30-01Iglesia-de-San-Cristób
Iglesia de San Cristóbal. / José Antonio Santos
Publicidad

La localidad de Matabuena, cuyo nombre significa “lugar poblado por un bosque de árboles de una sola especie” que debía estar bien cuidado pues, añade el adjetivo de origen latino “bona”, cuenta hoy con dos núcleos de población más: Cañicosa y Matamala pero, en su momento, hubo otros barrios más, hoy despoblados, cuyos nombres son: El Casar, Vallisteban, El Villar y Los Villares. Se piensa que en el Pago de la Peña del Castillejo, existió en la época Medieval una torre defensiva o atalaya, que controlaba o protegía el paso natural del puerto de Linera.

Matamala, barrio de Matabuena al que físicamente está ya unido y es difícil diferenciar donde termina uno y comienza el otro, tiene un nombre que significa “Pequeño bosque que produce poca leña o esta es de mala calidad”. Se supone que fue repoblado por burgaleses porque en esta provincia existe una localidad con el mismo nombre.

En el caso de Cañicosa, barrio de Matabuena, está situado a kilómetro y medio de esta localidad. En el año 1247 este barrio se llamaba Sant Christoval de Cannicosa y, sus pobladores debían proceder de una aldea del mismo nombre que se encuentra en los pinares de la Tierra de Lara en la provincia de Burgos.

Se encuentra a una altitud sobre el nivel del mar de 1150 metros y su clima suele ser de inviernos con temperaturas muy bajas y algunas nieves y, veranos no muy calurosos y secos. La localidad se encuentra en el extremo oriental de la provincia de Segovia y hace frontera con la Comunidad de Madrid.

Este pequeño pueblo segoviano, perteneciente a la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza, vive ligado a la actividad agrícola, a los servicios y a la albañilería y, por su término municipal cruza la Cañada Real Soriana Occidental, por la que pasaba el ganado trashumante que provenía de Soria en dirección a tierras extremeñas.

patrimonio La Iglesia Parroquial de Matabuena se dedica a San Cristóbal y, de su origen románico, conserva su sencilla portada de dos arquivoltas, sustentadas por capiteles figurados con motivos de aves enfrentadas, el resto del edificio es el resultado de varias reformas. El templo tiene tres naves y dentro de él se encuentra una pila bautismal y pinturas e imágenes.

La Cueva de la Fuente Buena fue descubierta en el año 2003 al realizar obra para el frontón. El equipo de arqueólogos que ha estado investigando su interior ha descubierto una zona ocupada durante la Edad del Bronce y otra que fue dedicada a actividades religiosas, de culto o funerarias y, su uso más reciente, conocido gracias a las inscripciones, tuvo lugar en los siglos XVI y XVII, cuando esta cueva se tapó. La dificultad que entraña el acceso a esta cueva no permite su apertura al público pero, se está trabajando en la posibilidad de ofrecer visitas virtuales.

En una zona próxima al pueblo se encuentra la ermita del Santo Cristo de la Columna, en el cementerio y, en el barrio de Cañicosa, la ermita de San Martín de Tours que data de 1794. Un pequeño edificio rectangular y enfoscado, con portada de medio punto y un campanil. Por último, en el barrio de Matamala, se encuentra la Ermita de Santa Bárbara, de San Juan o San Esteban, no está muy claro a qué santo corresponde la advocación.

Las fuentes son importantes en este municipio. La de Cañicosa, de 1933, fue realizada durante la República y, el alcalde de la época mandó grabar la inscripción “Construcción de la República”. Esta inscripción fue picada durante la Dictadura y el alcalde fue apresado. En Matamala, existe otra fuente construida en 1934 y su manantial esta junto al Prado de las Fuentecillas y, en el caso de Matabuena, la fuente se encuentra en la plaza, se llama Fuente de San Pedro y, se construyó en 1951.

Rollo o crucero de justicia. Dentro del núcleo de Matabuena se encuentra una columna con una calavera en su base que debió ser el lugar donde, siglos atrás, se celebraban los ajusticiamientos de la Inquisición.

