Iglesia de San Esteban. / José Antonio Santos
Publicidad

Mata de Cuéllar es un pequeño municipio con 266 habitantes censados, ubicado en la carretera que va desde Olmedo a Cuéllar, en el límite con la provincia de Valladolid. Su nombre significa “porción de terreno boscoso”, al que se añadió “de Cuéllar” en el siglo XIX, por formar parte de su Comunidad de Villa y Tierra aunque, hasta el siglo XIII, se le conocía solo como “La Mata”.

Destaca por su paisaje repleto de pinos piñoneros, con sus copas redondeadas que hoy se continúan explotando por parte de los “piñoneros”, aunque hoy ya no suben a los pinos y recogen las piñas sino que siguen otras técnicas mucho más modernizadas para extraer este fruto tan conocido.

El pueblo está rodeado de cerros, lo que da un aspecto único a esta zona de la provincia. Un jardín realizado por los vecinos, recoge las principales especies vegetales de la zona.

En La Mata de Cuéllar existe una senda conocida como “Al fondo del Mar” que se adentra en el monte de la Fuente del Valle y que muestra en su suelo calizo un abundante número de fósiles y conduce a un mirador desde donde se disfrutan paisajes únicos del Mar de Pinares y la unión de los ríos Cega y Pirón.

En la zona que rodea a esta población, existen yacimientos arqueológicos de diversas épocas. En uno de los cerros que rodean a La Mata de Cuellar, la “Cotarra del Tesoro”, se han encontrado cerámicas campaniformes, puntas de flecha y hachas de hace cuatro mil años y otros restos de épocas más cercanas.

Por esta localidad, situada a 74 km de Segovia, pasa el río Cega y su actividad principal está unida a la agricultura y a la ganadería, sin olvidar los pinares pues, la resina y los piñones son hoy una importante fuente de ingresos. En estos tiempos, en el siglo XXI, también se asientan en Mata de Cuellar algunos negocios y empresas dedicados a la prestación de diferentes servicios.

Mata de Cuéllar y la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar

La Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar cuenta actualmente con 39 municipios (42 poblaciones) y su capital es la Villa de Cuéllar. Esta comunidad está dividida en seis sexmos que toman su nombre del municipio más importante: Sexmo de Cuéllar, de Montemayor, de Valcorba, de Hontalbilla, de Navalmanzano y de La Mata, forman el mosaico de esta comunidad.

La Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar en diversas ocasiones se ha intentado disolver y repartir los bienes comunes entre los municipios que la componen pero, los tribunales han determinado que es muy complicado proceder al reparto y la comunidad continúa en vigor.

Mata de Cuéllar es el municipio que da nombre a uno de los sexmos, el Sexmo de la Mata, el que ha perdido más población y en el que han desaparecido un importante número de poblaciones, hoy despoblados, como: Torre de don Velasco, Óvilo, Valarto, Cardenal de Torre, Ruy de Manzano, Pesqueras, Olivera y La Moraleja… entre otros muchos.

Patrimonio

La Mata de Cuellar no es una población en la que encontremos un gran número de monumentos o edificios de interés pero, se puede destacar la iglesia de San Esteban, de construcción moderna, en ladrillo y piedra. Esta iglesia se construyó tras el incendio y posterior hundimiento de laantigua el 14 de octubre de 1960 en las primeras horas de la madrugada.

Lo más destacable, desde un punto de vista patrimonial en Mata de Cuellar es su entorno, que encuentra su punto más evidente en la “Senda al Fondo del Mar” que dirige los pasos del visitante al “Mirador de Pinares”.

La senda inicia su camino en Mata de Cuéllar y se dirige a la Fuente del Valle. Camino asentado en un sustrato calizo, poblado de pinos piñoneros, encinas, sabinas… que lleva hasta el Mirador desde el que es posible divisar el Mar de Pinares…, la unión entre los ríos Cega y Pirón y, las poblaciones cercanas. Junto al entorno natural de la zona, en esta senda se pueden ver fósiles de diferentes tipos.

Precisamente esos fósiles son los “culpables” de que este camino sea conocido como “Senda al Fondo del Mar”. Su gran valor geológico y arqueológico, sin olvidarnos del valor ecológico y natural, justifican su denominación. Los fósiles son, principalmente algas y otros organismos fosilizados que, de modo genérico, se conocen como Cocolitos. Su existencia en este lugar, podría indicar que, hace años, muchísimos años hasta aquí llegó el mar.

Otro de los puntos importantes, a la hora de hablar de patrimonio es el antiguo convento de Nuestra Señora de Gracia, también conocido como “de Santa María del Pino”. Este convento se fundó a finales del siglo XIV o principios del siglo XV, dentro de lo que hoy es el término municipal de Mata de Cuéllar. Su fundador fue Alfonso García de Cuéllar, alcalde de los Reales Alcázares de Segovia, contador mayor de Enrique III de Castilla y Regidor de Cuéllar. En el año 1835 cerró sus puertas a causa de la Desamortización de Mendizabal. Hoy, este antiguo edificio ha sido restaurado y ha pasado a ser la vivienda privada.

También se pueden ver las ruinas de un palomar, algo que destaca porque en esta zona existía un importante número de ellos aunque hoy solo existe este, en muy mal estado.

Fiestas

El calendario festivo de Mata de Cuéllar comenzaría con la fiesta del Lunes de Pascua, pasaría por San Isidro Labrador y San Esteban, el primer fin de semana de septiembre para aprovechar la mayor presencia de vecinos en la zona.

