Publicidad

Como cada vez que hay oportunidad en la villa, los cuellaranos han mostrado su solidaridad incondicional. Esta vez, la causa ha sido el cáncer, enfermedad que, por desgracia, toca casi todos los hogares, directa o indirectamente.

Desde que la delegación de la AECC en Cuéllar anunciara esta iniciativa, las inscripciones han sido un goteo constante que en la primera semana llegaron en masa. Los cuellaranos tenían claro que querían ser partícipes de esta propuesta, pero además se ha unido gente de otras localidades, como Campaspero. En total, 1225 dorsales repartidos por inscripciones a 6 euros, un éxito rotundo para esta primera edición.

Cuéllar amaneció el domingo soleado y con una temperatura perfecta para esta marcha contra el cáncer. Desde primera hora, los vecinos se concentraron en la Plaza de La Soledad, donde se efectuó la salida de la marcha con un corte de cinta. Entre los cientos de personas reunidas por la causa se pudo ver a las organizadoras acompañadas del alcalde de la villa, Carlos Fraile, y buena parte de la corporación municipal. Así, sin prisa peros sin pausa, completaron un recorrido de algo más de cuatro kilómetros bordeando la villa, y pasando primero por arterias principales como la calle Las Parras o Resina.

A su llegada a San Francisco, punto de partida, los aplausos precedieron a la interpretación conjunta de la canción ‘Resistiré’; sin duda, un símbolo de aliento a todos aquellos que se encuentran en plena batalla o que lo han sufrido. Seguidamente, se realizó un sorteo de regalos entre los dorsales participantes. Los colaboradores cedieron todo tipo de productos y tanto la organización como los participantes esperan que el año que viene se pueda contar con un patrocinador que se encargue de las camisetas. Este año no se logró, pero muchos acudieron ataviados con camisetas verdes, color representativo de esta causa.

La recaudación entre dorsales y venta de productos de la AECC, como camisetas, ha superado en total los 8.000 euros. Así, la iniciativa ha sido todo un éxito y solo el principio de más ediciones. La organización, muy dispuesta en todo momento, se ha volcado para que la mañana sucediera como tal: un momento de vecindad, apoyo, solidaridad y muy buen ambiente.