Autoridades provinciales y locales en el reformado coro de Martín Muñoz de las Posadas./E.A.

Martín Muñoz de las Posadas restaura el coro de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y San Sebastián, que fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1996. El delegado territorial de Segovia, José Mazarías, visitó ayer la iglesia para conocer las rehabilitaciones acometidas por la Junta de Castilla y León en el templo. En la visita estuvo acompañado por dos concejales del Ayuntamiento, Valeriano Manzanas y Jesús Sáez y por el vicario general de la Diócesis de Segovia, Ángel Galindo. El coro de la iglesia manifestaba profundas deformaciones, especialmente en sus viguetas y vigas. Parte de su enlosado se encontraba suelto y afectado por la carcoma, debido a una mala conservación de la tabla que le sirve de base y la flexión de los elementos estructurales que lo soportaban. Por estas deformaciones, parte de la estructura del coro se estaba apoyando directamente en las bóvedas de la iglesia.

Estos defectos han motivado la intervención de la Junta a través del Servicio Territorial de Cultura y Turismo para restaurar y reparar la estructura del coro y su pavimento. El proyecto, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ha contado con un total de 45.375 euros de inversión.

La intervención ha consistido en la sustitución de todo el entablado de madera y de gran parte de los elementos que conforman este conjunto, para darle estabilidad y adecuarlo a la normativa técnica de aplicación en vigor.

Así, las obras comenzaron levantando el pavimento, el entablado y la estructura de madera. Fue sustituida por una nueva estructura de madera laminada compuesta por cuatro vigas, apoyadas en los muros laterales. También, se ha colocado un nuevo entablado, también de madera y una capa de regulación de hormigón armado sobre la que se ha colocado el pavimento.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y San Sebastián ocupa un costado de la plaza de Martín Muñoz de las Posadas. La construcción primitiva en ladrillo se remonta al siglo XIII, época a la que corresponde la nave. La cabecera fue mandada construir por el Cardenal Diego de Espinosa a mediados del siglo XVI, en estilo gótico-renacentista, y concluyó en 1567. La torre, que se levanta en el ángulo suroeste, tiene cuatro cuerpos de altura producto de diversas fases constructivas (la inferior es del siglo XIII, mientras que las siguientes datan del siglo XVI).