Moncho Alpuente y Javier Del Amo, en la presentación de “Los días frágiles”

La sala cultural Alfonsa de la Torre acogió la presentación de la cuarta novela del cuellarano José Luis G. Coronado en la que el autor estuvo arropado por Moncho Alpuente y Javier del Amo.

17

Volviendo a las primeras páginas de su vida, a su infancia y adolescencia, tal y como el mismo reconoció, el cuellarano José Luis G. Coronado, eligió Cuéllar para presentar su cuarta novela “Los días frágiles”.

El escritor y periodista Moncho Alpuente y el también escritor Javier del Amo acompañaron a Coronado en este acto que acogió la sala cultural Alfonsa de la Torre.

Más de un centenar de vecinos, de amigos y familiares quisieron acompañar al autor. El acto también contó con una performance sobre la obra a cargo de Luis Sanz “Chan” acompañado a la guitarra por Víctor de la Fuente. La concejala de Cultura, Mª Carmen Gómez, presentó el acto.

Alpuente definió la obra como una novela picaresca, aunque también con toques costumbristas, policiacos… “Habla de la picaresca de la gente enquistada en las costuras de la legalidad”, afirmó. A su juicio la parte más autobiográfica es cuando Coronado habla de las comidas y bebidas. “Afortunadamente como en los buenos libros hay mucho del autor”, señaló. Tabernas, puticlubs, polígonos industriales… son los escenarios en los que se desarrolla el argumento. Alpuente definió al protagonista como “canalla, alcohólico y sentimental”. Destacó que la novela tiene un lenguaje “coloquial, con gracejo, socarronería, sin ser grosero y con referencias cultas”. Del Amo destacó la “omnipresencia de José Luis en el libro” y destacó algunos fragmentos de la obra.

Editada por Huerga y Fierro, “Los días frágiles” narra a través de sus 319 páginas la fábula de una rebelión, es un relato “de la azarosa peripecia de un grupo humano al que su condición marginal ha confinado en el extrarradio del sistema”. La primera novela que escribió Coronado fue “Las Glebas” publicada en 1979, a ésta le siguieron “El envés de la utopía” en 1984 y “El Tagarote” en 1987, obra con la que recibió el Premio Ángel Guerra de Novela.