Javier Maroto, en la sede del PP de Segovia. / NEREA LLORENTE
Javier Maroto, en la sede del PP de Segovia. / NEREA LLORENTE

Javier Maroto ha adquirido una vivienda de Sotosalbos, localidad donde figuraba como empadronado, y donde hasta el año 2020 vivía en alquiler.

El otra vez portavoz del PP en el Senado, ha presentado la declaración actualizada de bienes con motivo de su reciente toma de posesión del escaño. En ella figura la adquisición de un inmueble en Sotosalbos que realizó en 2020. Para su compra no ha tenido que recurrir a préstamo hipotecario, como sí hizo con la otra vivienda que posee, también en un 50 por ciento de propiedad, en Madrid.

Según fuentes vecinales, Maroto se empadronó en una vivienda, pero poco después adquirió otra casa que se encontraba a medio construir, y desde que finalizaron las obras reside en ella.

Este hecho coincide con la petición del Partido Castellano-Tierra Comunera, de solicitar la anulación de Maroto como empadronado en Sotosalbos.

La decisión del Ayuntamiento andaluz de Salobreña de dar de baja en el padrón municipal a Macarena Olona, ha animado al Partido Castellano-Tierra Comunera, a pedir al Consistorio de Sotosalbos que actúe de la misma forma con Javier Maroto, senador del PP.

En un comunicado, el partido regionalista ha pedido al Ayuntamiento de Sotosalbos, gobernado por el PP, “la misma celeridad en tramitar una baja en el padrón por su supuesta ilegalidad, que la mostrada por el Ayuntamiento de Salobreña, que en unas horas” ha dado de baja de su padrón a Macarena Olona.

La formación castellanista denunció el pasado lunes ante el INE el presunto empadronamiento ilegal de Javier Maroto, exalcalde de Vitoria y actual Senador por designación de las Cortes de Castilla y León. A juicio de este partido, “el Ayuntamiento de Sotosalbos ha tenido tres años para darse cuenta que Maroto no utiliza de manera habitual la localidad para residir, por lo que, en cumplimiento de la Ley, el Consistorio debe de dar de baja de oficio a los empadronados que no cumpla la residencia efectiva para gozar de ese derecho».

El PCAS entiende que ambos casos, el de Maroto y el de Macarena Olona, guardan similitud por cuanto ambos se han empadronado para poder optar a los cargos políticos a que aspiraban “pero sin tener relación con la localidad, ni residir de manera habitual en la misma”.

Además de la reclamación de la formación comunera, recuerdan que la asociación Sos Racismo Araba, tiene abierto un litigio, iniciado en julio del 2019, que busca “la solicitud inicial de ser dado de baja por inscripción indebida”. En estos momentos tal expediente se encuentra pendiente de resolver, porque, ha sido objeto de Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo.

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA