Mariano Herrero acompañado por José Luis Aceves y Julio Rebollo. / David Rubio
Publicidad

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones se ha reunido el pasado martes 30 de julio con el alcalde de Coca, Mariano Herrero para coordinar las actuaciones de restauración de las laderas del municipio, afectadas desde hace años por episodios de inestabilidad que se han visto agravados durante 2018, llegando a alcanzar a varias edificaciones.

La reunión a la que se ha unido también el viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, José Luis Sanz Merino, y el diputado socialista por Segovia José Luis Aceves, ha servido para conocer el diagnóstico de la situación que presentan actualmente las laderas y acordar las actuaciones principales que será necesario acometer para lograr su estabilidad.

El acalde de Coca expone que “es una prioridad para los vecinos/as de Coca que se solucionen, con la mayor urgencia posible, los desprendimientos que se producen desde hace casi cuatro años en las laderas del Río Eresma en dos puntos de la localidad, uno por debajo de la Torre de San Nicolás y otro por debajo de la residencia de ancianos. Por ello desde el ayuntamiento hemos pedido colaboración a las otras administraciones responsables: Junta de Castilla y León y Confederación Hidrográfica del Duero”.

Las administraciones implicadas, Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de Coca y Confederación Hidrográfica del Duero (CDH) actuarán coordinadamente para abordar la restauración y reconstrucción de las laderas afectadas.

El diagnóstico de la situación establece que el comportamiento de la ladera se debe a las condiciones intrínsecas de los materiales que la forman y a su elevada pendiente, situación que se agrava tanto por la infiltración de agua desde la parte superior como por el socavamiento del río en la parte inferior.

“Desde luego no pararé hasta conseguir que las obras se ejecuten por el bien de la ciudadanía del municipio que lo demanda y se muestra preocupada por un asunto que colea desde hace cuatro años”, manifiesta Mariano Herrero.

Las competencias de cada una de las administraciones se entrecruzan para dar solución al problema ya que la base del talud es dominio público hidráulico, responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Duero: las zonas de pendiente de las laderas son propiedad del Ayuntamiento de Coca y están declaradas Monte de Utilidad Pública y por tanto, administrados conjuntamente por la entidad propietaria y la Junta de Castilla y León.

“Quiero finalmente agradecer la predisposición de la Junta y de la CHD para realizar un trabajo coordinado que sirva para, cuanto antes, poder disponer de un proyecto de actuación y conseguir la adjudicación de las obras por parte de ambas administraciones públicas. Para ello ofrezco la máxima colaboración del Ayuntamiento de Coca para su buen desarrollo”, finaliza Mariano Herrero.