La directora general de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, María Pardo, y el delegado territorial de la Junta en Segovia, José Mazarías, visitan Turégano, junto con el alcalde Juan Montes. / EL ADELANTADO

El proyecto de adecuación del conjunto arquitectónico constituido por el Castillo e Iglesia de San Miguel de Turégano recibirá una subvención directa de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de 500.000 euros. La iniciativa, llevada a cabo por el Ayuntamiento de la villa, consiste en la consolidación de elementos en mal estado, la dotación de servicios complementarios y la organización de los espacios exteriores para reforzar con estas actuaciones la utilización del conjunto arquitectónico como contenedor de nuevas actividades culturales y punto de encuentro e iniciativas de la localidad.

Por tanto, se ejecutará la consolidación de pavimentos y paramentos que representen un obstáculo o peligro para los usuarios y la adecuación de los espacios existentes como receptores de actividades. En cuanto a los exteriores, la intervención habilita alguno de los espacios adyacentes situados en el interior del perímetro de protección para facilitar la accesibilidad universal, el aparcamiento de vehículos privados y el estacionamiento temporal de vehículos de transporte público.

Para conocer el proyecto de primera mano, la villa recibió este jueves la visita de la directora general de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, María Pardo, y el delegado territorial de la Junta en Segovia, José Mazarías, que acompañados del alcalde Juan Montes pudieron comprobar el proceso establecido.

El proyecto de adecuación del conjunto arquitectónico conocido como Castillo de Turégano, integrado por el Castillo y la Iglesia de San Miguel, forma parte del Plan Estratégico de Valoración Arquitectónica y de Dinamización Cultural del municipio que puso en marcha el Ayuntamiento que, entre otras medidas, persigue disponer de los espacios necesarios para acoger la recepción de visitantes a la localidad y establecer un lugar para desarrollar actividades capaces de despertar la implicación de los habitantes de la villa hacia su propio patrimonio.