Los voluntarios de Protección Civil en el almacén donde guardan los productos donados. / E.A

Más de 120 familias con niños pequeños, personas en situación de ERTE o en el paro, extranjeros que residen en El Espinar y vecinos de toda la vida. La pandemia provocada por el Covid-19 no da tregua y son muchas las personas que acuden al banco de alimentos municipal para poder subsistir. Allí encuentran a los voluntarios de la Agrupación de Protección Civil que ya han repartido cerca de 7.000 kilos de productos.

Productos todos ellos donador por el Ayuntamiento, por empresas locales, por asociaciones y clubes deportivos o por particulares y adquiridos en su gran mayoría en los comercios de la localidad para favorecer a los pequeños negocios. Una cadena de solidaridad sin limites que se encarga de controlar Carmen Ramírez, responsable de la Agrupación de El Espinar.

La solidaridad de los espinariegos no tiene límites. Tenemos que estar muy agradecidos a todas las entidades que han colaborado y a todos los particulares que semanalmente nos llaman para preguntar qué productos nos hacen falta”, explica Ramírez que junto a otros cinco voluntarios se encarga de preparara los lotes de productos.

Dos o tres botellas de aceite, leche, lentejas, garbanzos, verdura cocida en tarros, galletas, cereales, pañales, productos de higiene personal o tomate frito son algunos de los productos de los que se componen los lotes que, en función de la situación y de las necesidades de las familias, reciben las personas que llaman al teléfono de Protección Civil solicitando la ayuda.

Muy de cerca sigue este proyecto Montserrat Sanz Solís desde la concejalía de Asuntos Sociales e Igualdad, en colaboración directa con CEAS. “El objetivo de este proyecto es que ninguna familia se quede sin comer. Los lotes los preparamos de un día para otro y los vienen a recoger al almacén donde guardamos todos los productos donados o se lo llevamos a casa”, declara la responsable de Protección Civil.

Este proyecto, que comenzó en el mes de mayo con una donación del Ayuntamiento, se ha ido nutriendo de nuevas iniciativas como los conciertos que se celebraron en ‘Los Veranos del Pidal’ en los que a modo de entrada, los espectadores donaban al menos un kilo de productos. Desde Protección Civil agradecen a todos los contribuyente su solidaridad y apelan a la responsabilidad de los vecinos para cumplir con las normativas sanitarias y medidas de restricción para poder salir lo antes posible de una situación que se está llevando por delante a muchas familias anónimas pero agradecidas de El Espinar.