Municipio, Junta y Obispado actuarán en los contrafuertes de La Cuesta

El Ayuntamiento, la Junta y el Obispado van a llevar a cabo unas obras de consolidación de uno de los contrafuertes del huerto de la iglesia de La Cuesta, un estudio geotécnico y varias catas.

1

El Ayuntamiento la Junta y el Obispado actuarán en la consolidación de los contrafuertes del muro de delimitación del antiguo huerto (denominados también estribos) de la Iglesia de La Cuesta.

El pasado mes de octubre, por parte de técnicos del Servicio Territorial de Cultura, de la Oficina Técnica municipal y la concejala de Patrimonio, Luisa Mª Gómez, se realizó una visita de inspección a la Iglesia de Santa María de la Cuesta, para comprobar el estado de esos contrafuertes. Comprobaron que el estado del contrafuerte central era crítico, apreciándose en las caras laterales unos agrietamientos que provocan el giro y desplazamiento de éste elemento, así como zonas desprendidas en la esquina sureste por falta de cohesión.

La visita permitió determinar peligro por desprendimiento y la necesidad de garantizar la seguridad tanto del inmueble como de las vías públicas. Con el objetivo de eliminar éste peligro se realizaron distintos informes y presupuestos, y se iniciaron las negociaciones tanto con el Obispado de Segovia (propietario), como con la Junta de Castilla y León. Finalmente se ha llegado a un acuerdo de financiación para la ejecución de las obras, en el que la Junta aportará 43.785,03 euros, el Obispado de Segovia 15.000 euros y el Ayuntamiento correrá con los gastos de la Dirección facultativa.

Los trabajos que se llevarán a cabo serán la consolidación urgente del contrafuerte central con la instalación de un apeo provisional de la zona superior del estribo con perfiles metálicos, con el fin de evitar desmoronamientos que pudieran causar daños a los operarios, la consolidación de la base del sillar de apoyo mediante inyecciones de mortero de cal hidráulica, la reconstrucción en una esquina de los sillares y de la mampostería desaparecidos. y el cosido, en las tres caras del contrafuerte, de las grietas exteriores e interiores mediante barras de acero inoxidable de 1,20 metros de longitud sobre una lechada de cal hidráulica.

Por otro lado, aunque en los tres últimos años no se ha detectado un avance apreciable en los desplazamientos o en los desplomes de los muros, existe un riesgo a medio plazo de que se vuelvan a producir nuevos movimientos. Con el fin de diagnosticar las causas que los producen, conocer su progresión y permitir la elaboración de un proyecto definitivo de estabilización del conjunto se van a llevar a cabo un estudio geotécnico que, además de servir para aclarar las causas de los desplazamientos, aporte los datos imprescindibles sobre las características del subsuelo y diversas catas unas sobre las grietas existentes para conocer las características de la fractura y otras sobre las bases de muros y estribos para averiguar en qué condiciones están éstos apoyando sobre el terreno.

Todas las catas se llevarán a cabo con el preceptivo seguimiento arqueológico.