concentracion feminista web
Instantes de la concentración feminista en la Plaza Mayor, en contra de la mediática sentencia de ‘La Manada’./ c.n.
Publicidad

Tras conocerse la sentencia que juzgaba a ‘La Manada’, se desató el inconformismo a nivel nacional, y Cuéllar se sumó a esta ola de concentraciones y manifestaciones. Sobre las 16.30 horas, como explicó la portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, Montserrat Sanz, decidieron que en Cuéllar también debería haber una manifestación para demostrar el desacuerdo con la sentencia. Así, a través de redes sociales y boca a boca, la vecindad se hizo eco de la concentración a última hora del jueves.

La Plaza Mayor de la villa fue tomada en su mayoría por mujeres, concentrándose más de 200. También se vio a varios hombres que, aunque en minoría, se unieron a esta muestra de indignación. Lucía Arranz, del Área de Juventud de IU, leyó un extracto de la sentencia, concretamente el de “hechos probados”, que desató los murmullos, las caras de inconformismo, de rabia y de intolerancia hacia este tipo de actos. Varias jóvenes leyeron algunos de los textos que se habían podido compartir a través de las redes durante la jornada, y también se leyeron poemas de defensa a la mujer. “No es no”, “Yo sí te creo, hermana”, “No es abuso, es violación”, fueron algunas de las consignas más repetidas durante el encuentro por todas las voces que se alzaron en el centro de la localidad y que no se centraron en la ideología política sino en la vertiente social.

Sanz alabó la conducta de los allí presentes y reconoció sorpresa ante una convocatoria tan precipitada y para la que apenas se habían podido preparar iniciativas. Pero el sentir era común y todos compartieron ideas y valores en defensa de la mujer y en contra de una sentencia que consideraron “totalmente injusta” en varias ocasiones de las que se habló a viva voz.

Tanto desde IU como desde la Plataforma 8M se animó a ser partícipes en otras actividades futuras que se realicen, como proyección de películas o charlas, que tienen como fin último paliar la indefensión de la mujer en casos tan graves como este.