Existieron en Matabuena dos molinos y, de ellos, el último cerró en los años 70. Esta tradición se recogió en un museo- con las piezas y maquinaria usada en ellos pero ya no está abierto al público. Para terminar, en esta localidad, existe una fragua, la última del pueblo, en la que se pueden ver cómo era este trabajo.

El entorno

El paisaje Matabuena se caracteriza por una importante diversidad paisajística a causa de su relieve. En la zona más elevada se encuentra, en mayor medida, vegetación herbácea, en la zona montañosa pino silvestre y enebro y, en el pie de la montaña, espino blanco y rebollo. Alrededor de los núcleos urbanos aparecen prados con fresnos centenarios y, siguiendo el curso de los arroyos y ríos, bosques de olmos, fresnos y sauces.

Las construcciones tradicionales crean un conjunto armónico con fachadas de piedra y cubiertas de tejas a la segoviana o teja a canal o a torta y lomo, que es una manera tradicional de colocarlas en la provincia de Segovia pero, también en Ávila, Valladolid, Palencia, Soria y sur de la provincia de Burgos.

Este sistema consiste en la colocación de las piezas de abajo, en forma de canal sobre un lecho de barro, sin necesidad de piezas cobija, las de arriba, salvo en los aleros. Las razones por las que se utiliza este sistema son: el ahorro de materiales pues, aproximadamente se ahorra un 50% de las tejas al no colocar la segunda capa; en segundo lugar, este sistema hace que el peso del tejado sea menor permitiendo construcciones más ligeras y, por último, también proporciona un mantenimiento del tejado más fácil.

En el caso de Cañicosa, con sus 20 habitantes que en verano se duplican, se ha convertido en uno de los pueblos con mayor atractivo turístico de la zona por su cercanía a Pedraza, su buena comunicación con otros pueblos con similar capacidad turística como Navafría o Sepúlveda y por la oferta de alojamiento de calidad que posee.

Tradiciones

En Matabuena, como en buena parte de la provincia, el Paloteo, la danza tradicional que viene de siglos atrás, tiene una importancia fundamental. Se cree que simboliza a las antiguas luchas entre “moros” y cristianos y, Matabuena cuenta con su propio Grupo de Danzas.

Fiestas

En el municipio de Matabuena, a lo largo del año se celebran las siguientes fiestas: el 25 de julio, Santiago Apóstol, el Ayuntamiento y las asociaciones la Anduela y las Peñas, organizan varios días de fiestas.

El último fin de semana de Agosto, Nuestra Señora la Virgen del Carmen, fiesta que se complementa con muchas actividades culturales durante la semana anterior y, el 1 de mayo, la romería de la Subida a la Cruz de las Reliquias, que se encuentra situada en lo alto de la sierra (1957 metros de altitud) y después comida en Los Bardales y, San Martín, el 4 de julio, aunque normalmente se celebra en noviembre, el fin de semana más cercano a esta fecha, en la que San Martín fue consagrado Obispo de Tours en el año 371, se celebra el día en la ermita, en Cañicosa, con comida popular y música.

Matabuena hoy

El alcalde de esta pequeña localidad desde 2007, Lorenzo Martín Sanz (PP), sonríe cuando preguntamos por los proyectos previstos para el año 2018 mientras comenta: “Veremos cómo anda la cosa…” Más tarde se anima y cuenta que durante los próximos meses está previsto arreglar la plaza de San Pedro en el núcleo de Matabuena, donde también cambiarán las tuberías de la Fuente de San Pedro, ubicada en esta misma plaza.

Independientemente de estas obras en un punto concreto del municipio, durante este año se continuará realizando el cambio de las redes de agua.

Dónde comer en Matabuena

En esta localidad existen dos establecimientos de hostelería. Por un lado el Bar Emilia, ubicado en la plaza del Ayuntamiento de Matabuena. Es el bar más antiguo y tradicional del pueblo que, además es famoso por sus buenos vinos y, durante las fiestas es el primer establecimiento en participar porque el escenario donde se realizan las actividades, se sitúa allí mismo.