La fiesta más conocida y popular, el día 26 de diciembre, es el Festival de Dulzaina y Tamboril “Agapito Marazuela”. Este festival se celebra cada año y reúne a un importante número de grupos de toda España para interpretar jotas, pasodobles y danzas de todo tipo. La fecha en la que se celebra el festival, 26 de diciembre, es San Estaban aunque en Mata de Cuéllar esta fiesta patronal se ha pasado al primer fin de semana de septiembre para aprovechar el periodo vacacional de los vecinos.

Vista de Mata de Cuéllar. / José Antonio Santos

Concretamente, el pasado año, el festival reunió a unos veinte grupos y comenzó con la actuación del grupo local, la asociación La Dulzaina Suena. Después, tras las actuaciones de los grupos, la gastronomía popular, a base de cocido y sopas de ajo, puso el punto sabroso a una fiesta que ya es toda una tradición en la provincia.

En otra de las fiestas del municipio, San Isidro, desde hace unos años, en la localidad de Vallelado tuvieron la iniciativa de crear unas jornadas de tapas en las que participan los pueblos de Vallelado, Mata de Cuellar y San Cristóbal Cuéllar. Cada uno de los bares de estos pueblos prepara una tapa especial y, entre los vecinos que las van probando, se realiza un concurso.

Mata de Cuéllar hoy

El alcalde de Mata de Cuéllar desde hace algo más de cuatro años es Lorenzo Gómez Esteban (PP) quien comenta que en el año 2000, el pueblo tenía unos 325 habitantes y, en cambio hoy, como ya se ha comentado, la cifra se ha reducido hasta los 266. Este dato indica que Mata de Cuéllar ha ido perdiendo población pero de manera contenida y añade que cada vez se observa en su término municipal, un mayor número de viviendas dedicadas a segunda vivienda, tanto a través del arreglo de viviendas que han pertenecido a la familia como de nueva construcción.

Gómez Esteban comenta además, las obras previstas para ser realizadas en la localidad en los próximos meses. Para empezar, se realizará el arreglo de ciertas calles y, sobre todo la puesta al día del parque del pueblo, ubicado en el camino de Cogeces, para que los más pequeños tengan un espacio en el que puedan jugar con nuevos bancos y columpios. Este parque hoy se encuentra avejentado y la intención es recuperarlo renovando en mobiliario.
Al preguntar al alcalde por la iluminación pública y la situación de las redes de agua, su respuesta es que se han cambiado recientemente y que, en ese sentido, el pueblo se encuentra en muy buen estado “por eso nos queremos concentrar ahora en la mejora de las calles y el parque”.

Dónde comer

Y decimos comer porque Mata de Cuéllar es una de las pocas localidades donde no hay ninguna casa rural pero recordamos que el pueblo se encuentra a pocos kilómetros de Cuéllar e Íscar y, por lo tanto, es fácil disfrutar de la zona.

Lo que sí es posible es acudir a los dos bares como bar Chicote y bar Sancho se puede disfrutar de tapas, pinchos y platos combinados de gran calidad.

Estos dos establecimientos, junto a los bares de Vellosillo y San Cristóbal de Cuéllar, participan en las jornadas de tapas, habitual durante las fiestas, sobre todo en la de San Isidro Labrador.

Receta

Desde Mata de Cuéllar, Noelia ha sido la encargada de ofrecernos la receta de esta semana. Noelia nació en Sanchonuño y llego hace años a Mata de Cuellar, tras su matrimonio. A nuestra protagonista de hoy le gusta vivir en el pueblo por su tranquilidad y por la vida “familiar” con la que se desarrolla el día a día, de hecho, resalta que llegó a Mata de Cuellar desde un pueblo de mayor tamaño y sigue viviendo muy bien.

Noelia regenta el bar Sancho, que creó su marido y se llama así por el apellido de la familia. Un establecimiento pequeño en el que ofrecen tapas y pinchos para acompañar a los aperitivos y cervezas. También preparan algún tipo de platos combinados rápidos cuando alguien tiene que comer allí pero no tienen restaurante como tal.

Noelia nos ofrece la receta de Medallón de Cochinillo Confitado:

Ingredientes: Un cochinillo de uno 20 kg, tomillo, aceite de girasol, cebolla, azúcar, zanahoria, vino Pedro Ximenez y puerros.
Modo de Prepararlo: En esta receta se debe poner en el horno, al mínimo, el cochinillo cubierto de aceite de girasol y, unas ramitas de tomillo, dejarlo en el horno durante 8 o 10 horas. Sacar del horno, dejar enfriar, deshuesar, desmigar la carne y, con pequeños moldes, hacer formas con ella. Confitar la cebolla en una cazuela con cebolla cortada en rodajas o en juliana y azúcar. Después, realizar la salsa con los huesos del cochinillo, zanahorias, puerros y vino de Pedro Ximénez. Cocer a fuego suave hasta que se reduzca, después retirar los huesos y pasar la salsa por el chino. Se coloca entonces un medallón de carne del cochinillo y una cucharada de cebolla confitada sobre el pan de hamburguesa, se añade un poco de salsa, se coloca la otra parte del pan y el plato estará preparado. Con esta receta, el bar Sancho, ganó uno de los concursos de tapas que los bares de los pueblos cercanos organizan cuando llegan las fiestas de San Isidro.