de Interés Turístico Regional”, asegura Caminero.

Otra de las peculiaridades será la bajada de La Morería en procesión, “una cuesta en la que se disfrutará de toda la cofradía íntegra”. Invitan a todo el mundo a acudir con velas y crear así una estampa única, ya que también pasarán por el Arco de San Basilio, un recorrido patrimonial que fuera atractivo. Sergio confiesa que su impulso viene por las emociones que en él despierta la Semana Santa: “es lo único que me sigue dando escalofríos, ver esos pasos en la calle, y siempre he tenido esta propuesta en mente”. 

La Veracruz se estrena este 2020 y con miras a consolidarse históricamente.