La otra posibilidad está en el barrio de Cañicosa. Su nombre es Bar-Terraza G&H. Un establecimiento decorado de manera agradable en estilo rústico en el que se puede tomar un aperitivo o una bebida. A la hora de comer, por encargo, se preparan pollos asados y cocido madrileño.

Dónde dormir

En este municipio encontramos varias casas rurales como Casas Rurales El Portón, en Cañicosa, con capacidad para 2-31 personas. Son 7 casas rurales a los pies de Somosierra. A 5 km de Pedraza y a 40km de Segovia. Son de alquiler individual o en conjunto y todas las casas están completamente equipadas. Cuatro de ellas comparten jardín y piscina en verano.
El Refugio La Hondilla, en Matabuena, con capacidad para 2-24 personas. Es un centro de turismo rural que se alquila por habitaciones. Dispone de comedor, televisión y baño en la habitación y chimenea. Acceso a internet.

Casa Rural El Hogar del Fresno, en Cañicosa, con capacidad para 4-7 personas, casa de piedra con techos y suelos de madera. Dos dormitorios, dos cuartos de baño y jardín con porche.

Por último La Casa Rural La Cantañera, en Cañicosa, con capacidad para 14 personas. Con bonita decoración segoviana, un cuidado jardín con barbacoa y siete habitaciones.

Receta

Su nombre es Josefina Arcones y es concejala en el Ayuntamiento de Matabuena. Aprendió a moverse entre fogones a la hora de preparar platos de nuestra cocina tradicional, gracias a las enseñanzas, entre otros, de Tomás García Gil que a sus 96 años es la persona de más edad del pueblo y, de Alfonso Gil y Gil. Ambos son vecinos de la localidad y siempre han sido los encargados de realizar las calderetas de cordero cuando han llegado las fiestas. Josefina lleva viviendo en Matabuena desde que se casó, hace 29 años, porque ella es de Rades de Abajo (Pedraza). Ha sido concejala de este Ayuntamiento casi desde el principio, con una pequeña pausa de cuatro años cuando sus hijos eran pequeños. Considera que es necesario comprometerse con esta labor porque “hay mucho que hacer” y continúa diciendo que “hasta ahora ha estado bien porque siempre había gente pero ahora… cada vez somos menos” aunque, con orgullo recalca… “se han hecho muchísimas cosas”.

30-02-Josefina-Arcones,-con
Josefina Arcones, concejala del Ayuntamiento de Matabuena.

Josefina Arcones, es concejala por el Partido Popular y se encarga del apartado de fiestas y de las relaciones con la gente del pueblo y, en esta ocasión, nos ha contado cómo se prepara la caldereta de jabalí en una localidad muy acostumbrada a la caza.
En Matabuena habrá, nos cuenta Josefina, entre 15 y 20 cazadores y lo que se caza en es, principalmente, jabalí y liebre.

Caldereta de Jabalí. Nos cuenta Josefina que procura realizar la caldereta de jabalí en caldero, en lumbre baja (chimenea o, con un trípode, en el patio). Pone el caldero con un poco de agua que, de forma muy justa, cubra los trozos de carne de jabalí (no muy grandes y con hueso). Espera que todo rompa a cocer y lo “espuma” o limpia con la espumadera y, después lo deja seguir hirviendo, añadiendo más tarde unos ajos picados, unas cuantas hojas de laurel, sal, pimentón, guindilla (al gusto) y, un poquito de vino.

Tradicio
Lo deja a fuego fuerte una hora (mientras la lumbre está fuerte, con llama…) y, cuando la lumbre baja en intensidad, se deja que el guiso continúe así hasta que está en el fuego de dos horas y media a tres horas. Cuando solo falta media hora para terminar el guiso se mueve el contenido del caldero para que la carne coja el jugo y se ligue todo mejor pero, esto es importante, moviendo el caldero… “caldereteando”, no se debe mover solo lo que hay en el interior, solo con el movimiento del caldero.